Imagen de perfil de Manuel del Campo
La opinión de
Manuel del Campo

Comprar de segunda mano

imagen por defecto contenido opinión

Antes de nada, quiero agradeceros a todos la cantidad y calidad de los comentarios en mi último post. Yo seguiré defendiendo con todas mis fuerzas mi postura en este asunto, y me alegro que al menos el debate os haga reflexionar a los que no lo tenéis tan claro…

También me alegra que estos días el tema de la piratería se haya trasladado a diferentes medios, radio, prensa y televisión, en base a los últimos datos que han aparecido al respecto y que son demoledores. Quizá es la única forma de que la administración tome de una vez por todas cartas en el asunto con leyes claras y duras, y a la vez se inicie una labor de concienciación que se me antoja complicada.

Y ahora llegan más matices sobre este tema. Últimamente nos enviáis muchos correos a Hobby Consolas, y también lo habéis mencionado en los comentarios de este blog, sobre las medidas que están tomando algunas compañías para incentivar la compra de juegos nuevos. En vista de que la compra de segunda mano es una opción totalmente legal, las compañías – abrumadas por un índice de piratería que supera el 50% (es decir, de cada 100 juegos que llegan a manos de los usuarios, 50 lo hacen de forma ilegal, gratis)- quieren incentivar la compra de juego nuevo, usando códigos de un solo uso que permitan acceso a contenidos gratuitos que, en caso de que ese juego pasara a un segundo dueño, habría que pagar por ellos o directamente fueran inaccesibles.

Muchos estáis poniendo el grito en el cielo. Leía un comentario en el blog de mi compañero Óscar Díaz que decía algo así como “ es que las compañías solo quieren ganar dinero, dinero y dinero”. De verdad que sigo alucinando con este argumento. ¿Acaso es no son los videojuegos un negocio tan digno como cualquier otro?  ¿El panadero de vuestro barrio o el supermecado o el Ikea o el concesionario de coches no tiene el mismo objetivo comercializando sus respectivos productos? ¿Por qué se crucifica solo a la industria del videojuego por querer obtener beneficios como cualquier otra, cuando es la base para poder seguir desarrollando juegos? 

El mercado de segunda mano en los videojuegos es totalmente legal, como en cualquier otro negocio. Y también lo es que las compañías creadoras del producto quieran incentivar la compra de la novedad –con medidas más o menos acertadas-, puesto que en ese mercado de segunda mano no obtiene ningún beneficio. Algunos afirmáis que el dinero conseguido al vender un juego os permite reinvertir en juegos nuevos. Perfecto. Pero, ¿en cuántos casos sucede esto? ¿Me puede demostrar alguien que todo el mundo que compra de segunda mano lo hace? En otros sectores, como el del automóvil, también se incentiva la compra de coches nuevos, mediante garantías más largas, revisiones gratis… con la diferencia de que no están afectados por ninguna “piratería” y, FUNDAMENTAL, siguen obteniendo beneficios de los coches de segunda mano, debido a las piezas de recambio, los talleres o incluso siendo ellos mismos quienes intervengan en la compra-venta… algo que no sucede en un videojuego, donde de esas segundas transacciones solo se benefician usuarios y tiendas y no la compañía que ha creado ese contenido.

Que una compañía intente conseguir el mayor beneficio de un juego en el que ha invertido una gran cantidad de dinero debería ser comprendido por cualquier persona con un mínimo de inteligencia. Que para ello utilicen medidas totalmente lícitas –igual que lo es el mercado de segunda mano- también. Y, antes de que me lluevan todo tipo de comentarios, NO ESTOY DEFENDIENDO EL PRECIO DE LOS JUEGOS, ese es otro debate sobre el que caben muchas valoraciones (aunque vuelvo a repetir, la rebaja de los precios hasta ahora no ha demostrado que aumenten las ventas, y si no que se lo digan a Dinamic que realizó una agresiva campaña de bajada de precios y acabó con suspensión de pagos). Y, otro apunte, aunque suene algo oportunista y por desgracia difícil de demostrar: estoy convencidísimo de que si la piratería no alcanzara esos porcentajes tan salvajes, ninguna compañía estaría tomando estas medidas para intentar compensar, aunque sea mínimamente, esta auténtica sangría.

Lecturas recomendadas