Imagen de perfil de Óscar Díaz
La opinión de
Óscar Díaz

La consola de Apple y Valve: Pippin Steam

imagen por defecto contenido opinión

Volvamos a la década de 1990, con permiso de José Luis, claro. Pero sólo para situarnos, porque lo de Valve y Steam vendrá después. Por aquel entonces, Bandai se alió con Apple para fabricar y comercializar una videoconsola. Su nombre era Pippin Atmark para los japoneses, Pippin para los de Cupertino y en las campañas de marketing se mostraba como Pipp!n.

Apple Bandai Pipin

Fue a finales de esos años entre 1985 y 1997, cuando Steve Jobs se ocupaba de todo menos de la empresa que fundó. Bueno, al menos no lo hacía como CEO, aunque soñaba las mil maneras de volver y triunfar de nuevo en lo que era una extensión de sí mismo. Precisamente, fueron  los tiempos en que Apple nos dio más disgustos a sus usuarios. Cuando cambiaron los procesadores con base Motorla 680xx, que movían máquinas míticas como los Amiga, a los PowerPC, base de las actuales Xbox 360, PS3, Wii, ¿Wii U?... Aquellos mismos meses en que nada parecía funcionar bien, con un Mac OS, bueno, System 7 que muchos hemos querido borrar de la memoria.

¿A qué se dedicaban en Apple, aparte de a seguir modelos como el de Coca-Cola y luchar contra los gigantes Microsoft e Intel? Pues, precisamente, a abarcar otros frentes, como el que habían ofrecido Nintendo, Sega, 3DO, Atari y la sorpresa que nadie esperaba, PlayStation. La posición de los de la manzana, vista desde 2012, era de todo menos competitiva. Eso, a pesar de haber elegido un socio con experiencia y mucho potencial, Bandai.

Quizá el fallo de la compañía, famosa por sus ordenadores Macintosh, fue querer abarcar mucho en poco tiempo y no tener una figura que moviera a la gente. Alguien como Steve Jobs, capaz de convencer a cualquiera y positivar sus sentimientos (el que no se convencía acababa fuera de la empresa. Algo que agradecerán quienes recibieran acciones como finiquito y las hayan guardado).

Buenas ideas, socios inadecuados

Apple Pippin tenía potencial y con ella se tomaron decisiones que han resultado ser un éxito años más tarde; eso sí, para otros. Usaba un procesador similar a los de los ordenadores de miles de artistas, programadores, empresas de todo tipo y usuarios finales. Se basaba en estándares de la industria, que facilitaban mucho la creación de juegos y aplicaciones para la consola. Algo así como lo que hizo Microsoft con Xbox y, también, con su generación actual.

Un lector de CD-ROM también estaba dentro de la máquina. Algo nada original, porque ya lo habían hecho otros antes. Sony lo convirtió en un motivo más para que muchos compráramos una PlayStation. Precisamente, la idea venía de ahí, del proyecto conjunto entre Nintendo y los de la "Play" para crear un lector compatible con SNES.

Otro adelanto a su tiempo, aunque probado en varios productos domésticos, fue el módem. Un accesorio que, junto a un teclado opcional, facilitaba la conexión al mundo, a uno pequeño aún. Ese que había dejado atrás las BBS y abría sus puertas de par en par a Internet. En conjunto, todo apuntaba a que íbamos a tener un Mac pequeño, conectado al televisor del salón, con posibilidad de buscar información online e, incluso, realizar compras desde el sofá. ¿Os suena a actualidad? Claro, también los juegos entraban en la ecuación, porque todo partía de la idea de Bandai. Esta no era otra que entrar en el negocio de los videojuegos con una plataforma propia. Años más tarde le darían la vuelta a la tortilla y se unieron a Namco, tras el "fracaso" de su hardware.

Todo lo que hizo mal Apple en su momento, como dejar que otros fabricaran y comercializaran su producto, que terceras compañías se ocuparan del software o que apenas 50.000 compradores se enteraran de que Pippin existía, parece que ya no lo van a repetir. El momento de volver a intentarlo está aquí. La tecnología, los compradores, sus socios, no falta nada.

Valve tiene los juegos y la tienda

La relación entre Apple y la compañía de Gabe Logan Newell, Valve, viene de atrás. Sin embargo, no ha sido todo lo fructífera que muchos esperaban. Si el bueno de Gabe se quejaba de lo difícil que es entrar en una Xbox 360, lo sencillo que iba a ser hacerlo en los Mac se ha quedado en teoría. Bien es cierto que Steam funciona de maravilla en ellos, pero no hemos visto esa oleada de títulos de gran presupuesto que se prometían hace un par de años. Tampoco están aquí los ordenadores de Apple con potencia equiparable a las máquinas Windows más actuales. Sin embargo, todo parece ser parte de un plan, uno a más largo plazo de lo esperado por nosotros, los jugones.

Apple tiene los usuarios entregados. Quienes compran sus iPhones, iPads, iMacs y todo lo que tenga el logo de la manzana. El ecosistema se empieza a completar con el AppleTV, que ya reproduce contenidos en Alta Definición. Los juegos están ahí, aunque aún no han dado el gran salto tecnológico que Valve desea. Uno en el que compañías como Epic Games tienen mucho que decir. Son numerosos los actores involucrados que quieren estar abordo, en cuantos más barcos mejor.

Pero el momento dulce lo vive Apple, que tiene tiene la imagen y la marca que muchos desean. Es la hora de invertir lo ganado y entrar en esos mercados que Bill Gates empezó a descubrir hace tres lustros. Un ordenador por habitación, uno por persona y una compañía para dominarlos a todos. Sin embargo, esto último no tiene por qué cumplirse según aquellos los deseos pre-Xbox.

El televisor es la clave, aunque usar esta palabra es como utilizar "mola", "chana" o "futbito". Parece muy del siglo o milenio pasados. Entrar en nuestras vidas, hasta la cocina, esa es la idea para vender más cada vez. Por ahora, iPad e iPhone lo han conseguido en volúmenes millonarios. Valve y su Steam viven en millones de ordenadores. Tanto Sony como Microsoft tienen relaciones con Gabe Nevell y sus caramelos en forma de tienda universal. Pero, la realidad parece estar más cerca de algo que conoceremos en los próximos meses. Quizá ese 7 de junio de 2012, casi en pleno E3 de Los Angeles. Aunque a bastantes kilómetros, en una conferencia de Apple.

Los rumores apuntan a que la tecnología que mueve al AppleTV e iPad se integrará con televisores de múltiples fabricantes. Sin embargo, esto sería una competencia directa con plataformas propias de Intel, Samsung, LG o Sony, entre otros, e incluso al juego remoto de Gaikai u Onlive. Lo importante es el software base, aquí tampoco faltan novias. Pero, por encima de todo, la tienda y lo que se venda, será lo que atraiga miles de millones de nuestros bolsillos. ¿Un televisor de Apple? ¿Una consola de Valve? ¿Un nuevo rumbo para todos los productos de la manzana? Con el secretismo de unos y otros, los globos sonda que se dejan caer y las ganas de muchos, por tener lo que sea cuanto antes, parece que nos esperan tiempos interesantes.

La idea de tener un ordenador o, mejor dicho, una máquina que reproduzca todos los juegos disponibles en Steam al máximo de calidad es toda una utopía. Al menos, lo es que consiga hacerlo mientras dura toda una generación de consolas. La actual va ya por los siete años de vida que cumple Xbox 360 estas Navidades. ¿Os imagináis un PC de 2005 moviendo Medal of Honor Warfighter o Crysis 3 a tope de calidad y a 1.920x1.080 o más resolución? Pero solo hay que mirar cada cuánto tiempo cambian de hardware los usuarios de Apple. Sus ciclos son más cortos y la inversión mucho más alta que en una consola de nueva generación. Son un mercado cada vez mayor, de millones de compradores deseosos de tener el nuevo iPad, el nuevo AppleTV o el nuevo iLoquesea.

Es el momento, ¡adelante, alegradnos el año!

La posición de Apple en cuanto a posibles clientes es envidiable. También lo es la de Valve, que ha conquistado a millones de compradores. Unidos, con ahorros en el banco que casi podrían acabar con el hambre en todo el mundo, parecen una fuerza imparable. Pero, quizá no haga falta detenerles, sino subirse al mismo barco. El que pusieron a flote en Microsoft con su Xbox, hace un par de años con la renovación de Windows, la nube o, gracias a Nokia, el mercado móvil. Windows 8 está cerca, aunque seguramente sea sólo un paso más, antes de intentarlo en serio. Justo lo que quizá haga Apple a partir de este año.



Mientras, Sony se enfrenta a problemas financieros y una reconversión que quizá de frutos a partir de 2013. PS Vita y la marca PlayStation valen mucho, pero su nave es demasiado grande y pesada. Quiere aligerar carga y eso cuesta un gran esfuerzo. Pero están en ello y tienen mucho que ofrecer a sus posibles competidores, aunque también a sus probables colaboradores.

Nintendo, como siempre hemos dicho, va por libre. 3DS es un éxito indiscutible en cuanto a ingresos generados. Ahora sólo tienen que pensar en Wii U. Su caja fuerte sigue llena de fondos para lo que quieran, por mucho que estén en un periodo valle para su consola de sobremesa. La duda que tenían algunos analistas, sobre si darían el salto a otros sectores, parece despejada. La gran N sigue a lo suyo y, tradicionalmente, les ha ido bien así.

Por último, estamos nosotros. Los que vemos cómo se han lanzado 3.759 juegos para Xbox 360 en menos de siete años (887 en DVD y 2.872 en Xbox LIVE Arcade). Los que tenemos miles de películas disponibles a solo un click o pulsación de botón. Usuarios de Wassup y de cientos de Apps. Quienes miramos las ofertas de Steam e invertimos en promociones caritativas, donde ponemos el precio nosotros mismos. Quizá no tengamos voz ni voto directos en las maniobras de esta grandes compañías. Pero todo cambia y muchos nos hemos acostumbrado a comprar de otra forma. Justo, la que reporta a Apple el 82% de sus millonarios ingresos y más del 90% para Valve. La manzana y GladOS se llevarán bien, seguro. Ahora sólo falta que nosotros también estemos contentos. ¿Vosotros lo estáis?

Lecturas recomendadas