Imagen de perfil de Alberto Lloret
La opinión de
Alberto Lloret

Crítica especializada vs crítica de usuario

mad-max-juego

Hace poco más de 3 semanas publicamos online el análisis de Mad Max, un par de días antes del lanzamiento del juego. El sentir de la prensa internacional fue, por decirlo de alguna manera, un “apaleamiento” más o menos generalizado, a excepción de unos cuantos medios (incluidos nosotros). Las notas, en general bastante bajas, apelaban a un desarrollo repetitivo y monótono, un control mejorable, demasiado contenido pero muy parecido entre sí-… En definitiva, para una mayoría de medios, el juego era mediocre.

No voy a entrar a valorar quien tiene razón o quien está equivocado, porque es tan ridículo como banal: nadie está en posesión de la verdad absoluta y probablemente todos tengan parte de razón (aunque no comparta algunas partes). Como al usuario final, a algunos medios les habrá gustado más y a otros menos.  Pero no deja de ser curioso que, una vez más, la opinión de la prensa esté diametralmente opuesta a la de los usuarios, quienes pasado este tiempo, ya lo tienen, lo están jugando en casa y construyendo su propia opinión.

Ayer por la noche volví a mirar por última vez los análisis de usuarios de Steam, y en ese momento ya acumulaba más de 7000 valoraciones positivas frente a algo más de 500 negativas, por no hablar de los comentarios en algunas de las páginas más críticas con el juego. Así pues, cabe preguntarse ¿a qué se debe esta disparidad de opiniones? ¿Por qué tanta diferencia con la opinión del usuario final? No es un fenómeno nuevo, pero en los últimos tiempos da la sensación que la opinión de crítica y público están cada vez más distanciadas.

 

En el caso concreto de Mad Max, creo que pueden haber pasado múltiples cosas, desde que los medios esperaran un juego tan suculento, intenso e inolvidable como la película –algo difícil de replicar, todo sea dicho- a que han optado por realizar un “apaleamiento preventivo” a raíz de lo que ha pasado con Batman Arkham Knight, con todas las opciones que entre estos dos extremos tienen cabida. Para aquellos que no lo recuerden, muchos medios analizaron positivamente BAK, sin haber visto la versión de PC.

Normalmente, para los análisis se suele mandar una única versión, que varía según el editor, el medio y las plataformas que tiene disponibles, etc. El caso es que las reviews de Batman se publicaron con la versión de PS4, sin haber visto las demás versiones… y poco después saltó la liebre con el tema de la versión de PC. Que si era una versión sin testear, que si la habían hecho 4 gatos, que si no estaba optimizada, que si no se movía bien ni con una tarjeta de última generación… y otras lindezas que en la mayoría de los casos han sido ciertas.

Y eso, con el telón de fondo pases de temporada a 40 euros anunciados con varios meses de antelación y ofreciendo unos contenidos que no terminan de justificar su compra, como es el caso de la primera expansión de la historia, centrada en Batgirl. Errores todos ellos que, aún con todo, no impiden que como experiencia independiente, Batman Arkham Knight en PS4 sea un gran juego. O, en mi humilde opinión, lo es.

Sean o no esos lodos las razones por las que ahora se vapulea ahora a Mad Max, lo cierto es que no está de más recordar que el ejercicio de la crítica es algo subjetivo y que se puede o no estar de acuerdo. Conocer quien firma el artículo, sea un medio “sin rostro” o persona con nombre y apellidos, puede ayudar a afinar la elección, bien por coincidir o no con nuestros gustos. Por suerte, hoy en día existen más vías para informarse que nunca, por lo que lo ideal es visitar varios medios y extraer nuestras propias conclusiones, independientemente incluso del número/nota que las acompañe. El texto siempre acaba diciendo más que el número.

 

Porque, al final, ninguno de nosotros tampoco está en posesión de la verdad absoluta. Es más, incluso se da el caso opuesto, de juegos aclamados por la crítica y no tan bien recibidos por el público, como está pasando en según que sectores con Metal Gear Solid V. No faltan los usuarios que se quejan justo de lo mismo que se achaca a Mad Max, como que las misiones son repetitivas, a lo que se añade que falta la esencia de Metal Gear (hay pocos vídeos y diálogos, poca historia en general). Y, una vez más, tanto unos como otros están en lo cierto… o no, dependiendo de las expectativas de cada uno.

Como gran defensor de Peace Walker, creo que MGSV ha ganado muchas cosas, pero también ha perdido otras que, en mi caso, lo hacían único, como una mayor presencia de diálogos/escenas de vídeo para desarrollar más su historia/personajes, sin olvidar el puntito de locura que hacía de las misiones secundarias una verdadera ida de olla, con guiños a clásicos de Konami o Monster Hunter. Pero entiendo que es el precio que hay que pagar para ofrecer algo distinto en la serie. Lo estoy disfrutando, pero al nivel que gocé con el juego de PSP. ¿Estoy yo equivocado? ¿Lo está mi compañero Álvaro y el resto de la prensa? Una vez más, nadie está en posesión de la verdad absoluta.

Lecturas recomendadas