Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

¿Desde cuándo es malo comprar y vender?

imagen por defecto contenido opinión

Comprar y vender cosas usadas se ha hecho desde el principio de los tiempos y con todo tipo de productos imaginables. Siempre que alguien quiere deshacerse de algo aparece otra persona interesada en conseguirlo. Y los videojuegos no son una excepción.

Normalmente recurrimos al mercado de segunda mano por dos causas: es algo que no puede comprarse de otro modo o nos ahorramos dinerillo con la compra. Hay quien opina que comprar de segunda mano es cutre, pero si lo pensamos un segundo, el comercio de obras de arte no deja ser eso, mercado de segunda mano... Igualmente, cualquier tipo de coleccionismo se suele cimentar en el mercado de segunda mano. Y hasta cuando los niños cambian cromos (o Gormitis, que es más moderno) no hacen sino seguir las leyes de la segunda mano.

Se venden de segunda mano casas, yates, coches, libros, cuadros, discos, ropa, electrodomésticos... Hasta los animales pasan de mano en mano según las necesidades del criador, cazador o ganadero de turno... 

Sin embargo, las compañías de videojuegos no quieren que los videojuegos sigan las leyes del libre comercio. Si hay alguien que quiere vender y otro que quiera comprar... Desean frenar la segunda mano como sea. Y parece que va a ser a base de iniciativas del estilo de que para jugar online tengas que introducir un código (incluido en el juego, eso sí) que asocie ese juego a esa consola. Así, si lo vendes de segunda mano, ese nuevo jugador no puede acceder al juego online... A no se que pase por caja y pague por un nuevo código... 

Es fácil entenderlo. Las compañías de videojuegos, que no pasan por sus mejores momentos, ven en el mercado de segunda mano una oportunidad perdida. A lo mejor tú, que te has comprado (por ejemplo) Final Fantasy XIII de segunda mano por 40 euros te hubieras gastado 70 si otro jugador no lo hubiera vendido antes... Es posible. Pero también es posible que te hubieras aguantado las ganas hasta que FFXIII saliera en Platinum y mientras te habrías gastado 30 pavos en Uncharted 2 (ya en Platinum), para hacer más dulce la espera. También es posible que ante la decepción de no poder pagarte el juego que querías, decidas gastarte los 40 pavos en un fin de semana de cine, cena y copa... Sí, se pierden oportunidades... O no.

La verdad, no sé cuánto daño hace el mercado de segunda mano a la industria de los videojuegos. En realidad tengo la sensación de que se ha convertido en una fijación sin demasiada base. Pero en cualquier caso no me parece de recibo intentar colocar la segunda mano a la altura de prácticas tan poco honradas (por no decir algo más fuerte) como la piratería. Es aberrante. Es más, el comprador de segunda mano no deja de ser un comprador más, mueve mercado, favorece el interés por los juegos... ¿Es preferible que el que no tenga dinero no juegue? A mi modesto entender, cuando algo te gusta pero no lo practicas, terminas perdiendo el interés. A lo mejor que los jugadores no puedan jugar todo lo que quisieran (hay crisis, no lo olvidemos) consigue que dejen de ser jugadores... Y eso es peor, son muchísimas "oportunidades perdidas". (Cuando tuve que dejar de jugar al baloncesto tenía tanto mono que para que se me pasara dejé de comprar revistas de basket, de ver partidos...) 

Me siento parte de esta industria y la defenderé siempre. Primero, porque vivo de ella, no lo voy a negar, pero segundo porque lo siento así. Sin embargo, no puedo apoyar la campaña contra la segunda mano. Porque no la entiendo y no me parece ni justa, ni legítima. ¿Tienes un problema? Soluciónalo, pero no tomando medidas como obligarme a descargar un parche (de pago) si cambio de consola o si le dejo el juego a un amigo. Asociar el juego a una consola en concreto podría incluso defenderse si habláramos de luchar contra la piratería, pero ¿en PS3? Además, pagando, todo solucionado. Como las bulas eclesiásticas...

Ya he dicho que hay dos razonas por las que los compradores vamos al mercado de segunda mano. Y una de ellas es el precio. ¿Porqué no tomamos medidas por ahí? Si no hay mucha diferencia de precio, prefiero lo nuevo...

Yo compro videojuegos de segunda mano. Y no me siento mal por hacerlo. No puedo pagar 40 euros por cada juego de DS que mi hijo quiere jugar (y algunas veces perder). Y además, con 5 años, no lo valora. Si tuviera que pagarlos a 40 pavos cada vez a lo peor no jugaba a nada... Y el que hoy no juega es difícil que mañana se convierta en "jugador"

¿De verdad no se dan cuenta de que esta medida a quien hace daño es al jugador-jugador? Os doy mi palabra de que no lo entiendo. Y lo he intentado. Sólo hay una cosa que comparto con las compañías que están en contra de la segunda mano. No me parece bien que en la misma tienda donde se vende producto nuevo se venda segunda mano. Y, si os fijáis, no ocurre en ninguna otra cosa. ¿Habéis visto en un Carrefour que vendan teles de segunda mano? ¿Lavadoras en un MediaMarkt? Creo que quizá el canal que mueve el mercado de segunda mano no es el adecuado, porque lo que sí es cierto es que si voy a una tienda a por un juego nuevo y lo veo más barato de segunda mano puede que me lo compre de segunda mano sin ser esa mi idea. Aquí sólo ganan las tiendas, que venden el juego dos veces. Quizá deberían fijarse otros sistemas para canalizar la segunda mano, pero no quemarla en la hoguera. Sobre todo porque, como ya he dicho, es consustancial a cualquier mercado.

Lo que de verdad me fastidia es que son medidas que al final sólo afectan a los jugadores de verdad, porque estoy segura de que muchos de vosotros comprais tanto de segunda mano como nuevo. Hay cosas que sólo quieres probar y otras que quieres disfrutar. Y se disfruta incluso intentando quitar el maldito plástico ese que (no sé vosotros) yo termino destrozando con los dientes, las uñas...

Y no nos olvidemos de que a veces, gracias a la segunda mano, descubrimos cosas que nos han gustado mil veces más de lo que habíamos imaginado...

Lecturas recomendadas