Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

¡¡Dame bits y llámame tonto!!

imagen por defecto contenido opinión

No es plan de ponerse en modo abuelo cebolleta, pero debo confesar que mi primera consola seria fue una Philips G7400 Videopac+. Y como ocurre siempre con las primeras veces, las tenemos en la mente mucho más frescas y gozan de un regustín especial. Diría yo que único e inconfundible. O al menos esa es la explicación que me doy para convencerme porque, hay que reconocerlo, contemplar ahora esos juegos por los que uno suspiraba de Navidad en Navidad es todo un poema.  


Philips Videopac fue un sistema que tuvo especial éxito en países como Holanda y Francia y que intentó hacerle frente a la todopoderosa Atari (la original, no la absorbida-refundada-fusionada de la actualidad). Si os acordáis, aquellas máquinas tenían juegos muy básicos (pero básicos, básicos) que nos volvían locos porque no parábamos de jugar y jugar buscando el récord. Con el paso de los años, la tecnología mejoró un poquito. Lo justo para convetir los fondos negros en "escenarios coloristas de alta calidad" [sic]. Aquí tenéis un ejemplo…


Su nombre es Pickaxe Pete y podéis notar la diferencia entre jugarlo con una Philips G7000 o G7200 y una G7400 de última generación. Comparar las dos imágenes es como viajar en el tiempo y comprobar que las viejas técnicas de vendernos la burra que ya tenemos no son un invento del siglo XXI. A la izquierda el juego, desnudo de adornos y rebuscados términos tecnológicos. A la derecha lo mismo pero con la cara pintada, mejor apariencia y nada más. Dos experiencias de juego idénticas en diversión pero no en precio. ¿La historia de siempre? Sí. Más tecnología, igual entretenimiento. Efectivamente… pero yo me quedo con la de la derecha. ¡¡Así somos los que gustamos de los videojuegos!! ¿Tú no?

Lecturas recomendadas