Imagen de perfil de Manuel del Campo
La opinión de
Manuel del Campo

¿Demasiadas consolas?

imagen por defecto contenido opinión

Leo una declaración de Kevin Levine (Bioshock) en la que reclama como usuario y desarrollador que no salgan más consolas. No son pocos los mails que me llegan a la revista de lectores quejándose de que no dan abasto con tanto lanzamiento y rediseño. ¿Van las compañías a un velocidad y los usuarios a otra?

Quiero ser honesto. Nosotros en Hobby Consolas o en Hobbynews, como medios de comunicación, estamos encantados de que se produzcan estos bombazos informativos. Que Sony y Microsoft se lancen al ruedo con Move y Kinect. Que Nintendo sorprenda con su 3DS y Sony replique al poco con la llamativa NGP. Supone generar toneladas de noticias, rumores, expectación… para un periodista es apasionante vivir estas situaciones y siempre aumenta el interés en los lectores/internautas.

Pero como usuario, entiendo perfectamente vuestras quejas y las del amigo Levine. No todo el mundo tiene la posibilidad de invertir cada poco tiempo en un nuevo diseño de su consola (ni los desarrolladores en nuevas herramientas y conocimientos de programación). Y el hecho de que incluyan nuevas prestaciones y posibilidades o, peor aún, que se trate de nuevas propuestas (como en el caso de 3DS y NGP) provoca una desasosegante frustración.¿Qué pasa ahora con mi PSP 3000 (o Go)? Es la pregunta que empieza a repetirse con asiduidad. Lo mismo que desde hace meses ocurre con DS.

Desde hace décadas, pero sobre todo en estos últimos tiempos, se está demostrando que la tecnología es imparable. Lo vemos en otros productos, como las televisiones (hemos pasado del HD a las 3D como formato aspiracional en un suspiro), los ordenadores, reproductores de música (mi IPod de hace solo 3 años parece una antigualla)  o los teléfonos móviles. Casi al mes siguiente de hacerte con uno de estos productos ya se ha quedado antiguo.

Con las consolas no es para tanto, pero no andan muy a la zaga. La tecnología obliga a las compañías a ofrecer lo último, lo más novedoso. Y lo más relevante es que hay demanda. Por exagerada que nos parezca la cantidad de televisores, ordenadores, teléfonos y consolas que salen cada poco tiempo con diseños más sofisticados y prestaciones más avanzadas, siempre hay gente que los compra. Podríamos entrar a reflexionar sobre el aspecto sociológico del consumismo en nuestra sociedad, pero ya es meternos en un charco demasiado grande y profundo.

Puedo entender que la dinámica socio-tecnológica en la que nos encontramos exija a las compañías a lanzarse a esta alocada carrera productora. Quizá lo único que podemos pedir es que no se olviden de quienes no pueden seguir a los que van en cabeza, y mantienen su ritmo en la medida que pueden. Por ejemplo, apoyando (con lanzamientos) y dando soporte a sus consolas (o al producto que sea) aunque lleven un tiempo en el mercado y ya haya nuevas versiones a la venta. Ellos también son consumidores y merecen todo el respeto.

Lecturas recomendadas