Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Disney, tú antes molabas

imagen por defecto contenido opinión

De todos los juegos que se han presentado en la PAX East 2013, cuyas noticias habéis podido seguir en esta misma web, los dos Danis (Quesada y Acal) y yo nos hemos encontrado discutiendo el relanzamiento de DuckTales Remastered para PS3 y Xbox 360. Todo lo que queráis saber sobre el juego, lo podéis encontrar en esta noticia, porque lo que ahora lo que me interesa es reflexionar sobre qué pasó con aquella Disney, de principios de los 90 que convertía en oro todos los videojuegos que tocaba.

 

Mi primer contacto con un juego de Disney fue Castle of Illusion starring Mickey Mouse para Master System. Un plataformas sólido, con animaciones de escándalo y una banda sonora genial. Y por cierto, no era nada fácil acabar con la bruja Mizrabel. A éste le siguieron Fantasía (aún más difícil) para Megadrive, y dos aventuras del pato Donald: The Lucky Dime Caper en 8 bits, y mi favorito de todos los tiempos, Quackshot, para la consola de 16 bits de Sega. Todos eran juegos de plataformas, que se apoyaban en el carisma del protagonista, y todos ellos compartían unos gráficos cuidados, animaciones fieles a los originales, una curva de dificultad perfecta... ¡Y menuda sensación de aventura!

Pero nada dura para siempre. Y entre 1992 y 1994 el número de lanzamientos de la compañía se disparó. Land of Illusion, World of Illusion, Mickey Manía, DuckTales 2, TaleSpin, Chip´n Dale... no había personaje de la factoría que no tuviera un par de juegos (con sus correspondientes versiones portátiles). A todos estos hay que añadir las adaptaciones oficiales de películas como El rey león, El libro de la selva, Aladdin (con dos grandes versiones: la de Megadrive desarrollada por Virgin Interactive, y la de SNES, a cargo de Capcom) y de las primeras producciones de Pixar. Hay que entender que el mercado no era tan grande como ahora, y el precio de los cartuchos era un "descalabro" así que ¿cuántos juegos de Disney podíamos comprarnos al año? Como es lógico, el éxito se fue difuminando poco a poco.


Sin embargo, esta fábrica de sueños no ha desaparecido nunca del panorama jugable. Además de seguir con las adaptaciones de cada película, estos personajes se han atrevido con su propia versión de Dance Dance Revolution, un Tetris, una aventura gráfica y han arrasado con el rol, en la saga Kingdom Hearts.  Hasta se han atrevido con un juego de Kinect basado en el parque de atracciones más famoso del mundo.  Con las dos entregas de Epic Mickey y el anuncio de Infinity (aquí están todos los detalles) la compañía del mundo mágico se ha vuelto a colocar en la cresta de la ola. Sólo me preocupa pensar en si el éxito de este "remake" traerá consigo una avalancha de juegos remasterizados en HD... que nos compraremos ciegamente, aunque ya nos los hayamos jugado hace años.


Lecturas recomendadas