Imagen de perfil de Jesús Delgado
La opinión de
Jesús Delgado

Doctor Strange: ¿El nuevo Iron Man de Marvel Studios?

Doctor Strange Iron Man

¿Es Doctor Strange el nuevo Iron Man de Marvel Studios? ¿Acaso Disney pretende reemplazar la tirón del héroe de Robert Downey Jr. por el de Benedict Cumberbatch? Motivos para pensarlo no nos faltan.

Como ya sabréis (y si no os lo recuerdo), Doctor Strange llegó el 28 de octubre a las cartelera española. La película del Doctor Extraño finalmente se estrena, cerrando la tanda de películas de superhéroes de este año. Y, si habéis leído ya la crítica doble que hemos realizado mi compañera Raquel Hernández y este servidor, sabréis que nos ha dejado impresiones muy buenas. Tanto que no me tiembla el pulso al escribir una vez más que, posiblemente, sea la mejor película de superhéroes del año. 

Pero no perdamos de vista el objeto de esta reflexión, que no es alabar la película, sino incidir en un detalle que ya comentaba en la crítica, pero que aquí me gustaría desarrollar en unos párrafos más, y de paso también proponeros una especulación de cara al futuro. Se trata del enorme parecido de la propuesta que supone este Doctor Extraño de Benedict Cumberbatch con el Iron Man de Robert Downey Jr. Y, ojo, los parecidos van más allá de la perilla. 

Si os cuento esto, también os aviso de que esta reflexión podría contener algún leve SPOILER. Por lo tanto, seguid leyendo bajo vuestra propia responsabilidad. No digáis que no os aviso y no vengáis luego con "Spoilerconsolas y patatín y patatán..."

Bueno, vamos al lío. Tanto Iron Man como Doctor Strange son historias de origen. Cierto es que desde Guardianes de la Galaxia no teníamos una película que sirviera para presentar el origen del personaje. Pero, en contra de lo que podáis pensar, una de las características del Doctor Extraño, frente a otros héroes de Marvel es que su origen no se relataba en su primer cómic.

En su primera aventura, el buen doctor ya ejercía de consultor y de Hechicero (aunque aún habría de ganarse más adelante los galones de Hechicero Supremo), y luego, en números posteriores, se contaba en retrospectiva su origen. Esto presentaba a uno de los pocos héroes de Marvel que empezaban ya con cierta experiencia, frente a la mayor parte, cuya presentación radicaba en una historia de orígenes. ¿Entonces por qué no hacer lo mismo en la gran pantalla y, en su lugar, introducirnos el génesis de un personaje e irlo desarrollando? Quedaos con esta pregunta, que luego os la respondo.

En segundo lugar, hay otra coincidencia de Doctor Strange con Iron Man. Frente a otros héroes, el Doctor Extraño no está interpretado por actores de relativa popularidad, sino por una estrella polivalente y reconocida. Esto es, Benedict Cumberbatch. Desde Robert Downey Jr. no se tomaba a un actor tan reconocido para el papel principal. ¿Por qué Marvel ha optado por esta elección más allá del tirón asegurado por la mera presencia del británico y su tremenda capacidad actoral? Apuntaos esta también.  

El tercero punto, y aquí vienen SPOILERS, radica en la misma presentación del personaje y sus defectos. Como bien sabéis, a diferencia de DC Comics, muchos héroes de Marvel suelen partir de historias de redención. Iron Man, Spider-man, Viuda Negra, Ojo de Halcón...  son gente que en su vida anterior eran un poco "capullos" y egoistas, pero un suceso determinado les cambia para bien. En este sentido, Doctor Extraño no es muy diferente. Originalmente era un cirujano de enorme talento, pero también un idiota integral y avariento. Si un paciente no podía pagar su elevada minuta, ni le atendía. De ahí que al perder sus manos, perdiera también todo lo que interiormente le definía como persona.

En cambio, la película de Doctor Strange postula que el pecado del Doctor Extraño no es tanto su avaricia, como su arrogancia. Se trata de un tipo pagado de sí mismo. Y prefiere incidir en este perfil, antes que en su codicia. Algo que en los cómics era un contraste enorme, ya que en un principio conocíamos a un hombre bueno, espiritual y generoso, pero cuando se revelaba su origen se revelaba un pasado en el que había sido un déspota materialista. Esto, bien pensado, hubiera tenido sentido tratarlo en la película de esta manera. ¿Entonces por qué no se ha ahondado en esta faceta oscura del personaje? Y es que si lo pensamos bien, la arrogancia era el mismo pecado capital de Tony Stark, lo que le condujo a acabar con un fragmento de bomba cerca del corazón y a tener que convertirse en Iron Man

Y a partir de aquí comienzan las respuestas. Hay un claro indicio que nos lleva a pensar que Marvel quiere sustituir un héroe por otro, con características parecidas, aunque sus poderes y ámbitos sean opuestos. Esto es, Iron Man es un tecnócrata, Doctor Extraño un mago.

¿Un nuevo comienzo para Marvel?

Con todas estas coincidencias personales entre un héroe y otro, uno podría pensar que Marvel pretende crear una nueva hornada de superhéroes para el gran público. Y no es para menos. Como ya sabéis, Chris Evans (Capitán América) pronto podría dejar el personaje. Y lo mismo pasa con Robert Downey Jr. que ya supera las cincuenta primeras. Sobre todo habida cuenta de su reemplazo en los cómics por parte de Ironneart y el Doctor Muerte (el próximo e "Infame Iron Man") Y más de lo mismo se puede aplicar al resto, quienes en unos años podrían no estar para muchos trotes y obligue a la empresa a presentar nuevas caras. De ahí que no sea descabellado pensar que Marvel está ya presentando estos reemplazos encarnados por héroes más "jóvenes" y aún desconocidos. 

En este sentido, Doctor Strange serviría de punta de lanza, siendo una emulación de Iron Man. Mucho más inteligente y refinada, pero aún una emulación, proponiendo al nuevo personaje carismático de Marvel Studios (con permiso de Mapache Cohete y Baby Groot) que sirva de gancho como gran estrella de la marca. 

De ahí que Doctor Strange sea una película de origen, intentando que el público simpatice con el personaje, sintiendo que ve crecer a un héroe, en lugar de verlo en una alta cota de poder. Pero para que esto funcione, el actor no solo tiene que ser un profesional de calidad incuestionable, sino que su popularidad traiga consigo un buen número de acólitos. De ahí la elección de Cumberbatch (un tipo que tanto de te hace de dragón en El Hobbit como de Alan Turing y se queda tan fresco).  

Pero el toque final es el pulido de la historia de orígenes. En los 60 la avaricia era, de alguna manera, perdonable. No eran un pecado social tan mal visto ni condenable como en nuestros días, en un periodo de relativa bonanza económica. Si se presenta a un mamón codicioso como protagonista, en las dos horas de película, el público querrá verle fracasar. Sobre todo porque el el mamón codicioso en cuestión es médico, un tipo que puede salvar vidas y se niega a ello por el mero interés pecuniario. 

En cambio, si el pecado es la arrogancia (un mal muy arraigado en la sociedad actual, más que nos pese), el espectador no solo empatizará con él, sino que también lo disculpará, ya que es un vicio muy inmaterial, más molesto que condenable. Pero también recordará a otro héroe de Marvel, Iron Man, que es el gran cebo para el público en las películas de superhéroes de Marvel Studios, porque Tony Stark era arrogante y miserable y ahora es... bueno, arrogante a secas. El paralelismo está servido.  

Sobre todo porque este Extraño de Cumberbatch tiene  además unas salidas que recuerdan mucho a las del Iron Man de Downey Jr. Su jactanciosidad y chulería, sus salidas de tono, son excesivamente parecidas a las del Vengador Dorado, lo cual es una forma de reemplazar al héroe chulo por antonomasia por otro casi igual de pagado de sí mismo. El público a grandes rasgos no lo notará, pero su cerebro procesará esta información y dirá "¡Eh, que cachondo! Me mola tanto o más que Aironman. Quiero segunda parte". 

Esto, a largo plazo, implica que Benedict Cumberbatch podría estar hasta en la sopa, siendo el próximo Iron Man de Marvel. No solo se le mencionaría en películas, sino que los cameos estarían asegurados. ¿Quién sabe? Incluso es posible que acabase liderando a Los Vengadores en Infinity War, sino uniéndolos tras Civil War como el propio Cumberbatch ha sugerido no hace mucho.

Claro que todo esto es mera especulación. Los planes de Kevin Feige para el Universo Cinematográfico de Marvel siguen bajo llave, y me parece que no los conoceremos hasta que vayan pasando los años. Lo mismo después de escribir estas líneas mandan a agentes de SHIELD a redacción a hablar con nosotros para que nos callemos o bien luego resulta que estamos del todo equivocados y Doctor Strange solo se convierte en un secundario de lujo comedido y tenemos a los héroes originales aún hasta 2028. ¿Aguantarán tanto o habrá que darles suero de supersoldado para resistir?

Lecturas recomendadas