Imagen de perfil de Antonio Sánchez-Migallón
La opinión de
Antonio Sánchez-Migallón

Dragon Ball Super - La censura de Boing es insoportable

Dragon Ball Super Censura

Los fans españoles de Dragon Ball estamos hasta las narices. Me gustaría empezar de otra manera este artículo de opinión, pero es imposible. Cuando el pasado 20 de febrero Boing estrenó Dragon Ball Super en España, los seguidores de la serie pudimos comprobar que estábamos por fin ante un producto de tremenda calidad en el ámbito del doblaje en castellano. Lamentablemente, el canal de Mediaset tenía guardado un as en la manga: la censura más severa de la franquicia en toda su historia. Llegó la hora de dejar las cosas claras.

¿Dragon Ball Super es censurable? 

La respuesta es NO. Dragon Ball Super se concibe en Japón para un target totalmente infantil, ni más ni menos. Estamos ante la serie más inofensiva que se ha emitido jamás de Goku y compañía, por lo que es un producto que nace de fábrica sin apenas sangre, con grandes dosis de humor y con escenas que distan mucho de la crudeza que pudimos sentir en Dragon Ball Z. ¿Por qué censurar entonces una serie que viene ya preparada para los niños? Amigos, carezco de la respuesta, aunque os puedo asegurar que Boing odia emitir Dragon Ball en su parrilla.

Boing detesta y margina a los Guerreros Z

Esto no es algo que me haya inventado escribiendo estas líneas, si no que está plenamente contrastado. Boing, desde el primer momento, mostró su negativa tajante a emitir Dragon Ball Super en España. ¿Por qué lo estamos viendo en antena? Por orden y mandato de Turner, empresa a la que está supeditada Boing y con la que tiene que tragar sí o sí. Si Turner dice que Boing tiene que emitir la serie, por mucho que les pese, la tendrán que emitir, y así ha sido. Pero claro, una emisión impuesta solo puede traer graves consecuencias: destrucción del metraje y nula promoción. ¡Boom!

El pasado 20 de febrero, Boing comenzó la emisión de Dragon Ball Super, a las 22:20, de lunes a jueves (desde hace un par de semanas, también se incluye un episodio repetido que termina pasadas las 11 de la noche, después del capítulo de estreno). Como veis, el horario es más que propicio para emitir una versión sin censura, pero nada más lejos de la realidad.

Además, canta demasiado la escasa promoción de la cadena. Hasta la fecha, solo se ha emitido un anuncio promocional y los horarios no se multiplican (a diferencia del resto de sus series). La nueva temporada de Yo-Kai Watch se acaba de estrenar en Boing y ya han emitido varios anuncios promocionales, así como un plan de horarios realmente variado. Boing margina a Goku, pero Goku responde liderando la audiencia de la cadena.

Goku derrota a Boing

Pese a todos estos accidentes de la cadena, Dragon Ball Super está liderando en número de espectadores a todas las emisiones de Boing. Desde el día de su estreno, no ha bajado del TOP 5 de las series más vistas del canal, casi alcanzando la friolera de 300.000 espectadores. Incluso el episodio repetido también se ha hecho un hueco en este exigente ranking.

Sin ir más lejos, esta semana la serie no ha bajado del primer puesto, consiguiendo su primer pleno semanal líder de audiencia. Lo vuelvo a repetir, que una serie consiga estos números superando tantos obstáculos en su camino (censura abismal, metraje acelerado, horario, marginación, ausencia de promoción...) dice mucho del potencial de Goku, pero más aún, de los fans de toda España que apoyamos la serie de nuestra vida encendiendo la televisión todas las noches.

Los fans desatan su cólera

Es un espectáculo dantesco entrar a Twitter, Facebook o Instagram segundos después de la emisión de Dragon Ball Super en Boing. Cientos de mensajes de cientos de fans indignados por la censura plagan el ciberespacio a modo de protesta. Día tras día. Tan solo tenéis que poner en vuestro buscador patrones como "Dragon Ball Super - Censura - Boing" para daros cuenta de lo que se está moviendo la red con este delicado tema. 

Si la semana pasada el tema de la censura ya empezaba a mosquear, en las últimas horas Boing ha cogido un complejo muy fuerte de Eduardo Manostijeras, mutilando la serie de Dragon Ball Super hasta dejarla severamente tullida. Ayer finalizó la saga de Golden Freezer, con el capítulo 27, un episodio en el que Vegeta brilla por su actuación frente al tirano. Pues bien, os dejamos a continuación con lo que pudimos ver los fans españoles en televisión. Qué angustia:

Y claro, la red ardió, estallando una pregunta que a muchos fans les ronda la cabeza y que conviene aclarar. Si Boing trata tan mal la serie y somos fans de Dragon Ball, ¿por qué seguimos apoyándola? ¿No será mejor apagar la televisión a modo de protesta? Ya vendrá Selecta Visión para comprar nuevos episodios y fin del asunto, ¿no? Buf, vamos a explicarlo bien.

Para llegar a la luz, hace falta oscuridad

La solución para que se emita Dragon Ball Super de manera decente en España y se sigan doblando episodios NO es apagar la televisión. Oye, cada uno puede hacer en su casa lo que quiera, pero aquí voy a exponer cómo funciona este tema si queremos más Super doblado en castellano.

Turner es la empresa que compra la serie (el pez gordo que pone la pasta para que nos entendamos) y anexionada a la misma tenemos a Boing. Si la serie no funciona en Boing, si los fans no encienden la TV, el canal la quita de su parrilla (con toda la felicidad del mundo, os lo aseguro) y Turner no apuesta por más episodios de la serie sin costear doblaje que valga. España se queda huérfana de Dragon Ball Super. Simple.

Selecta Visión lanzaría el formato físico de la serie solo si ya están los episodios doblados (os recuerdo que hay un total de 52 capítulos doblados hasta el día de hoy), puesto que costear un proyecto como este puede alcanzar niveles económicos estratosféricos que algunas empresas no se pueden permitir. La buena noticia es que Turner compró la licencia íntegra, y así se ha doblado en el estudio aunque Boing la emita censurada, por lo que el último paso es el lanzamiento físico. ¿Veis ahora la cadena? Turner > Boing > Selecta Visión. Si falla el del medio, se cae el primero y el tercero es inviable.

Boing nos está mintiendo

Desde el primer día, los fans se están manifestando en la red mostrando su justificado descontento ante la emisión. Sin embargo, Boing se escuda en que la censura que están realizando no afecta en absoluto a la trama de la serie. ¡Falso! Primero te dejamos con el comunicado del canal, y ahora vamos a explicar por qué Boing no cumple con su palabra:

Dragon Ball Super Censura

¿Que en el resto de Europa igual? Somos el país que más censura está metiendo a la serie. ¿Que los tijeretazos no afectan a la trama? En uno de los episodios, se censuró el flashback de Vegeta niño mientras contempla a Beerus, escena donde se justifica el temor del saiyano al dios de la destrucción. Además, esta semana se omitió la derrota de Goku frente a Golden Freezer (casi nada) y la muerte de Sorbet. Es muy fuerte y aquí te lo dejamos:

Una censura de récord Z

Cuando soñábamos con la vuelta de la época dorada de Dragon Ball a España no pensábamos que sería con todas las consecuencias. Para no perder la costumbre, en nuestro país se ha optado por el tijeretazo más severo como en los años 90 con Dragon Ball y Dragon Ball Z. Pero... ¿Estamos ante la peor censura de la historia? Sí, por muchos motivos.

1- El material ha llegado íntegro al estudio de doblaje y se ha trabajado como tal, sin omitir un solo segundo del original japonés. En el pasado, el material solía llegar ya censurado al estudio o incluso a España, y contra eso poco se podía hacer. Afortunadamente Selecta Visión vino en nuestra ayuda años después para dejarnos esta maravillosa colección sin censura (podéis comprar todo Dragon Ball Z a un precio especial en este enlace):

2- Si recordáis, en Antena 3 se censuraron escenas muy crudas como aquella en la que Freezer atraviesa con sus cuernos a Krilín, rebosando la sangre por doquier, o momentos picantones de Mutenroshi. Además, incluso llegó a no emitirse el pisodio 216 por considerarse tremendamente grave, aquel en el que Videl sufre una soberana paliza a manos de Spopovich. Haciendo un esfuerzo lo veo justificable, sobre todo teniendo en cuenta que se emitía por la mañana para los chavales. La situación y serie actual, difiere mucho de aquel panorama.

3- Pese a aquellos cortes por considerarse demasiado violentos, la censura no era tan acusada y continuada como lo está siendo con Dragon Ball Super. TODOS los días, excepción de un par de episodios, HAY CENSURA. Incluso se ha llegado a omitir el resumen de los episodios, algo que no ocurría siquiera en los años 90 (bueno, y sabéis que tampoco se emiten los endings, cortinillas, avances...). La censura del 2017 es peor que la de los años 90. Pero oye, sí podemos ver escenas peliagudas en el resto de series del canal. ¡Viva la doble moral!

Bonus Track - Boing emitió Dragon Ball Z a la hora de comer en el pasado, incluso aquel episodio brutal de Videl. Es más, también incluyó al comienzo de la saga de Boo los episodios de Selecta Visión sin censura, con cortinillas y con el segundo opening de Dragon Ball Z (antes inédito en la televisión nacional). Eso sí, solo de manera temporal, pero para que veáis cómo ha cambiado todo. Qué pena...

¿Cuál es la solución? ¿Hay solución?

Personalmente, me muero de pena apoyando todos los días la emisión de Dragon Ball Super en Boing, pero pienso en el gran trabajo que hay detrás de este proyecto por parte del doblaje y merece la pena el sacrificio. Además, si los fans (y el nuevo público al que está enganchando) siguen encendiendo la televisión como hasta ahora, tendremos más pronto que tarde la edición en formato físico para disfrutarla como mandan los cánones.

Si la resignación no está dentro de vuestros valores, la lucha educada puede abrir un claro de luz en el futuro, aunque sea muy costoso. Las críticas diarias de los fans hacia Boing son extraordinarias, por lo que veo positivo que la cadena perciba nuestra rabia. En cualquier caso, sería interesante difundir estas críticas también a Turner aquí, simplemente para que sean conscientes de lo que están haciendo a la serie en una de sus cadenas. Si Turner reacciona, Boing se verá obligado a reaccionar también. Si todo sigue igual, esperaremos con más ganas el Blu-ray.

¡Y hasta aquí esta exposición personal de todo lo que está suponiendo la emisión de Dragon Ball Super en España! Espero que os hayan quedado claros todos los puntos abordados y recordad que nadie os podrá quitar la ilusión de disfrutar de nuevo de las aventuras de Goku y sus amigos. ¡30 años de éxito dicen mucho más que un canal decrépito! ¡Kai, kai!

Lecturas recomendadas