Imagen de perfil de Óscar Díaz
La opinión de
Óscar Díaz

E3 2012: Video Games Live... brutal es poco

imagen por defecto contenido opinión

<p>Para algunos que hemos estado en Los Ángeles estos días, quizá haya sido <b> uno de los </b><a href="especiales/E3" title="Especial E3 en HobbyNews.es"><b>E3</b></a><b> más especiales de su historia</b>. Culpa de ello la ha tenido <b>Video Games Live</b>, que ha celebrado la que considero su mejor velada hasta la fecha.

Para algunos que hemos estado en Los Ángeles estos días, quizá haya sido uno de los E3 más especiales de su historia. Culpa de ello la ha tenido Video Games Live, que ha celebrado la que considero su mejor velada hasta la fecha. Pero, por los comentarios que vemos en muchas web y las reacciones ante las conferencias, parece que no todos pensamos igual, ¿verdad?

En este E3 2012 se ha hablado mucho de que ha habido pocas sorpresas, que las compañías han sido conservadoras y que se ha vivido como si estuviéramos de transición. Las demostraciones se hacían en PC de gama altísima. Quizá con vergüenza por lo que sería enseñar el trabajo en la generación actual de consolas y que un The Last of Us deje en mal lugar a algunos, en un hardware similar.

¿Acaso Ubisoft, EA o Activision tenían todo listo para que Sony o Microsoft dieran la campanada y no quedarse en desventaja por mostrar sus títulos en Xbox 360, PS3 o WiiU? Sí, WiiU... que este E3 ha dejado por debajo de lo que ya podemos jugar, al menos en aspecto gráfico. A mi me recordaba a 2005, pero sólo con un anuncio de nueva generación. A diferencia de aquel festival del humo que afectó tanto a Nintendo como a Sony, con Microsoft como único actor con algo sólido de cara a los asistentes.

El E3 se rinde ante Video Games Live

Obviamente, no he asistido a los 260 recitales que llevaba a sus espaldas esta agrupación musical. Una que destaca por mezclar lo clásico con lo moderno. No sólo en cuanto a instrumentos, sino porque abarca temas de juegos que van desde Pong a Halo, con un catálogo que emociona a cualquiera que se acerque a escuchar.

El miércoles 6 de junio, junto al Staples y Los Ángeles Convention Center, se pudo ver a verdaderos genios del sector. Nombres como Akira Yamaoka, Ron Gilbert, Tim Schafer, Al Lowe o Nolan Bushnell quizá os suenen. Pero que todos ellos y muchos otros salgan al mismo escenario, dediquen palabras al público y hasta se atrevan a tocar delante de la orquesta filarmónica con coro mixto incluido es sólo parte del espectáculo. Para colmo, hasta dieron la talla. Esto es algo que sólo podía suceder en América y durante un E3.

Tan curioso era ver la mezcla de estilos y artistas, como a un público que, en su mayoría, parecía ser la primera vez que pisaban un auditorio con una orquesta delante. Pero el comportamiento era lo de menos. Al principio de la actuación, un maestro de ceremonias de lujo (Tommy Tallarico) ya daba permiso para aplaudir entre movimientos, gritar al escuchar ciertas notas, hacer peticiones, parodiar a Viking Jesus... la fiesta estaba muchos grados por encima del concierto de año nuevo lleno de pingüinos y señoras de alta cuna. Todos éramos hermanos, unidos por los videojuegos y por uno de los aportes que más nos unen, su música.

Unos refrescos antes, en ese mismo lugar...

Entre los motivos para recordar ese miércoles por la tarde, los tengo por decenas. Para empezar, un tipo simpático me empezó a hablar mientras hacía cola para comprar la cena (sí, en el Nokia Theater se pueden comer perritos calientes y beber cerveza Budweiser mientras escuchas un concierto).

[En inglés]
- Hola, ¿sabes cómo han quedado los Kings?
- No lo sé, no soy aficionado al hockey.
- ¿Vienes por el E3? ¿De dónde eres?
- Sí. De España. Somos más aficionados al ‘soccer’.
- Al 'fútbol', jaja. Me gusta el fútbol.
- No sé qué habrán hecho los Kings, pero creo que han perdido.
- Sí, no veo caras muy alegres al otro lado del cristal.
- ¿Has visto antes Video Games Live?
- Intenté ir a Londres, pero me quedé en ello.
- Seguro que te gusta mucho. (le toca ya). Espero que disfrutes el concierto.
- Muchas gracias, lo mismo te digo.


Esta conversación habría sido de lo más normal en un país donde la gente se te acerca para hablar en cuanto te paras más de dos segundos. Pero, lo mejor de todo fue cuando ocupamos nuestras sillas y acabaron los trivials, las cuentas atrás y la música enlatada de relleno. ¿Adivinas quién salió al escenario con su sonrisa de dientes medio limados? El tipo de la cola. Era el mismísimo Tommy Tallarico y yo sin un autógrafo que sortear aquí en HobbyNews.

All your base are belong to us

El recital comenzó calentando a la audiencia. Mezclar Mario, Donkey Kong o hasta Tetris con una orquesta y unas pantallas gigantes totalmente sincronizadas ya es suficiente para levantar a la gente del asiento. Algunos, menos mal, porque aquello estaba lleno. Mientras tanto, Nintendo había organizado otra velada al estilo clásico, con ruinas falsas incluidas, para dar un recital con Zelda como protagonista principal... pero, permitidme decir que me daba igual. Los más de cien músicos con coro de Video Games Live también se sabían la del árbol Deku y cientos más. No era una noche para estar sentados ni callados, estábamos en pleno E3 2012.

Sin embargo, las cosas subieron de tono con el desfile de personajes de carne y hueso que comentaba al principio. Hubo lágrimas y todo, en especial cuando aquello se puso al rojo. Tener a Gilbert y Schafer delante... que falle el sonido para un récord de Guitar Hero con Hold the Line y pidan alguna sugerencia para el pianista. Vale, hasta aquí todo puede sonar a normal. Pero, que se levantara el mismísimo David Paich de Toto y le cediera el asiento a Martin Leung ya sonaba a galácticos en el Bernabéu. Permíteme el sacrilegio, José Luis, pero me quedo con estos antes que con Zinedine Zidan (vale, sí, sé dónde está la puerta y la oficina del INEM que me corresponde).

Encima, para redondear la jugada, se me ocurrió gritar ¡Monkey Island! y me oyeron, vaya si lo hicieron. Este Leung es algo fuera de serie. Obviamente, su técnica no es la de un Lang Lang en plena efervescencia de Gran Turismo 5, pero lo que transmite y cómo versiona lo que tenemos en la cabeza es para levantarle un monumento. Mientras esperábamos a los técnicos, una de Dragon Quest, porque le dio por ahí a Tallarico.

La serie de momentos para emocionarse y una noche que no queríamos que acabara, dieron paso a que se anunciaran hasta una serie de cartas coleccionables. Con cada invitado estelar se lanzaban algunas muestras al público y se hacía pública la que le correspondía al protagonista del momento. Después de coches, motos, futbolistas y jugadores de béisbol, ahora podemos llevar a Miyamoto en el bolsillo. Sólo les faltaban puntuaciones de fuerza, resistencia y poder especial para hacerme aún más 'frikifeliz'.

El Jefe Maestro en escena con un acelerado capturar la bandera frente a Chispa Culpable, interpretados por actores reales, fue otro momento en que el público se volcó. Una cosa increíble es escuchar al mismísimo Brian May a la guitarra. Pero el coro de Video Games Live me transportó a otros mundos desde el primer martilleo. Eso y que el piano sonaba de lujo, sin una sola nota fuera de lugar. ¿Cuándo nos pondremos las pilas en España para llenar un Auditorio Nacional, un Liceu, un Euskalduna o Zaragoza con algo así?

Yo pagaré lo que haga falta para repetir, una y mil veces, en serio. Pero si encima conseguimos que autores españoles, incluso de los ochenta, se involucren... ya podríamos quitarnos de encima ese estigma de pertenecer a una sociedad de segunda en esto de los videojuegos. Una que mira al pasado y que sólo presume de Castlevanias patrios cuando llegan a los telediarios.

La videoconferencia con Jeremy Soule (desde Londres y sin acostarse) y Russell Brower como director de orquesta por unos minutos tampoco tuvieron desperdicio. El coro, a ritmo de Dovahkiin no desentonó ni una milésima de segundo. Daban ganas de salir al escenario y hacer un Fus Ro Dah! Con la magia que nos rodeaba, seguro que habría funcionado. De regalo, un avance de la banda sonora para WoW Mists of Pandaria.

Intentar narrar todo lo que pasó aquella noche es inútil y hacerlo imposible. Me he dejado tantas piezas y momentos que me avergüenzo de pensarlo. Solo me queda pedir a quien corresponda que, por favor, haga todo lo posible para que Video Games Live crezca y lo haga al mejor de los niveles. Vale que los profesionales de la música estén en otra dimensión, que seguramente se tomen este tipo de iniciativas como un bolo, sobre todo los maestros con más posibilidades. Pero hay tantos motivos para mantener viva la llama...

Aunque sólo sea conseguir que algunos dejen el pad o el ratón y tengan delante unas horas, por primera vez en su vida, unos violines, violas, celos, bajos, tubas, arpas, sopranos, barítonos, altos... y hasta una guitarra eléctrica con mira telescópica incorporada. En ese momento, todos leeremos “All your base are belong to us” y no habrá quien se despegue de la butaca, con las orejas bien abiertas desde la primera a la última nota. Espero que nadie lo dude, ni siquiera tú.

Lecturas recomendadas