Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

E3 2013: La oficina en la maleta

imagen por defecto contenido opinión

<p>Mírala, la ciudad de L.A. vestida para el baile de graduación... o para el <b>E3 2013</b>, que lo mismo da.

Mírala, la ciudad de L.A. vestida para el baile de graduación... o para el E3 2013, que lo mismo da. Lleva un vestido largo (por supuesto, con escote, que es lo que se lleva en las ferias de videojuegos) y se ha prendido en la muñeca una de esas flores de adorno, que en este caso son los carteles publicitarios de los próximos lanzamientos (el primero que se ha visto es Dark Souls II). Y nosotros, ¿seremos acompañantes a su altura?

No dudo que mi compañero Dani Quesada, y nuestro cámara Justo, ya han preparado sus mejores galas (espero que no sea un smoking azul cielo y camisa con chorreras). Por si acaso, voy a hacer un repaso rápido de mi equipaje: en la maleta no pueden faltar las acreditaciones. Parece poca cosa ¿verdad? Pues, además del "badge" que llevamos colgado al cuello durante todo el show, tenemos que cargar con invitaciones de papel, códigos BIDI, números que nos certifican como invitados a cada fiesta, pulseras para pasar a las conferencia de prensa... es un buen ejemplo de desorganización.

Tampoco estará de más meter unas cuantas chocolatinas (quienes viesen nuestras conexiones en directo del año pasado, seguro que aún se acuerdan) porque es la única manera de echarse algo a la boca durante los tres días de feria. Cada año me digo a mí mismo que voy a comer sano, que si una ensalada, que si sandwich vegetal... pero es que eso no se puede comer mientras corres por un pasillo. Una vez más, la operación bikini tendrá que esperar.

Y ya nos ponemos con las cosas "serias". El portátil para escribir, la cámara de fotos, un smartphone para los tweets (no olvidéis seguir la feria en twitter con el hashtag #E32013HC) y la 3DS para conseguir nuevos amígos por Streetpass. PSVita para echar unas partiditas durante el vuelo y un tablet para leer las versiones digitales de Hobby Consolas, PlayManía y la Revista Oficial Nintendo. Cada uno de ellos con su correspondiente cable de corriente y adaptador... lo justo para que nuestro apartamento (multiplicad por tres todos los cacharros) parezca la sala de control de Cabo Cañaveral durante el lanzamiento del Apolo. Como al final todo falla, que no falten cuadernos y bolígrafos como para fundar un colegio.

Como véis, no queda mucho espacio para ropa... así que llevaremos camisetas oscuras, que son más "sufridas", y sobre todo muchísimas ganas de trabajar. Así os ofreceremos la información más puntual, en directo desde la meca del cine, convertida por unos días en capital mundial de los videojuegos. Aquí os esperamos a todos.

Lecturas recomendadas