Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

El E3 Hardcore

imagen por defecto contenido opinión

<p>Qué lejos quedan esos días en que sólo los lectores de&nbsp;<b>Hobby Consolas</b>&nbsp;sabían lo que era un&nbsp;<b>E3</b>. Durante los últimos años, la feria se ha ido llenando de visitantes de medios menos especializados, analistas, bloggers... que cubrían las novedades para un público general. Y la verdad es que había motivos.

Qué lejos quedan esos días en que sólo los lectores de Hobby Consolas sabían lo que era un E3. Durante los últimos años, la feria se ha ido llenando de visitantes de medios menos especializados, analistas, bloggers... que cubrían las novedades para un público general. Y la verdad es que había motivos. Fueron los años de Wii, Kinect y Move, los años en que Brain Training o Nintendogs eran capaces de quitarle protagonismo a Zelda o a Metal Gear, para  mi sorpresa. No es que me parezca mal, pero mi corazoncito gamer se encoge con estas cosas.

Este año, con la presentación de nuevo Hardware, PS4 y Xbox One, y una segunda hornada de juegos para Wii U, la feria estaba más llena que nunca. Me llevé las manos a la cabeza, pensando que también habría largas colas para probar juegos "casual" mientras se ignorarían los tráilers de las grandes producciones. Hasta me temía que la mitad del showfloor estuviera invadida por juegos para tablet ysmartphones, en lugar de consolas y PC.

Pero la sorpresa ha sido en sentido contrario. Las compañías han reducido el número de lanzamientos (Bethesda sólo presentaba tres títulos, igual que KonamiActivision se limitaba a cuatro juegos,Ubisoft centraba toda su atención en Assassin´s Creed IV, Wath Dogs, Splinter Cell, The Crew yThe Division...) Menuda gozada. De nuevo la gente se arremolinaba ante pantallas gigantes para ver imágenes de Metal Gear V, o probar Bayonetta 2. Y dejo aparte a los incautos que lo intentábamos con Dark Souls II para morir una y otra vez.

Esto refleja que la industria ha vuelto su mirada hacia los jugones de siempre. Aquellos que compraremos una máquina desde el primer día, y que le sacamos el máximo partido a un juego, enfrentándonos al multijugador online durante meses. El hecho de que el "sandbox" haya renacido en la edicidón de este año, es un buen indicador. 

Todos los movimientos son pendulares. Ya volverán las competiciones deportivas en el salón de casa agitando los brazos, o los party games. Pero mientras tanto, vamos a disfrutar de los primeros juegos de la próxima generación como a mí me gusta: con el mando en las manos, sentados en el sofá y sudando tinta para acabar con un enemigo final, evitar que nos descubran o lanzar una racha de bajas en medio de una batalla encarnizada. 

Lecturas recomendadas