Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Échale un parche

imagen por defecto contenido opinión

Aunque reconozco mi desconfianza inicial cuando se anunció que PS3 iba a poder actualizarse vía online (yo soy “consolera”), al final me rendí a la evidencia y comprendo (y disfruto) de las ventajas de esto de la actualización. 

Las actualizaciones permiten que nuestra consola sea capaz de hacer cada vez más cosas, desde ver pelis en 3-D (quien tenga tele 3-D) a disponer de salida múltiple de audio (era un tostón tener que encender el ampli para todo). Y además también permite que cuando se detecta un bug en un juego, se pueda solucionar con un sencillo parche...

Pero como casi todo lo bueno, esto de la actualización y el parche también tiene su lado malo. Y es que resulta que últimamente nadie parece capaz de sacar un juego bien a la primera. Quizá los dos ejemplos más sonados sean Gran Turismo 5 y Assassin’s Creed: La Hermandad, pero desde luego no son los únicos. Parece como si a las desarrolladoras les diera igual, y trabajaran con desgana. Como si pensaran, “Bueno, si va mal, le pondremos un parche”... 

Me parece fantástico que si algo falla se pueda arreglar, pero poner a la venta juegos que se sabe que no van bien, me parece abusivo. Y más si pienso en la gente que a lo peor no tiene conexión a internet... ¿Se queda con sus bugs después de pagar 70 euros? 

No sé cuál es la solución o si la hay. Sólo se me ocurre apelar a la profesionalidad y al buen hacer. Entiendo que hay fechas de lanzamiento que hay que cumplir, pero si el estudio no llega a tiempo, que le eche horas (como nosotros cuando llega la fecha de cierre) y si aún así no funciona, que paguen las consecuencias otros que no sean los jugadores. 

Mal está que se ponga a la venta un juego de fútbol al que le faltan unos estadios y se actualice vía parche, pero mucho peor es que el juego se me cuelgue si no me bajo el consiguiente parche...

Es normal que en juegos inmensos y plagados de posibilidades, haya algo que falle y que sea prácticamente indetectable. Por poner un ejemplo, en un juego tipo Fallout, es fácil que haya un señor que no te diga lo que tiene que decir porque antes de entrar en su casa te has dado por dar tres vueltas al árbol de la esquina, matar a dos gallinas, hablar primero con su cuñada, entrar y salir y romperle una silla en las narices... A lo mejor en ese punto se bloquea. Y es que a ningún betatester se le ha ocurrido hacer esa combinación de acciones absurdas... 

Para eso están los parches, para arreglar los problemas que no se han detectado, que a nadie se le ha ocurrido buscar. Utilizarlos para acabar rapidito y a tiempo, me parece mal. Me irrita y me mosquea (por no decir nada peor). 

Claro que históricamente el ser humano ha demostrado ser especialista el pervertir las cosas buenas, desde la pólvora a la energía nuclear... Nos gusta buscarle una segunda utilidad a todo y no pensando precisamente en mejorar... Una idea tan buena como poder corregir los fallos de los juegos (o añadirles funcionalidades) se ha convertido en una manera de dejar las cosas a medias sin que pase nada. 

¡Qué listos somos los seres humanos!

Lecturas recomendadas