Imagen de perfil de Paco Delgado
La opinión de
Paco Delgado

This is the end...

imagen por defecto contenido opinión

<p style="text-align: left;">&nbsp;</p><p style="text-align: left;">...my only friend. The end...</p><p style="text-align: left;">&nbsp;</p>

 

...my only friend. The end...

 

Eso cantaba Jim Morrison y eso es lo que ha pasado hoy en Los Ángeles. El fin del E3 2011, claro. Tres días -cuatro, contando las conferencias del lunes- donde la única gran sorpresa ha sido Wii U. No es que no haya más novedades, las ha habido, claro que sí. Desde los juegos que has venido siguiendo aquí durante toda la semana, hasta el primer contacto real con PS Vita (y el anuncio oficial de su nombre, precio, etc.). Pero la diferencia es que sabíamos con antelación lo que se iba a ver y cuándo, y de lo de Nintendo no había trascendido nada.

 

Se puede decir, en resumen, que esto ha sido el E3 2011: una de las mejores ediciones por cantidad de juegos y calidad de los mismos, y repleta de novedades en hardware (y lo que está por venir en próximos años, porque me da que se avecina época de cambios en breve). Y, aunque ya lo hemos dicho todos, José Luis, Dani y yo mismo, no podemos evitar un intenso sentimiento de escepticismo ante las extrañas sendas que les ha dado por tomar a Sony y Microsoft con respecto a sus nuevos sistemas de control.

 

Ayer mismo charlábamos de ello con representantes de una de las dos compañías tras el cierre del Convention Center, y su inefable profesionalidad les llevaba una y otra vez a intentar convencernos de las bondades de estas nuevas experiencias. Hay que probarlo, nos decían. Totalmente de acuerdo, pero que no se podía haber presentado de peor forma en las conferencias era algo que no admitía discusión, y nos reconocieron que hasta uno de los grandes gurús tras uno de los proyectos presentados -algo relacionado con un viaje y la conducción de un carro-, admitía que la demo no se había realizado como debería... 

 

En fin, esto se ha acabado. Hasta 2012 -que es cuando se acaba el mundo y ya ni Move,  ni Kinect, ni más gaitas- al menos. De momento, me llevo la satisfacción de haber contemplado y jugado en primicia algunas joyas que en los próximos meses nos van a  dejar pegados a la pantalla (al menos a mí), el escepticismo de ciertos experimentos que tienen un gran éxito comercial que no niego, pero que no me pueden dejar más frío, y el convencimiento, al mismo tiempo, de que les daré una oportunidad. Porque sí, hay que probarlos en profundidad antes de aceptarlos o rechazarlos. Pero lo que tengo muy, muy claro, es que hay que ir ahorrando, porque lo que viene de aquí a 2012 es mucho y muy bueno. Tantos juegos y tan poco tiempo. Y tan poca pasta. Habrá que ingeniárselas para disfrutar de todo ello antes del próximo E3. Antes del fin del mundo, quizá, beautiful friend... The end.  

Lecturas recomendadas