Imagen de perfil de Paco Delgado
La opinión de
Paco Delgado

¡Es mi momento!

imagen por defecto contenido opinión

<p style="text-align: left;">&nbsp;</p><p style="text-align: left;">A las tres de la tarde. Eran las tres en punto de la tarde... No. Este arranque lorquiano no es por casualidad. Pero no es que intente compararme -¡que osado sería por mi parte!- con el poeta, sino que ha sido un momento de esos en que los sajones dicen que han tenido una "epifanía".</p><p style="text-align: left;">&nbsp;</p>

 

A las tres de la tarde. Eran las tres en punto de la tarde... No. Este arranque lorquiano no es por casualidad. Pero no es que intente compararme -¡que osado sería por mi parte!- con el poeta, sino que ha sido un momento de esos en que los sajones dicen que han tenido una "epifanía".

 

A mí me ha ocurrido hoy, estando sentado en primera fila, en el auditorio de Bethesda, esperando a que Todd Howard entrara para realizar la demo y presentación de Skyrim. En ese momento, frente a una enorme pantalla con el logo de Skyrim ocupando su parte central, con periodistas de todo el mundo a un lado y a otro, por detrás de mí, y otros haciendo cola para ocupar las escasas sillas aún vacías, he tenido mi epifanía. A las tres de la tarde. En ese momento me he dado cuenta de que estaba sonriendo, porque iba a ver la última versión de uno de los juegos a los que más ganas tengo de este año. 

 

En ese momento, he sido consciente de donde estaba, en la feria de videojuegos más importante del mundo, de lo que estaba a punto de ver y de quién lo iba a presentar. Y por eso estaba sonriendo sin ser consciente de ello. Y he sido feliz. Y también me he dado cuenta de que llevo 15 años siéndolo, siempre, más o menos, por estas fechas. ¿Te doy envidia? Espero que sí. Es lo que intento, y no por malicia, sino porque he sentido que ese momento era mi momento. Y quería compartirlo. 

 

Durante todos estos años he disfrutado cada minuto de cada E3. A veces con más agobios y estrés -aquí siempre falta tiempo para todo, cualquiera que haya estado lo puede confirmar-, a veces menos; a veces con juegos geniales, otras veces menos. Pero cada año ha sido especial, por algún motivo. Y siempre, por los juegos. Juegos como Skyrim. Eso es lo que me pierde, maldita sea, que me sigue gustando esto como el primer día. Así que disfruto al chuparme horas de espera, aguantar colas y echarme unas carreras, si hace falta, para llegar tiempo a presentaciones como la de Skyrim. Y no te creas que lo que acababa de ver antes ha sido poca cosa: Hitman: Absolution, Risen 2,  Prey 2, que cada vez que lo veo me gusta más que antes, y Rage, con el que me pasa lo mismo. Y sí, es justo lo que estás pensando, que Bethesda tiene un puñado de juegos increíbles en ciernes.  

 

Suma lo que ya te conté que vi ayer en las conferencias preE3 -y que, como anticipé, lo de Nintendo me ha parecido una pasada-, con ese repóker de ases, a esto que acabo de disfrutar como no puedes imaginar. Esos momentos en que no solo yo, sino todos los colegas de la prensa mundial que estábamos reunidos, hemos prorrumpido en aplausos al final de las presentaciones ante semejante derroche de calidad y talento... Esos momentos, a diferencia de las lágrimas de Roy Batty, no se perderán como lágrimas en la lluvia. Los revivirás en tus propias carnes en solo unos meses, quizá el año que viene en algunos casos, cuando esos juegos estén ya en tu casa y los estés disfrutando tanto como yo lo he hecho hoy. Por ahora, me reconozco un privilegiado por estar aquí. Y en agradecimiento, intento compartir ese privilegio desde esta tribuna. Compartir mi momento. Mañana, habrá muchos más para compartir. Pero no adelantemos acontecimientos. Buenas noches, desde Los Ángeles.

 

Lecturas recomendadas