Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Especial Halloween: Miedo a uno mismo

imagen por defecto contenido opinión

Con motivo del próximo Halloween vais a tener un despliegue especial en Hobbyconsolas.com. Tendremos reportajes, tertulias, vídeos y contenidos retro centrados en el terror, con todos los enfoques imaginables. Pero yo he querido "abrir la temporada de caza" con una reflexión personal: ¿existe un género de terror exclusivo de los videojuegos? En un primer acercamiento, parece que las consolas han adoptado -con mayor o menor fotuna- los mecanismos del cine. Es verdad que un "slasher" o el terror asiático tipo The Ring o Project Zero tienen mucho más impacto cuando nosotros controlamos al protagonista, pero sus mecanismos son los mismos que en las películas: ambientación música, sustos...

  

Cuando jugamos en primera persona, las cosas se vuelven un poco más intensa. Y sólo hace falta que recordéis vuestras partidas a P.T. Silent Hills, Outlast o Zombi U y tratar de conseguir los mismos niveles de tensión o sobresaltos con una película. Sin embargo, esas técnicas de infiltración, o de verse obligados a repetir una zona varias veces sin una justificación racional, tampoco son nada exclusivo. Pero, ¿qué ocurre cuando uno tiene miedo de sí mismo? Esta reflexión se me ocurrió a partir de un experimento de la revista Time. Le pidieron a un fotógrafo de guerra que jugase a The Last of Us Remasterizado, como si estuviese realizando su trabajo, y Ashley Gilbertson terminó mucho más impresionado por el juego que por alguno de sus trabajos en campos de batalla reales. El matiz es que en el juego estaba obligado a realizar actos de violencia extrema para sobrevivir, mientras que en un escenario de guerra él era simple espectador. Aquí podéis leer (en inglés) sus impresiones).

Y entonces pensé, ¿he tenido alguna sensación similar jugando? ¿Me he asustado yo mismo de lo que era capaz de hacer? Dejando a un lado las sensaciones que me produjo el poémico nivel "Nada de ruso" en Call of Duty Modern Warfare 2, que no era de terror, sí que me he asustado de mi mismo. En una ocasión, en el nivel de realidad virtual de Fallout 3 en Tranquility Lane. ATENCIÓN SPOILER: Convertirte en un asesino -con la apariencia de un payaso-  y perseguir a todos los habitantes del vecindario con un cuchillo era algo escalofriante (a lo que ayudaba bastante la música alegre y la ambientación años 50).

Y me dejo lo mejor para el final. Aunque se trataba de una cuestión de vida o muerte, recuerdo asustarme de mi propia crueldad en Manhunt. Aquel nivel en que encontrabas a uno de los "cazadores" sentado en el retrete y le acribillabas con una pistola de clavos, mientras chillaba como un cerdo... Así de crudo, sin música, ni efectos exagerados. Con una cámara fija que casi recuerda a una película snuff. Una nueva forma de asustarse, que aún no se ha visto en muchos juegos, pero es tremendamente efectiva. Aquí os dejo un vídeo recopilatorio con las ejecuciones del juego. Recordad quién es "el bueno".

ATENCIÓN: Estas imágenes pueden herir la sensibilidad de los expectadores, ver con suma cautela. 

Lecturas recomendadas