Imagen de perfil de Javier Abad
La opinión de
Javier Abad

¿Está Snake? Que se ponga...

imagen por defecto contenido opinión

El anuncio de Metal Gear Solid Ground Zeroes tiene a todo el mundo obnubilado, pero el brillo cegador de esta nueva aventura ha dejado en la sombra otro relevante descubrimiento que se produjo en el evento del 25 aniversario de la saga: el de Metal Gear Social Ops, que supondrá la vuelta a los móviles de una de las franquicias más potentes de las consolas. No es la primera incursión de Kojima Productions en el campo “telefónico”, porque ya antes probó suerte con Metal Gear Solid Mobile y Metal Gear Acid Mobile, e incluso ahora es posible desplegar nuestras habilidades táctiles en iOS y Android dedicándole unas partidas a Metal Gear Solid Touch.

Está claro que Kojima no ha podido resistirse a los cantos de sirena de los smartphones, que según nos recuerda siempre Christophe Kagotani, el corresponsal de Hobby Consolas en Japón, se han convertido en la plataforma de juego favorita de los nipones. Allí triunfan los juegos relativamente modestos que potencian el lado social, pero GREE y DeNA, las dos grandes compañías que según nos cuenta han reverdecido el viejo enfrentamiento entre Nintendo y Sega, están esforzándose por firmar acuerdos con las grandes compañías para captar franquicias más potentes entre los jugones expertos. Ahí se enmarca el acuerdo con Kojima Productions.

Ya he hablado alguna vez de la creciente importancia del juego en los móviles, pero en los últimos tiempos se han producido varias noticias relevantes además de esta. No sé si lo sabéis, pero GREE ya ha dado el salto al mercado occidental (no, aún no han llegado aquí), y está haciendo fichajes a golpe de talonario. ¿Queréis un ejemplo? Cerraron un trato con Ubisoft, que ya está desarrollando Assassin´s Creed Utopia, un juego que no tendrá relación con Assassin´s Creed III, pero según sus creadores se mantendrá fiel a sus raíces "hardcore". Saldrá este mismo año. Por su parte, el vicepresidente del área de móviles de Activision, Greg Canessa, ha dicho recientemente que la compañía no descarta ninguna de sus franquicias como candidata a tener versión para smartphones.

Al hilo de este "no parar" con los juegos para móviles, hay una última tendencia que os quiero comentar: varios fabricantes están poniendo a punto dispositivos pensados expresamente para jugar el amplísimo (y baratísimo) catálogo de títulos de Android, que quieren competir cara a cara con las consolas portátiles. En la reciente Gamescom 2012, por ejemplo, se presentó el Wikipad, una tableta de 10,1" que se convierte en consola gracias a un adaptador similar al botón deslizante pro de 3DS y que cuenta además con el certificado PlayStation, lo que garantiza la compatibilidad con los juegos de PlayStation Mobile. Es un "invento" norteamericano que todavía no tiene precio ni fecha de lanzamiento, aunque saldrá este mismo año.

En la misma línea va el Archos Gamepad, otra tableta de 7 pulgadas pensada para jugar, como demuestran su diseño, con dos sticks analógicos, y su capacidad para adaptar al control físico juegos de Android que en principio estuvieran solo concebidos para un control táctil. Se lanzará en otoño, y dicen que el precio estará por debajo de los 150 euros.

Antes de irme, os dejo una última opción que se ha creado con la mente puesta en los hijos que siempre están pidiendo a sus padres que les dejen el móvil para echar unas partidas. Se llama PlayMG, y es un dispositivo más en la línea de cualquier smartphone (tiene una pantalla de 4 pulgadas), pero completamente wi-fi y sin opción de hacer llamadas.

Sería el equivalente a un reproductor MP3, pero pensado para descargarse las Apps de juegos que más nos gusten. Se va a lanzar también en EE.UU., y el precio al cambio rondará los 118 euros.

No sé si estos aparatos llegarán aquí (siempre nos quedará Amazon), pero me gusta que los jugadores tengamos cada vez más opciones para disfrutar de nuestra afición favorita. ¿Consolas o no consolas? Lo que importa es la experiencia, así que si me divierto, me da igual el nombre que le pongamos.

Lecturas recomendadas