Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Esto es... Estopa

imagen por defecto contenido opinión

Ayer por la noche estuve en la presentación española de Kinect. La verdad es que no soy muy aficionado a este tipo de eventos, en que te dan de cenar canapés exóticos, no te dejan fumar y te codeas con gente famosa (aunque yo nunca sé quién es quién). De hecho, siempre pensé que era una venganza de las compañías para demostrar que aunque sea muy bueno jugando, voy justito en mis habilidades sociales. Pero el caso es que lo pasé muy bien.

El plato fuerte de la fiesta, evidentemente, no eran los sandwich  de berenjena, sino el concierto acústico de los Estopa: José y David no sólo cantan bien, sino  que se metieron al público en el bolsillo con su sentido del humor y algunas referencias videojueguiles avanzadas. Yo les conocía desde ese himno al buen rollito que es “La raja de tu falda”, y estaba encantado con la posibilidad de sacarnos una foto para la revista. Lo que no me esperaba es que David y José me dieran la mano, como si me conociesen y dijeran “tú eres el de Hobby Consolas”.

A partir de ahí, la cosa fue mucho más fluida. Me dieron recuerdos para Dani, mi compañero, que les tiene agregados en su lista de Xbox Live, y confesaron que llevaban jugando (y leyéndonos) desde los tiempos de la primera NES. Pensamos en salir a fumar un rato, e invitarles a la redacción, pero llegó una avalancha de chicas que estaba deseando fotografiarse con ellos, y ya no pudimos seguir hablando.

Lo importante es que me ha permitido reflexionar sobre nuestros lectores (en Hobby Consolas y en Hobby News). Es un orgullo que aquellos que empezaron con nuestro Bart (en el número uno) hayan madurado, que sigan jugando convertidos en estudiantes, profesionales... y estrellas de la música. Ahora me pregunto si yo, como redactor, estaré a su nivel. Está claro que no estoy a la altura de los Estopa, me refiero a si mis textos no tendrían que aprovechar la complicidad que hemos ido ganando todo este tiempo, y resultar más adultos. Claro que de ese modo, sería imposible estar en sintonía con los nuevos lectores, qué dilema...

Lecturas recomendadas