Imagen de perfil de Paco Delgado
La opinión de
Paco Delgado

¡Y esto es solo el principio!

imagen por defecto contenido opinión

<p>&nbsp;</p><p>¡Y es solo el principio!</p><p>&nbsp;</p><p>Ha acabado el primer día del E3 que, como ya es sabido, no es el primer día real de feria, sino el de las conferencias de las compañías más destacadas de la industria, salvo la de Nintendo, que se celebra a primera hora del martes 7, horario del Pacífico.</p><p>&nbsp;</p>

¡Y es solo el principio!

Ha acabado el primer día del E3 que, como ya es sabido, no es el primer día real de feria, sino el de las conferencias de las compañías más destacadas de la industria, salvo la de Nintendo, que se celebra a primera hora del martes 7, horario del Pacífico.

Y el caso es que no se puede decir que no hayamos pasado un día entretenido. A primera hora, conferencia de Microsoft. Luego, Electronic Arts. Para acabar, Sony. Hemos visto un  poco de todo. Nos hemos enterado del secreto a voces del nombre de NGP, PlayStation Vita -que me perdone Sony, pero es un nombre chunguísimo... Parece que te vas a comprar zumo de PlayStation en vez de una consola portátil-, nos hemos enterado de su precio -muy ajustado en ambas versiones de la consola-, se ha confirmado la fecha de lanzamiento de Battlefield 3 -quince días antes que Modern Warfare 3, que ayudarán lo suyo a competir contra el todopoderoso CoD-, y unas cuantas cosas más. ¿Interesante? Sin duda.

Ahora bien, aunque no me gusta dar consejos, después de chuparme el día entero de conferencias tengo que hacerlo. Sobre todo a Microsoft y Sony: necesitáis alguien que sepa dar ritmo a eventos como estos. ¡Madre mía que pesadez! ¡Que rollazos! Sobre todo la de Sony -que el señor Sony me perdone-. Y todo para contar cosas, en su mayoría más que sabidas. Vale que en un sarao de estos tienes que contar de todo por narices. Pero muy lento el ritmo. Muy lento.

Y amigos de Sony y de Microsoft, otro apunte: sabemos que existen Move y Kinect. Pero no tiene sentido que machaquéis con ello a la prensa internacional, que ya los conocemos. No necesariamente por insistir más os vamos a hacer más caso. Aunque también sabemos que este mensaje tan machacón, tan insistente sobre ambos periféricos y tan vehemente sobre los juegos que los utilizan no va dirigido a la prensa. Al menos, o a la especializada. 

Parece, y es una impresión totalmente personal y subjetiva, que se está vendiendo la burra a esa ya casi mítica legión de jugadores casuales a los que les debe encantar dar saltos, efectuar golpes letales contra enemigos invisibles en una extraña danza personal y onanista, y controlar los juegos más hardcore con extraños aspavientos y visajes -¿de verdad?-, porque la última moda del E3 2011parece ser que tenemos que apreciar la revolucionaria y radical tendencia de que cualquier juego es mejor si mueves todo el cuerpo. Cualquiera. Desde los de Disney hasta los de BioWare. 

Como ha demostrado EA en su conferencia, ciertos juegos, mejor con otro estilo. Con su mando, o con su teclado y su ratón -como se ha jugado Battlefield 3, por ejemplo-. Sé que la industria tiene que dar cabida a muchas cosas, que está bien desarrollar nuevas ideas, que está bien experimentar, pero no me deis gato por liebre, amigos, ni me hagáis comulgar con ruedas de molino.

Menos mal que mañana Nintendo, como el pasado año, vendrá a poner las cosas en su sitio -seguro-. Pero como tampoco voy a dármelas de profeta, que lo mismo patino, sí que sé algo a ciencia cierta. Raspando la extraña pátina de la innovación per se, siempre nos quedará este E3 como el del poker de treses: Modern Warfare 3, Mass Effect 3, Gears of War 3 y Battlefield 3 -venga, repoker; también meto Uncharted 3-. En un evento que ha dejado de lado la sorpresa -excepto por Nintendo, como demostrará mañana, seguro-, semejantes juegos bien valen una feria. Aunque tengamos que aceptar Move o Kinect como mandos...

Lecturas recomendadas