Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

Estos del Old Republic son unos cachondos...

imagen por defecto contenido opinión

Va a parecer que tengo algo contra Electronic Arts, pero nada más lejos de la realidad. Lo que pasa es que últimamente los dos encontronazos más absurdos que he tenido con el mundo de los videojuegos han sido gracias a la cortesía de dos nombres íntimamente ligados: Origin y Star Wars The Old Republic.

Antes de nada, decir que en esta ocasión Origin no ha tenido la culpa de nada y todo el incidente debe atribuírsele al nuevo MMORPG basado en Star Wars y, por lo tanto, a Bioware.

El caso es que Star War The Old Republic está sorprendiendo a los aficionados al rol por una apuesta que es un calco (de calidad, eso sí) del maravilloso World of Warcraft, y que está ahí a ver si consigue arañarle unos cuantos millones de jugadores.

Un servidor, es decir YO, que lleva metido en WOW desde la beta americana de 2004 y que con una alegría desmedida lleva grindeando y divirtiéndose (¿eso es posible os preguntaréis algunos?) desde entonces, está como loco con esto que ha sacado Electronics Arts y Bioware y me encuentro en ese interín en el que me estoy pensando si cambiarme y dejar en barbecho mis personajes de la Horda y la Alianza.

Con estas, el pasado 13 de diciembre me dispuse a entrar en Star Wars The Old Republic con mi early-access aunque ya entonces Bioware nos tenía reservada una sorpresita. Y es que no debían saber cuántos early-access tenían vendidos, que nos pusieron a unos cuantos a hacer cola, de uno a uno, hasta que nos tocó entrar. Esta buena nueva se produjo el pasado viernes 16, es decir, tres días después de lo acordado cuando reservamos religiosamente nuestro juego.

Tras guindarnos tres días de acceso al juego empecé a crearme varios personajes a toda pastilla para ver cuál era el que más me gustaba. Como buen grindeador (que llaman algunos, jajajaja) estaba por cogerme un ranger, algo que disparara de lejos y que no se acercara mucho al enemigo, así que finalmente pillé un Bounty Hunter del Imperio al que le encanta ser malote. Cosas de la edad.

Pero hete aquí que ayer, justamente, intento meterme en Star Wars The Old Republic y me dice que no puedo, que no tengo una suscripción activa. ¿Cómo es posible que me diga eso si tengo 30 días tras comprar el juego? Entro en la página oficial, miro mi cuenta y me dice que me quedan 26 días antes de que acabe el periodo que tengo pagado (por comprar el juego). Entonces, ¿qué pasa?

Pues pasa que Bioware ha tenido un detalle tan genial para sus intereses como dañino para los del jugador: o tienes una suscripción activa o no juegas ni siquiera los días que ya tienes pagados. 

Esto viene a significar, en Román Paladino, que Bioware no quiere dejarnos entrar si no dejamos nuestros datos bancarios (o una Game Time Code) y le decimos que queremos, sí o sí, una suscripción de uno, tres o seis meses. Así, los que puedan estar titubeando durante el primer mes si les merece la pena seguir o no... ya no tendrán dudas: o pasan por caja o no disfrutan siquiera de los 30 días completos a los que tienen derecho por haber comprado Star Wars The Old Republic.

Evidentemente, si el título de Bioware no me convence y vuelvo a WOW podré hacerlo sin pagar un céntimo ya que sólo tengo que entrar en mi cuenta y anular la suscripción antes de que efectúen el cobro (manda *#@... que tenga que estar pendiente de cuándo ocurre esto), pero lo que importa aquí es el gesto: no juegas si no tienes una suscripción, aunque hayas pagado y te queden días.

Desde luego, mi amor por Star Wars (y por este juego) es mucho más grande que gestos tan absurdos como este de Bioware y no me impedirá pagar religiosamente una suscripción si así lo creo cuando se acabe lo que tengo pagado. Pero desde luego, no ayudan a mirarle con más afecto a un título que debería confiar más en su calidad, que la tiene y a espuertas, y menos en triquiñuelas de mercadillo que parecen destinadas a pillarnos y garantizarse (Bioware) su éxito con miras a una futura nota de prensa.

Y es que, ¿a quién no le gustaría anunciar que el 100% de los que compraron Star Wars The Old Republic han contratado una suscripción a la fuerza? ¿No os parece?

ACTUALIZACIÓN: me estáis escribiendo algunos lectores para decirme que Blizzard hace lo mismo. Efectivamente, estas son prácticas muy extendidas que se toman como buenas cuando no lo son y es una pena que en febrero de 2005 (cuando salió WOW en España) no tuviera este blog para haberlo escrito. A lo mejor me he vuelto loco pero cuando un usuario va a la tienda y se lleva un MMORPG con 30 días de juego gratis (lo de gratis suena a chiste tras soltar 60 euros) no es de recibo que por faltar los datos bancarios no tengas acceso siquiera a los días que ya tienes pagados. ¿Cómo podría llamarse a cuando te dicen "si no haces esto te corto el grifo"?, y da igual si es Blizzard, Bioware o Pandero Soft la que lo hace.

Resumiendo, por si alguien todavía no lo entiende: si he comprado el juego y me regalan 30 días, debo poder disfrutarlos sí o sí tenga o no metidos los datos de facturación en mi cuenta. Por que ese será mi problema si una vez consumidos los primeros días de juego me hago o no una suscripción.

Lecturas recomendadas