Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

Fórmate con los cursos CCC para Diablo 3

imagen por defecto contenido opinión

La semana que viene va a producirse uno de esos acontecimientos mundiales que la comunidad pecera lleva esperando más de 12 años: Diablo III llegará a las tiendas (¿digitales?) y con él, una nueva manera de ganarse la vida sin necesidad de asaltar caminos o delinquir 'pa comer'.

Y es que para los que no lo sepan –consoleros y demás gamers de mal vivir ;)...– el exitazo de Blizzard vendrá con una casa de subastas muy especial puesta por montera. Tanto que, para aquellos que vayan a dedicarle horas al jueguecito, que sepan que pueden ganarse la vida honradamente farmeando, crafteando y loteando para montar un negociete digital de items para Diablo III.

Y es que por vez primera (al menos, de la mano de una de las majors del negocio) los jugadores de Diablo III podrán poner en la casilla de profesión del padre para el colegio de sus hijos, o en el padrón, o cuando vayan a sacarse el carné de conducir, que se dedican profesionalmente a matar demonios y zombies, o a diablear o, simplemente, a jugar. Que no es poco.

¿No os habéis enterado? Pues sí. La casa de subastas de Diablo III no sólo permitirá comprar items con dinero real, sino ingresar pasta por los objetos que vendamos. Pasta real, de la de contar todos los meses en la cuenta del banco al estilo tío Gilito. Así que os podéis imaginar la que se va a liar.

Seguro que CCC saca el "Curso de explotación y especulación digital de Diablo III" por el que aprenderemos a comprar todas las pócimas de salud que haya en la casa de subastas y luego revenderlas añadiendo un 5, un 10 o un 20% del ala a su precio. ¡¡Viva la especulación del ladrillo digital!!

Así que nos cuentan que, con esto que se avecina de la casa de subastas, Blizzard va a estar más que susceptible con la seguridad de las cuentas y a la mínima que crea que se produce un acceso extraño, ¡¡zas!!, baneo preventivo por si roban el dinero acumulado. ¿Os preocupa? Yo, por si acaso, ya he activado las alertas móviles y estoy por mandar la partida de nacimiento (y las iP, por supuesto) de todos mis familiares hasta el tercer grado de conseguinidad, por si me conecto desde sus casas algún día y Blizzard cree que está entrando algún chino-farmer desde Hong-Kong. Que nunca se sabe.

Luego no digáis que no aviso. Desde el próximo martes 15 de mayo, se abre las puertas a trabajar profesionalmente en Diablo 3 y ganar unas perras practicando el capitalismo más salvaje, que con los tiempos que corren no está nada mal. ¿Quién dijo que jugar no era provechoso?

Si quieres, puedes seguirme y hablar conmigo en Twitter en @jlsanzf

Lecturas recomendadas