Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

GTA V: un todo en uno

imagen por defecto contenido opinión

¿Habéis visto el vídeo de GTA V? Madre mía, que cosa más bestia… Todo con el motor del juego, todo tal y como lo vamos a jugar… Todavía no me lo creo. Se me han puesto los pelos como escarpias…

Pero no penséis que ha sido por su calidad técnica (espectacular) o por poder manejar a tres personajes o por lo extenso que va a ser el mapeado o por la libertad que nos va a dejar a la hora de afrontar misiones. Desde luego, no es por el sistema de coberturas y los tiroteos... Lo que me ha dejado sin palabras es ver lo “accesorio”. Las cosas “sin importancia” que Rockstar nos va a “regalar” con GTA V. Los minijuegos y chorradas varias, para entendernos.

¿Habéis visto la escena de ciclismo? Ya le gustaría a Le Tour de France, con todos mis respetos, moverse así… He probado juegos de aviones mucho más feos y después de catar algún que otro simulador de caza… Pues eso. Y se supone que todo eso está ahí para rellenar, para que no tengamos que conformarnos con las misiones de la trama principal. Como si las nuevas mecánicas y posibilidades que promete la historia de GTA V fueran poco…

Me imagino buceando a mi antojo (¿hay juegos de buceo, que ahora no caigo?), jugando al tenis o al golf, paseando por un bulevar o invirtiendo en Bolsa y se me hace la boca agua. Y seguro que esto no es todo, porque conociendo a la gente de Rockstar tendrán unos cuantos ases más en la manga… Y no, no he mencionado el parapente, que me ha sorprendido menos después de jugar a Los Episodios, aunque… Hasta escalofríos me dan.

Nunca me ha gustado mucho la conducción de los GTA, me parece como que los coches no pesan y todos calzan suspensiones blandas. Eso sí, los variados modelitos que he visto en este vídeo de GTA V no me han dado sensación de ingravidez… Como se controlen más mejor que en otros GTA es que se me van a saltar las lágrimas.

Lo más triste es que al final no me voy a enterar de la historia. Ya lo veo venir. Yo me distraigo mucho. Soy despistadilla y me veo pateándome esta versión alternativa de California sin ton ni son, admirando paisajes, hablando con gente rara que me hará encargos raros, perdiéndome en pistas de arena y recorriendo montañas por aquello de ver si encuentro algún animalito de la especie tal, que será un coleccionable escondido. Y lo peor es que tampoco lo encontraré, porque seguro que otra cosa llama mi atención…

Rockstar se está sobrando con GTA V. Me recuerda a la enormidad de San Andreas, pero a lo bestia. Y lo que más me alucina es que, además de detallar las calles, además de crear cartelerías propias, siempre con alusiones a marcas reales (me hizo mucha gracia el iFruit), además de controlar hasta la publicidad de los edificios, de crear un mundo entero minuciosamente, además de todo eso, se han dedicado a diseñar juegos dentro del juego. Parece un todo en uno. Es como si nunca estuvieran totalmente satisfechos, como si siempre quisieran más. Y se agradece.

En estos tiempos en los que se lanzan cosas a medias y sin terminar, se agradece que alguien se moleste en ofrecer un producto entero, redondo, que se esfuerce en que sea todo lo que puede ser, hoy y ahora. No sé si lo sabéis, pero actualmente existe la teoría de que hay que lanzar las cosas cuanto antes, aunque estén a medias, y si a la gente le gustan ya se completan, se arreglan los problemas, se añaden funciones… Así estás en la calle antes que nadie y no te gastas mucha pasta si al final la cosa no funciona. Un razonamiento muy lógico, comprensible y con muchas ventajas. Un razonamiento que a veces da lugar a productos que no funcionan, plagados de fallos y que ni siquiera cumplen con los requisitos mínimos. Un razonamiento que consigue que a mí, que estoy acostumbrada a la cultura del hacer las cosas lo mejor posible, se me lleven los demonios… Hacer las cosas mal a sabiendas, no me parece buena política. Y pasa.

Por eso, porque no han querido quedarse a medias, porque están haciendo el juego que quieren hacer, porque no se están guardando minijuegos para un DLC chorra de 10k. Por intentar hacerlo todo y hacerlo lo mejor posible... Por todo eso siento un enorme respeto por Rockstar.

Otra cosa es que me caigan fatal, por sus políticas con la prensa, por su desmesurado control sobre lo que se dice y hace con sus juegos, por vigilar hasta si inclinamos una imagen en la revista o si ponemos un fondo que no les guste. Me caen fatal por plastas, pero hay otros casi igual de controladores que no tienen excusa para serlo. Que no me merecen el mismo respeto.

Supongo que tiendo a respetar a los que me respetan y, como jugadora, siento que Rockstar me tiene un enorme respeto. Si recordáis los DLC de GTA IV y de Red Dead Redemption coincidiréis conmigo en que Rockstar respeta a los jugadores...

Estoy deseando que llegue septiembre para comprobar si mi admiración tiene límite o aún soy capaz de sorprenderme mas...

Lecturas recomendadas