Imagen de perfil de Juan Carlos García
La opinión de
Juan Carlos García

¿Hay un juego capaz de cambiarlo todo?

imagen por defecto contenido opinión

Nintendo tiene la obsesión de lograr el juego que lo cambie todo. Que reconduzca las ventas de Wii U y haga que la consola recupere el protagonismo que necesita entre usuarios, estudios y compañías. Si los grandes juegos hacen vender consolas, ¿por qué no tratar de dar con ese título que vaya de boca en boca y de consola en consola y haga que Wii U se dispare en ventas y notoriedad?

Ocurrió con Nintendo DS: los primeros instantes de Nintendogs exponían claramente las posibilidades de la máquina, y el salto a Brain Training sacó del armario a una nueva generación de usuarios.

Ocurrió con Wii: en un solo instante, Wii Sports era capaz de sacarte una sonrisa de asombro. El resto, los casi 82 millones de unidades vendidas, casi vinieron solas.

¿Y con 3DS? ¿Hubo juego-milagro en 3DS?, ¿cuál fue la estrategia de la portátil 3D?

Nintendo sabía que 3DS era una consola “compleja”. Había que jugarla para saber de qué era capaz. El 3D sin gafas era un eslogan casi perfecto, pero necesitaba, exigía, el ver para creer. ¿Fue ese el problema del perezoso lanzamiento de la máquina? Quizá. Su catálogo de lanzamientos era potente, pero es verdad que no contaba con ningún 'killer'. ¿Dónde empezó a remontar 3DS? Cuando llegó la “caballería”, ni más ni menos. Con Zelda Ocarina of Time 3D y Super Mario 3D Land. Dos juegos que lo cambiaron todo. El despegue fue casi inmediato, pero la maquinaria no se detuvo. Al poco llegaron Mario Kart 7 y New Super Mario BROS 2. Y después Monster Hunter, Animal Crossing y recientemente Pokémon X/Y. Sobraban –es un decir, porque éstos nunca sobran– los “killers”.

La estrategia se ha reproducido, casi plagiado, en Wii U. Ha llegado la caballería, en forma de Zelda Wind Waker HD –un remake, como en el caso de Ocarina en 3DS- y Super Mario 3D World –un Mario 3D, como en la portátil–. Y en breve tendremos Mario Kart 8 (como en la portátil) y Super Smash. BROS (una de las franquicias top que aun faltaban en 3DS). Sin embargo, aun a la espera de resultados concretos, Nintendo sigue obsesionada por encontrar el juego que lo cambie todo en Wii U. Su Wii Sports, su Nintendogs. Y no son especulaciones mías, son palabras que pronunciaba este pasado octubre el mismo presidente Iwata: un juego tiene el poder de cambiarlo todo, decía a los inversores.

La experiencia dice que sí, que es posible. Pero la situación exige algo más que volcar toda la estrategia de Wii U en un solo producto. Ni siquiera en las mismas franquicias que han demostrado hasta ahora funcionar tan bien. Yo creo que se trata más bien de ARROPAR y de DIVERSIFICAR. No tenemos los ejemplos tan lejos.

Las etapas de Super Nintendo, Nintendo 64 y GameCube si compartieron algo fue capacidad para crear sin límites y sin barreras. Ya sabemos que Nintendo no es solo Mario, ni solo Zelda, ni solo productos “Wii”, pero algunos echan de menos que no nos lo recuerden tantas veces como antes. Nintendo ha estado detrás (desarrollando o liderando proyectos de otros estudios) de títulos deportivos tan potentes como NBA Courtside, 1080º Snowboarding, Pro Wrestling, Super Soccer o Super Tennis (estos últimos inimitables); de shooters tan imponentes como GoldenEye 007, Perfect Dark o Geist; y de racers demoledores como Cruis’n USA, Stunt Race, Excitebike o F-1 Race. ¿Por qué no volver a prestar atención a estas franquicias en lugar de sobreexplotar las que todos conocemos?

Acaba de revelarse Hyrule Warriors en el último Nintendo Direct. Link llevado al campo de batalla de los Samurai Warriors de Tecmo Koei, un lugar donde demostrar poderío a base de acción. Seguramente no sea el ‘one winning game’ pero abre nuevos frentes y apoya uno de las ideas que vamos a ver este año: juegos exclusivos para jugadores tradicionales (como Bayonetta 2 con Platinum, X con Monolith...). Por otro lado, títulos como Project Cars, de Slightly Mad Studios, también hacen pensar en la diversidad como plan. Y sobre todo, que cada vez resulta más lícito imaginar que en uno de los Nintendo Direct que vienen, por qué no, se pueda anunciar un Metroid. O la confirmación a través de las pantallas de que se está trabajando en un nuevo juego de Zelda. Aunque esto mejor dejarlo para el próximo E3, ¿no?

No sé si hay un juego que pueda cambiar la historia por sí solo, pero me apuesto lo que queráis a que solo con algunos de los juegos que os he citado, la historia cambiaría. 

Lecturas recomendadas