Imagen de perfil de Manuel del Campo
La opinión de
Manuel del Campo

La hipocresía de Google

imagen por defecto contenido opinión

Me levanto con la noticia de que Google va a “penalizar” las páginas con contenidos piratas restándoles visibilidad en el buscador. Y aún pretenderán que les aplaudamos.

La dictadura de Google es algo que me inquieta desde que estoy metido de lleno en la creación y contenidos de experiencias en Internet. Gracias a nuestro eficaz departamento de SEO, sé que -en pocas palabras- no eres nadie en Internet si Google no quiere. Si cumples sus normas te posicionan bien, si no, te penalizan y te mandan al infierno de las últimas páginas, por muy buenos que sean los contenidos/servicios que ofrezcas. Eso, además de llevarse el 50% de los beneficios publicitarios de la red… aprovechándose de unos servicios y contenidos que creamos los demás. Un negocio redondo y que por supuesto se niegan a compartir porque han logrado hacerse con las “riendas” de este chiringuito global.

Afortunadamente, cada vez son más las instituciones y compañías que se están rebelando contra esta situación. La Unión Europea ha estado a punto de multarla con 10.000 millones por abuso de posición de dominio, por cosas como estas:

-       Mostrar sus propios servicios verticales de forma preferencial en las búsquedas que hacemos los usuarios, en detrimento de sus competidores.

-       Copia de material original de las webs de sus competidores (opiniones de usuarios, etc) para usarlos en sus páginas sin pedir permiso.

-       Acuerdos tácitos de publicidad exclusiva en base a búsquedas, también en perjuicio de sus competidores.

Todo eso, además de jugadas fiscales indignantes como la que hace en España, donde declara que pierde 700.000 euros al año (cuando todo el mundo sabe que es una de las empresas más rentables del mundo) para no pagar a Hacienda.

O en USA, donde ha sido sancionada con una multa record de 18,3 millones de dólares por engañar a los usuarios del navegador de Apple al no respetar su configuración de privacidad. No en vano, Google es una de las compañías más opacas de Internet, solo superada por Amazon.

Ahora, en un gesto para la galería, que recuerda a esos que hacían los grandes dictadores para calmar al pueblo, decide que a partir de la semana que viene va a penalizar las páginas con contenidos ilegales, de forma que en las búsquedas saldrán más atrás. Genial. Grandioso.

A ver, si sabes de sobra lo que hacen y proporcionan esas páginas, ¿por qué no actúas  de forma más contundente contra ellas? Según afirman, ellos no pueden determinar si una página viola los derechos de autor, y que solo los tribunales pueden decidir si el copyright ha sido infringido. ¡Pero cómo tienen tanto morro! Porque, claro, a ellos no les interesa denunciarlos, mientras les proporcionen tráfico. Les mandan al final de la clase, como hacían con los malos estudiantes, y listo.  

Lo curioso es que es lo mismo que van a hacer con esta web, hobbyconsolas.com, por el simple hecho de que hemos cambiado el nombre. Vamos, que para ellos es lo mismo piratear/robar que simple rebranding. Alucinante. Cuando se trata de situaciones que les afectan a ellos bien que actúan con rapidez y contundencia.

Al final solo “tragan” cuando no les queda otra, como en los ejemplos antes mencionados (cuando el Gobierno de USA o la UE se ponen serios) o como en Google Francia, que  fue obligada por el Tribunal Supremo de aquel país a eliminar las palabras “torrent” , “rapidshare” y “megaupload” de su buscador.

Esta claro que mientras Internet siga en manos de monopolios de este calibre va a ser complicado que se convierta en la red que a muchos nos gustaría. A mí, desde luego, que alguien tenga tanto poder como para poder decidir quién triunfa o no según sus particulares criterios o juzgar o quien infringe la ley o no en Internet, me asusta.

PD: Espero que Google no me penalice por este blog.

Lecturas recomendadas