Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Infamous Second Son y Titanfall: arranca la generación

imagen por defecto contenido opinión

Por fin se ha dado el pistoletazo de salida de la nueva generación. Infamous Second Son y Titanfall, cada uno en su respectiva máquina, marcan un hito en la vida de las nuevas consolas: PS4 y Xbox One. Los que nos sigáis en nuestros directos semanales (cosa que deberías hacer todos si queréis pasar un buen rato) ya me lo habéis oído decir en más de una ocasión: son los primeros juegos exclusivos que no podríamos haber visto en nuestras "viejas máquinas". Ahora me explico brevemente.

Titanfall, cuyo análisis podéis leer aquí mismo, no marca las diferencias técnicas -incluso se aprecian algunos tirones y "tearing" en la versión de Xbox One- pero aprovecha la red como no habíamos visto nunca. No es sólo que el juego de Respawn vaya a las mil maravillas con sus servidores dedicados, o que las batallas online sean trepidantes, sino que es uno de los primeros títulos en aprovechar la nube para "descargar" de trabajo a la consola. Esta técnica aún está en pañales, pero se supone que dará a la máquina de Microsoft una capacidad de proceso infinita, permitiendo texturas de mayor resolución, escenarios más grandes, animaciones más complejas...

Por otra parte Infamous Second Son tiene un desarrollo similar a los dos juegos anteriores (también podéis comprobarlo en nuestro análisis) pero realiza un ejercicio de lucimiento gráfico sin comparación: los modelos de los personajes son alucinantes, los efectos que acompañan a los poderes de Delsin (en particular el humo y las chispas) y el detalle de la ciudad de Seattle -no es nada tan grande como GTA V, pero sí está infinitamente más recargada- son capaces de dejarnos boquiabiertos.

Entonces, ¿qué pasaba con Killzone Shadowfall, Ryse Son of Rome, Forza Motorsport...? Atrás quedan los tiempos en que una consola se lanzaba con Super Mario 64 o Halo... estos títulos de lanzamiento han mostrado sus flaquezas demasiado pronto. El desarrollo de Killzone es irregular, el juego de Crytek es demasiado corto -y simplón- y al de Turn 10 le faltan circuitos. Por no hablar de Knack o Dead Rising 3 que se quedaron muy por debajo de lo que prometían. ¿Estábais esperando motivos para dar el salto a las nuevvas consolas? Por fin podemos daros una gran noticia: ya los tenemos. 

Lecturas recomendadas