Imagen de perfil de Javier Abad
La opinión de
Javier Abad

Iwata nos ha hecho mayores de edad

imagen por defecto contenido opinión

La triste noticia de la muerte de Satoru Iwata, el presidente de Nintendo, ha caído como una losa en un sector que no está acostumbrado a este tipo de acontecimientos. Los videojuegos están asociados a la diversión, el dinamismo y también a la juventud. Son una forma de entretenimiento relativamente nueva, con una media de edad entre sus usuarios más baja que otras como el cine, la música o la literatura, aunque fuera precisamente Iwata quien más contribuyó a acercarla a un público más adulto con el lanzamiento de Wii y algunas propuestas de DS.

En el lado de la industria ocurre un poco lo mismo: hay mucho treintañero entre los grandes creadores, y los veteranos que siguen al pie del cañón desde finales de los 80 o principios de los 90 suelen ser gente de mediana edad. Ayer mismo estuve en la presentación del Libro Blanco del desarrollo español de videojuegos 2015, y me llamó la atención un dato: sólo un 3% de las personas que trabajan creando videojuegos en nuestro país tiene más de 45 años, mientras que un 48% es menor de 30. ¡Ni siquiera habían nacido cuando se lanzó Super Nintendo! (ni cuando yo empecé a trabajar en esto, por cierto).

No estamos todavía en el punto de encontrar figuras clave que se acerquen al fin de su ciclo vital, aunque podemos encontrar alguna excepcion no muy lejana, como Ralph Baer, el pionero de los videojuegos fallecido a finales del año pasado.

Para mí, el adiós de Iwata ha supuesto algo más que la tristeza de despedir a alguien a quien sientes cercano, por mucho que viva a miles de kilómetros de ti y no sepa ni remotamente quién eres. Ha sido como esa bofetada de realidad que reciben los adolescentes a los que una desgracia familiar les hace madurar de un día para otro. Vale, yo dejé la adolescencia atrás hace ya mucho (no es que peine canas, es que no peino nada), pero os confieso que trabajar en algo relacionado con los videojuegos me hace mantener una frescura que me lleva a ver como "señores" a personas de mi edad que tienen empleos más "formales". Sé que esto que acabo de escribir puede sonar a disparate, pero es esta inconsciencia, este complejo de Peter Pan que no quiere crecer, el que en cierta medida se ha venido abajo con la muerte del presidente de Nintendo.

Este mismo año, a la vuelta del verano, vamos a celebrar el 30 aniversario del lanzamiento de Super Mario Bros. (se lanzó en 1985 en Japón). Es una lástima que Iwata no vaya a soplar las velas junto a nuestro fontanero favorito, pero quizá el destino nos quería mandar este mensaje de que los videojuegos, y nosotros con ellos, nos estamos haciendo mayores. Sin embargo... ¡qué demonios! Celebrémoslo con un mando en la mano y disfrutando de nuestro juego preferido, que seguro que es como Iwata querría vernos. La próxima partida va por ti, Satoru.

Lecturas recomendadas