Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Los juegos buenos o los buenos juegos

imagen por defecto contenido opinión

Hace años andaba yo buscando un juego de aviones para NES. No para mí, que no me gustan , para mi… novio (qué palabra tan fea).

Por aquella época salió Hobby Consolas. Mi amigo se la compraba y yo me la leía. En su sección que se llamaba ¡Qué locura! (y que los más viejos del lugar recordarán) se publicaba una “Contralista” con los tres peores juegos de cada consola.                                  Y ahí estaba el Top Gun de NES.

En cuanto le eché el ojo me fui a la tienda a comprarlo. Yo no fui capaz de aterrizar en el portaaviones ni una sola vez (al menos, no lo recuerdo), pero mi amigo le echó horas y horas. Qué queréis que os diga, a mí me parece que los que consideraron al Top Gun como uno de las peores juegos de la consola no iban desencaminados, pero también es verdad que es uno de los cartuchos que más han recalentado mi NES (aunque no le diera yo al power).

La conclusión parece bastante obvia, ¿verdad?

Un amigo mío, que sabe de juegos mucho, mucho, ha jugado al Conan de PS3 hasta que le han sangrado los pulgares. Y ha sido el primero en reconocer que el juego es “flojete”. Pero es que como le gusta le musculitos...

Yo misma estuve  enganchada al Galáctica de PS2. Un híbrido extraño entre matamarcianos y simulador de vuelo, pero con las naves de la serie de TV (de la nueva, que por aquel entonces no se había estrenado en España). No me pareció que tuviera calidad como para incluirlo en la revista (el papel es limitado y hay que seleccionar), pero me eché mis buenas partiditas en casa.

Si os pregunto, muchos me contaríais historias parecidas. Entonces, ¿merece la pena discutir sobre si Uncharted 2 es mejor que Assassin’s Creed II o si Modern Warfare 2 les supera a los dos? ¿Hasta qué punto los datos objetivos tienen que imponerse a las impresiones subjetivas?

Uno de vosotros contestaba a un post anterior diciendo que los juegos de ahora no tienen Alma. No estoy de acuerdo con esa afirmación, pero sí creo que es una bonita manera de definir ese no-sé-qué que hace que un juego sea especial. Aunque no todos comprendamos el porqué. Lo que es especial para mí no tiene porque serlo para ti.

Estoy segura que todos disfrutamos más de los juegos que nos hacen tilín (por el personaje, por la ambientación, por la historia…) que de los “Grandes” juegos que, aunque nos gusten y nos entren por los ojos, no nos llegan al corazoncito.

No he jugado a Call of Duty y no creo que lo haga. He mirado atentamente a mi amigo mientras se lo acababa y reconozco su calidad, pero tengo claro que COD no es mi “Alma” gemela. 

¿Hay algún juego que os dé vergüenza reconocer que os ha enganchado? Prometo contaros mis más oscuros secretos jugables ;-)

Lecturas recomendadas