Imagen de perfil de Manuel del Campo
La opinión de
Manuel del Campo

Jugar en movimiento

imagen por defecto contenido opinión

El otro día estuve jugando a Heavy Rain. Era domingo. La noche anterior salí y me acosté un poco tarde, así que decidí que era un buen día para vaguear y jugar con la consola. Por supuesto, tumbado en el sofá. Al poco de acabar (por cierto, qué bueno Heavy Rain) me puse a pensar en que hace unos días probé el Project Natal de Microsoft, y que en marzo Sony presentó al mundo su PlayStation Move, las respectivas alternativas de estas compañías a la exitosa propuesta de Nintendo y su Wii. Del primero solo puedo contar maravillas: la detección de TODOS los movimientos del cuerpo es tan precisa como inmediata. Podemos estar ante algo revolucionario. Del periférico de Sony solo puedo opinar por lo que he visto y me han contado, pero también promete. Y mucho.

El caso es que, en una asociación de ideas algo oportuna, se me ocurrió que si en ese momento el juego me hubiera obligado a ponerme en pie para interactuar con algún personaje, mover los brazos para combatir o algo similar, hubiera cambiado de juego. O me hubiera puesto a leer un libro.

Matizo, antes de que elucubréis en vano. A mí me encanta jugar moviéndome. Wii Sports y Wii Fit han sido dos de mis juegos preferidos en los últimos años. Es más, adoro el deporte y todo lo que suponga actividad física. Pero también valoro mucho los momentos en el sofá, jugando con la consola o viendo una peli. Así que, que no me los quiten por favor.

En fin, creo que ambas experiencias pueden convivir en una sola consola, sacando el máximo rendimiento a cada una de ellas. La posibilidad de poder elegir de cuál me apetece disfrutar en cada momento me parece todo un acierto. Y desde este año las tres consolas domésticas contarán con las dos opciones. Ahora toca ver quién lo hace mejor. Los próximos meses se presentan muy "moviditos" (perdón por el chascarrillo fácil...). Qué divertido es esto de los videojuegos.

Lecturas recomendadas