Imagen de perfil de Paco Delgado
La opinión de
Paco Delgado

La jugarreta final de Kane

imagen por defecto contenido opinión

Me acaba de llegar la versión final de Command & Conquer 4: Tiberian Twilight. Sí, sé que pese a su nombre, pese a sus 15 años de historia, pese a que se trata del juego que se "inventó" el concepto RTS, la Estrategia en tiempo real tal y como la conocemos los jugadores en PC (aunque siempre estará Dune 2 antes, ¿verdad?) y todo lo demás, no se trata de una saga que tenga tantos fans como StarCraft, tanto seguidor purista como los Civilization, ni tanto glamour como Total War. Pero soy un pecador confeso y Command & Conquer siempre ha estado entre mis juegos favoritos. Soy un devoto fan de Kane, qué le vamos a hacer.

Kane siempre ha sido un icono para los seguidores de C&C, tanto si luchábamos con los NOD, adorándole como líder, o del lado de la GDI, intentando zurrarle la badana. Y ahora, cuando llega la conclusión de la saga (aunque, bueno, ya sabes cómo funciona esto, lo mismo ve EA que todavía hay mercado y algún que otro título en plan "spin off" aparece por "sorpresa"), 15 años de Historia de la Estrategia para PC que condensan toda la experiencia acumulada en este tiempo, va EA y saca el juego... ¡sin traducir! ¡Con un par! Y no, no hablo de que las voces no estén en español, como en Dragon Age: Origins o en Mass Effect 2, algo que no es plato de gusto, pero se puede comprender por lo mastodóntico de ambos. Es que no están traducidos ni los textos en el juego. Todo, todito, todo en perfecto inglés de EE.UU. Y en 2010. Oh, mil perdones, el manual sí está en español. Gracias, gracias.

Eso es lo que se llama potenciar el mercado de juegos para PC, respetar a los seguidores de la serie que compran juegos originales y luchar contra la piratería. Bueno, no sé de qué me extraño, si ya lo decía perfectamente J.L. Sanz en su blog, en su estupenda entrada El cliente siempre se lleva el pescozón, del otro día.

Luego, claro, aDeSe presenta los resultados del sector del videojuego en 2009 y algunos se llevan las manos a la cabeza, se preguntan por qué el jugador prefiere comprar el mismo juego vía online en UK (con precios al cambio, como media, un 20% más baratos que en España, incluyendo el transporte) aunque no esté traducido (total, en casos como éste da completamente igual), en lugar de en la tienda de la esquina, y se acaba echando la culpa a la crisis que, al fin y al cabo, viene muy bien.

No sé, resulta que, lo mismo, uno ya debía estar acostumbrado a esto. El primer C&C lo jugué sin traducir. Vale, era lógico hace quince años. Y luego, algunas entregas de la serie han sufrido en sus bits los estragos de los inicios de la industria de la localización en España (¡ese "¡muévelo!" -move on!- con las tropas de infantería en Tiberian Sun!). ¿Sería cosa de Kane, alguna de sus malévolas y pérfidas estrategias para minar la moral de la GDI? Lo que está claro es que su última jugarreta, en el juego con el diseño más ambicioso de toda la serie, ha sido la mejor y la más inesperada. La maldad de Kane no conoce límites...

Lecturas recomendadas