Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

Kinect y Heidi Klum

imagen por defecto contenido opinión

<p>Anoche, tras terminar la conferencia de Microsoft, nos pusimos a cenar los que andábamos de retén en HobbyNews.es, haciendo el horario de Los Ángeles en Madrid pero sin los problemas <em>del jet-lag </em>que, a buen seguro, tendrán Paco y Dani, los enviados especiales de Axel Springer al E3. Pues volviendo a la cena, salió el tema de Kinect. Como era de esperar.</p><p>&nbsp;</p>

Anoche, tras terminar la conferencia de Microsoft, nos pusimos a cenar los que andábamos de retén en HobbyNews.es, haciendo el horario de Los Ángeles en Madrid pero sin los problemas del jet-lag que, a buen seguro, tendrán Paco y Dani, los enviados especiales de Axel Springer al E3. Pues volviendo a la cena, salió el tema de Kinect. Como era de esperar.

El que suscribe, que ha jugado y disfrutado con un Pong casi igual que con un Gears of War, contemplar ingenios como Kinect es algo que le deja a uno con la boca abierta. ¡¡No hay mando para jugar!! ¡¡Pero si no estamos todavía en 2015!! Desde ayer, nuestros niños ya se pueden reír a gusto de todos nosotros, los mega-carcas, como ocurría en Regreso al Futuro II con un Marty McFly presumiendo de usar una pistola.

Pero dejando a un lado lo fantástico que pinta este Kinect, se me venía a la cabeza una comparación para intentar comprender por qué Microsoft ha lanzado este sistema de control con una consola que ya lleva su tiempecito en el mercado. Todos, entre bocado y bocado, coincidíamos en que Kinect debía haber sido el sistema de control de la futura Xbox 720.

Pero imaginad a los responsables de Microsoft viendo primero Project Natal y, después, Kinect en funcionamiento en los primeros prototipos. ¿Cómo van a guardarse ese invento durante tres años? ¿Cómo no van a decirle al mundo que tienen una tecnología así de alucinante? Sería como si uno de nosotros, pobres y rechonchos mortales, un día le hacemos gracia a Heidi Klum y triunfamos...

¿Aguantaríais tres años para gritárselo al mundo? Pues así debió sentirse Microsoft cuando conoció a Kinect... ¿no os parece?

Lecturas recomendadas