Imagen de perfil de Victor Ayora
La opinión de
Victor Ayora

Lara Croft, ¿objeto de deseo?

imagen por defecto contenido opinión

Aún recuerdo el día en que mi Saturn cargó por primera vez Tomb Raider. El juego me lo prestó un amigo. Sí, señores, me lo prestó. Todavía el intercambio de videojuegos no estaba perseguido como pretenden. «Toma», me dijo, para continuar «el juego es la polla. Es como un Indiana Jones pero manejas a una tía buena, ¡vaya tetas qué tiene!». Ante la premisa de encontrarme a una conejita de Playboy saltando entre salientes (que no salidos) no tardé en probar el juego dejando los libros para otro momento.

Aluciné, en serio. El juego me enamoró. Tomb Raider me pareció un videojuego que mezclaba inteligentemente aventura, plataformas, exploración y una justa dosis de acción. En definitiva, una obra maestra de aquella generación. Ahora, minimizar el juego a Indiana Jones con trenza y grandes pechos obviando las (muchas) bondades que trae el título es totalmente absurdo. Menos mal que Lara no heredó el látigo de Indy…

Los polígonos que formaban a Lara eran los que eran para aquella época. El juego podía presumir de grandes gráficos sin duda. No obstante, había que imaginar mucho para ver en aquella composición poligonal una mujer medianamente atractiva. Sus picudas formas, de verdad, no ayudaban. Si a alguien le podía parecer físicamente atrayente esa mujer, en serio, tenía un problema.

Además, uno que viene de los 80 puede pensar que a pesar de que el personaje en el juego no era especialmente atractivo seguro que contaba con una portada totalmente explosiva. Sin embargo, la portada no destacaba por nada especial. Se limitaba a mostrar a la protagonista con un aspecto mejorado en comparación con el propio juego, pero no mucho. No puedo dejar de pensar lo que Azpiri hubiera hecho con esa portada si Eidos lo hubiera contratado.

La idea de convertir a Lara Croft en mito erótico no viene solo de la mente de los jugadores. Mucha culpa la tuvo Core Design y Eidos al ver el potencial que el personaje podía mostrar en los quinceañeros con acné. El lanzamiento de cada entrega era acompañado por una modelo de líneas neumáticas enseñando como disparar sus armas. Una de ellas fue de lista y aprovechó el momento de éxito que vivía la franquicia para enseñar su cuerpo desnudo valiéndose del nombre de Lara Croft. Eidos tardó cero coma en romper el contrato, claro está.

Así siguieron durante varias entregas, aunque cada vez se dejaba más de lado lo original que mostraba Tomb Raider para convertirse poco a poco en la insulsa Lara Croft. Los diseñadores andaban más preocupados en mostrar una Lara cada vez más (ir)real, incluida su anatomía femenina, dejando de lado lo que en realidad importa: hacer un buen juego.

Sin embargo, algo totalmente inesperado estaba a punto de suceder. Los dueños de la IP decidieron que la etapa Core había llegado demasiado lejos y decidieron otorgar a Crystal Dynamics el desarrollo de una nueva entrega que estuviera basada en lo conocido pero que diera aires nuevos a la saga. Tras varios años de producción vio la luz Tomb Raider: Legend que inmediatamente se convirtió en un auténtico superventas.

Después de Legend vinieron el remake del primer título, Anniversary, y Underworld. Estos tres nuevos juegos dieron el crédito suficiente a Crystal Dynamics para realizar un reboot que la saga pedía a gritos.

Un aspecto indudable a reiniciar no era otro que la protagonista. Lara Croft, aquel mito sexual para algunos, iba a dejar de ser esa curvipicuda mujer para convertirse en una guapa jovenzuela con una anatomía más normal dejando atrás las exageraciones.

Sin embargo, y tras los vídeos mostrados en el E3, todo ha vuelto a empezar. El aspecto sexual de Tomb Raider ha salido de nuevo a la luz. El responsable ha sido un vídeo donde Lara parece sufrir un conato de abuso que ella repele al instante. El tráiler no ha dejado de hacer ruido desde entonces, al igual que el gameplay que muestra el sufrimiento que experimenta la joven Croft y que ella expresa con gritos (de dolor) siendo confundidos éstos por gemidos (de placer). Todo esto está siendo llevado a mal lugar a mi juicio. Ni aquella primera Lara era atractiva ni esta nueva esconde entre sus gritos orgasmos en secreto. ¿Acaso el sufrimiento humano puede ser malinterpretado de tal forma? Si es así, eso tiene un nombre.

LaFortalezaDeLechuck.com

Lecturas recomendadas