Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

Leisure Suit... ¡Donald!

imagen por defecto contenido opinión

Sé que me estoy poniendo un poquito tonto con el tema retro, pero llevo un par de semanas pelín sensible con el tema y no sé si ya os está cansando. El caso es que, por arte de magia, han comenzado a salir juegos de algunas cajas que tenía guardadas en el trastero que no sabía ni que los tenía. Uno ya lo padecísteis la semana pasada (M.U.L.E.), y otro de ellos es el presente Donald Duck's Playground.

"¿Un juego del Pato Donald? Pues sí que está mal este tío", pensaréis. Bueno, bueno, todo tiene una explicación. La verdad es que cuando vi este juego el cuerpo me pedía hablar de las franquicias, de los juegos basados en películas y demás inventos ad-hoc que se conciben para hacerle la ola marketiniana a algún producto de masas... pero rápidamente se me quitó la idea de la cabeza.

Donal Duck's Playground era un juego infantil para niños de 7 a 11 años que salió a la venta en 1984 para Commodore 64 (más tarde también los hizo para otros sistemas) y que llevaba el sello de la legendaria Sierra On-Line liderada por una tal Roberta Williams, creadora de una saga de aventuras gráficas llamadas King Quest. ¿Os suenan?

Pues resulta que mirando un poquitín, este título de Disney fue obra de un tal Al Lowe... ¡¡el creador de los gamberros Leisure suit Larry!! Y buceando un poquito más, a este Donald Duck's Playground le siguieron otros trabajos para Sierra On-line como Winnie the Pooh en el Bosque de los 100 Acres y The Black Cauldron.

Analizando los acontecimientos posteriores, lo que no cabe la menor duda es de que su paso por estos tres proyectos Disney-guay debieron dejar a Al Lowe bastante tocadito. Y es que si lo pensamos detenidamente, tanta felicidad y tanto animal parlanchín made in Disney deben terminar por volverle a uno loco y, tal vez por eso, todo lo que hizo Al Lowe después tiene su justificación... mentalmente hablando.

Y es que lo inmediatamente posterior en lo que se embarcó, al margen de liderar los proyectos Police Quest y King Quest III en 1986, fue una saga llamada Leisure Suit Larry donde cabía cualquier cosa que fuera obscena, chavacana, guarra, vulgar y desagradable. Al Lowe, no sabemos si adrede o no, había creado un engendro de personaje que hizo las delicias de unos jugadores que, en plena edad del pavo, eso de tirarle los tejos a una moza pixelada les parecía un acontecimiento de lo más... ¿excitante?

Así, sin darse cuenta, Al Lowe había pasado de ser un tierno infante como Anakin Skywalker y sus peluches Disney, a abrazar la fe del Reverso Tenebroso de la Fuerza con un Larry desatado en plan Darth Vader. Es más, Larry ha terminado por convertirse en un tipo más peligroso que el personaje de George Lucas, porque a su horroroso aspecto desaliñado y sus costumbres poco recomendables, hay que añadirle una musiquilla que le acompañárá siempre y que, por cierto, también fue obra de Al Lowe. Un cachondo mental al que podéis seguir leyendo en su página oficial. No es que la actualice mucho, pero tiene cosas realmente interesantes...

¡¡Va por ti, Al!!


Lecturas recomendadas