Imagen de perfil de Roberto J. R. Anderson
La opinión de
Roberto J. R. Anderson

Level-5 mola: videojuegos, anime y manga

fantasy-life-2

Hace muchos años que me enamoré de Level-5, pero lo que no imaginaba era que ese sentimiento iba a crecer tanto con el paso del tiempo. Noté que había algo muy especial en estos japoneses cuando sólo trabajaban en consolas PlayStation, en aquellos comienzos tan increíblemente prometedores (Dark Cloud, Dragon Quest VIII, Rogue Galaxy), pero creo que ha sido en las portátiles de Nintendo donde la compañía fundada por Akihiro Hino ha desplegado todo su potencial.

 

 

Para DS crearon dos de las sagas que más me gustan, Profesor Layton e Inazuma Eleven, y desarrollaron mi juego favorito para la consola en colaboración con Square Enix: Dragon Quest IX, la segunda (y hasta ahora última) entrega en la que han participado de la saga de rol japonés por excelencia. En 3DS no sólo han continuado perfeccionando Layton e Inazuma con estupendas entregas, sino que su ambición les ha llevado a crear nuevas propiedades intelectuales de lo más atractivas como Fantasy Life y Little Battlers eXperience: este último llegará muy pronto a nuestras fronteras, y la semana que viene tendréis su correspondiente análisis. Durante el último mes lo he jugado mucho, y me encantaría que en el futuro también nos llegasen sus dos continuaciones. Por otra parte, también me parecen dignos de mención los siete juegos de la serie Guild, en los que Level-5 colaboró con diversos estudios y desarrolladores de renombre y que a nosotros nos llegaron a través de la eShop. Eran juegos pequeños y variados, y aunque es cierto que tenían sus limitaciones había auténticas joyitas repletas de carisma: yo guardo especialmente en mi corazón Attack of the Friday Monsters! y Weapon Shop de Omasse. Desde luego, las iniciativas de Level-5 para innovar y crear cosas especiales son admirables.

 

Pero parece que la creación más importante de Level-5 está aún por llegar: Yo-Kai Watch, una saga de rol y reclutamiento de seres sobrenaturales que ha arrasado en Japón. El éxito de los productos de Level-5 ha ido en aumento hasta que han dado más en el clavo que nunca con una propiedad intelectual que ha logrado coronarse como la más popular del momento en Japón: Yo-Kai Watch 2 fue el juego más vendido de 2014 en el país (por encima de títulos del calibre de Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa y de Monster Hunter 4 Ultimate), y el reciente lanzamiento nipón de Yo-Kai Watch Busters ha alcanzado unas cifras también colosales a pesar de tratarse de un spin-off. El éxito no sólo se debe a los juegos: Level-5 ha aprendido a crear grandes propiedades intelectuales que reúnen videojuegos, anime, manga y merchandising, y Yo-Kai Watch lo ha "petado" en todos los ámbitos. ¿Qué tendrá Yo-Kai Watch para haber encandilado de semejante manera a la audiencia japonesa? Estoy deseando descubrirlo el año que viene, cuando el primer juego llegue por fin a Europa.

 

 

De hecho, todo apunta a que 2016 será un año cargado de nuevos juegazos de Level-5 para 3DS en nuestro continente. A la ya confirmada llegada del primer Yo-Kai Watch se sumará Inazuma Eleven GO Galaxy, que cerrará la trilogía GO y cuyo lanzamiento europeo aún no está confirmado, pero que podemos dar por hecho que llegará durante la primera mitad del año como sus predecesores. Con suerte también tendremos el segundo Little Battlers eXperience, aunque está claro que eso dependerá de la acogida que tenga el primero. Además, también podría llegar Dragon Quest VIII: El Periplo del Rey Maldito, la adaptación portátil de mi juego de rol favorito, que en su día desarrollaron ellos. Sin embargo, en caso de que Square Enix nos traiga este último probablemente habrá que esperar más: 2016 podría ser el año del remake de la séptima entrega en Occidente, el cual no tiene nada que ver con Level-5 pero por supuesto también quiero jugar.

 

Hay pocas cosas que puedan reprocharse a Level-5, aunque quizás algunos hardcore gamers miren con recelo cómo la compañía ha pasado a centrar casi todos sus recursos en juegos destinados al público infantil. A mí no me molesta mientras sean tan divertidos, y el niño que sigo teniendo dentro de mí seguirá desfrutando de títulos como Inazuma y Little Battlers eXperience por muchos años que pasen. Además, creo que en Level-5 han demostrado ser maestros en el desarrollo de juegos infantiles, con productos idóneos para entrar en el mundo de los videojuegos que no renuncian a una gran profundidad ni a un montón de opciones y posibilidades. Por otra parte, se les podría criticar su nuevo enfoque en juegos para smartphones con los anunciados Layton 7 y Fantasy Life 2, pero no parece que eso vaya a impedir que sigan centrando sus esfuerzos en consolas (especialmente las portátiles de Nintendo), al menos mientras la industria no dé un giro radical, pero ese es otro tema. Y en cualquier caso, aún está por ver el resultado de esos dos juegos móviles.

 

 

En definitiva: aunque Level-5 es una compañía pequeña en comparación a las grandes del sector (sólo tiene 280 empleados, en comparación con los 2.600 de Capcom y los 5.400 de Konami por ejemplo) y con una trayectoria relativamente corta, ha demostrado ser una de las desarrolladoras más talentosas y creativas tanto de Japón como del mundo entero. Les deseo muchos más éxitos en el futuro, y espero que nos den aún muchas más alegrías.

 

Lecturas recomendadas