Imagen de perfil de Alberto Lloret
La opinión de
Alberto Lloret

Madrid Games Week, las ferias y sus cifras

imagen por defecto contenido opinión

Llevo un par de días dándole vueltas a los 55000 visitantes de la recientemente clausurada feria Madrid Games Week y, qué queréis que os diga… Nunca me termino de creer este tipo de datos que, apenas media hora después de echar el cierre, se apresuran a emitir vía notas de prensa. Pero ni las que de España, ni las de otros países… aunque estas últimas siempre suelen tener algo más de credibilidad, sobre todo los nipones, que son 1000 veces más cuadriculados que nosotros. Y os preguntaréis, ¿por qué no se las crees?

Vale que no son equiparables, pero por trabajo, he tenido la suerte de pasar por algunas de las ferias más importantes de la industria del videojuego, como el E3 o el Tokyo Game Show, y debo reconocer que no me he encontrado lo mismo que aquí… ¡por algo somos el primer país de Europa donde se ha contagiado el ébola! Me pasé por la feria 3 días de los 4 días y, prestando un poco de atención, el ojo observador puede haber todo tipo de “irregularidades”, empezando por el propio jueves, el día de los profesionales, donde se pudo ver un bebe en su mochila colgando del padre (¿el tierno infante cuenta como uno de los 55.000 visitantes o una extensión del visitante acreditado?)

O en los momentos de mayor aglomeración, como el fin de semana, que se formaron grandes colas y para agilizar el asunto se abrieron los torniquetes del pabellón y no era necesaria la entrada o tarjeta de acceso para acceder a la feria. Esto propició que los asistentes a otras ferias, como la de fruta que se celebró en el mismo periódo de tiempo, pudieran entrar en la de videojuegos (y viceversa, que también los hubo).

Y aún tengo más dudas. En el caso de que los torniquetes fueran un medio útil para contabilizar los accesos a la feria, ¿cómo distingue entre la gente que entra y sale varias veces al pabellón? En mi caso personal, sin ir más lejos, el domingo salí como 5 ó 6 veces para realizar llamadas (la cobertura, 3G incluido era nefasta), comer… etc. ¿Cada una de mis entradas y salidas se considera como un visitante distinto?

Algunos dirán, “¡no hombre, se contabiliza por entradas vendidas y acreditaciones emitidas!” Pues, ni tan siquiera esos datos me convencen. Hay pases profesionales, emitidos para una persona, o incluso los de los puestos o expositores, que son utilizados por más de una persona (no es viejo el truco de salir una persona del pabellón con varias acreditaciones, repartirlas a la salida y volver a entrar). Y eso sin contar las entradas vendidas que no se utilizan por los motivos que sean (enfermedad, etc.).

Además, no deja de resultar curioso que este año, en el que no existía un tirón equiparable al de mostrar nuevas máquinas (como en la anterior edición), hayan acudido 3000 personas más que el año pasado. Sí, había unos cuantos títulos que no llegarán hasta 2015, The Order 1886, Bloodborne o Project Cars, sin contar la cantidad de indies que se mostraron… pero en ningún caso es equiparable al tirón de ver y probar por primera vez PlayStation 4 o Xbox One. ¿O en eso tampoco estamos de acuerdo?

Ojo. No estoy diciendo que no hubiera 55000 personas (con las trampas expuestas, puede que la cifra se quedara pequeña, igual que los 52000 del año anterior) sino que este tipo de datos prefiero cogerlos con pinzas. Quizá, en lugar de darse la palmada en el pecho o espalda, quizá, deberían empezar a poner sobre la mesa los problemas que se vienen detectando desde la primera edición, o los que han surgido nuevos en esta, como la falta de moqueta en los pasillos principales, y empezar a trabajar en serio para solucionarlos en la siguiente.

Suciedad que se acumula a medida que va pasando el día (tirón de orejas para los guarretes que no la tiran a la salida y para Ifema, por no limpiar el pabellón durante el evento) y sobre todo, pocos puestos de juego (PlayStation tenía 170 máquinas, Nintendo 120 y  Xbox One más de 120… ¿cómo se van a mantener entretenidas a más de 10000 personas por día? Eso sí, aplaudo y muy fuerte que cada vez se dejen más hueco a los desarrollos independientes –este año había cosas muy interesantes-, a Gamelab, y a las presentaciones… pero si queremos que Madrid Games Week o cualquier feria a nivel nacional, se mantenga en el tiempo, muchas cosas deberían cambiar.

Lecturas recomendadas