Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Los males de la publicidad

imagen por defecto contenido opinión

No sé si lo sabéis o si sois conscientes de ello, pero los medios de comunicación en general sobreviven gracias a la publicidad. Sí, ese elemento que parece que tanto os molesta, porque en cuanto veis una página en un revista o un banner en una web ya os inspira desconfianza y os da pie para montaros estrambóticas teorías de la conspiración. Teorías que nos tocan muy mucho la fibra (al menos a mí), porque en más de 20 años no sólo no he olido uno de esos maletines de los que habláis, es que ni tan siquiera me los han ofrecido.

Sería una delicia no tener que depender de la publicidad, porque todo sería fácil, fluido y con menos presiones. Sería genial que el hecho de que leyerais este post ya pagara el tiempo que dedico a ello o que con el dinero que pagáis por una revista en papel o un periódico ya fuera suficiente para garantizar su supervivencia. Pero no lo es. En un mundo ideal, sería fantástico que todo el mundo tuviera coches no contaminantes, que nadie tuviera que vivir en la calle y que los árbitros no se equivocaran nunca. Pero este no es un mundo ideal.

Este es un mundo en el que todos queremos conseguirlo todo gratis. Un mundo en el que los que antes mandaban SMS a porrillo, como si no costaran, luego montan una revolución porque el Whatsapp les va a costar 0,89 céntimos. Un mundo en el que estamos dispuestos a gastarnos 600 euros en un teléfono móvil (inteligente, eso sí) y luego andamos gorroneando wi-fi por ahí. Un mundo donde te compras una tele de tropecientas pulgas, tropecientas "P" y otros tropecientos euros y luego te descargas las pelis piratas y ves series desde la web… Lo gracioso, además, es que lejos de reconocer que no está bien, nos justificamos con expresiones tipo “es sin ánimo de lucro”, cuando las web que reparten esos links piratas y las propias webs que los alojan se forran a base de publicidad. Publicidad que les llega gracias a su elevado número de visitas. Y, lo que es peor, a base de suscripciones "premium", que tiene guasa. ¿De verdad pensáis que lo hacen por amor al arte? ¿Que este invento de los servidores, los hostings y todas esas cosas que en mi ignorancia me suenan a ciencia ficción son gratis?

Según funciona este mundo, la publicidad es lo que mantiene a las cadenas de televisión, a las radios, a las webs y a las publicaciones impresas. Eso sí, la publicidad baja y se reduce porque, como están las cosas como están, hay menos consumo. Sí, la pescadilla que se muerde la cola: si no tengo trabajo no consumo, si no consumo se cierran empresas y si se cierran empresas hay menos trabajo…

Lo curioso es que la crisis real está sirviendo de excusa a mucha gente. Algunas veces es una reacción inconsciente: según está el patio, la noche “CCC” (cena, cine, copa), la voy a dejar en “C” a secas (cada uno que elija la “C” que más gustito le dé). No lo haces porque te hayas quedado sin trabajo o te hayan bajado el sueldo, lo haces por si las moscas. Igual que vas a esperar un poquito más para cambiar de coche o no te llevas ese bolso tan mono, porque ya tienes muchos… Otro se excusan en la crisis de manera totalmente consciente y, por ejemplo, aprovechan para hacer limpiezas en sus empresas, aunque den beneficios, o reducen sus inversiones publicitarias al 50% aunque su facturación sólo haya bajado un 10%...

La industria de los videojuegos en nuestro país es un claro ejemplo. Según el balance anual de aDeSe (ahora AEVI, Asociación Española de Videojuegos), el valor del consumo de videojuegos en España en 2013 alcanzó los 762 millones de euros, lo que representa, un 7,3% menos que el de 2012. Esto no impide que los videojuegos sean la primera industria cultural en nuestro país si hablamos de consumo, o eso dice la propia AEVI en su informe. Una caída que en principio no debería ser demasiado preocupante, teniendo en cuenta que en 2012 el descenso fue del 16%. Es decir, la curva se suaviza y, según la propia AEVI: “2013 puede considerarse un año de transición que trae consigo importantes expectativas de cara a 2014. La industria del videojuego está llamada a tener un papel protagonista en la generación riqueza y tejido industrial innovador”. Pues qué bien.

Resulta que esa caída de ingresos de 7,3% se ha visto compensada con un 16% menos de inversión publicitaria. 4 millones de euros menos que se han recortado, básicamente, de Internet y revistas. De los 22 millones de euros invertidos en publicidad, 18 son para la televisión y el resto se lo reparten los demás medios (especializados o no) donde se incluyen periódicos, cine, radio, vallas publicitarias, dominicales… En total, la inversión publicitaria en internet se ha reducido un 32% y en revista un 44%. Es decir, el dinero se va a la tele. Pero como la tele es tan cara, en realidad se anuncian sólo los juegos que ya se sabe que van a vender, los llamados “AAA”. Y claro, como además salen en la tele efectivamente son los que más se venden… Para el resto de juegos, para los que tiene menos “aes”, no hay nada, porque para la tele no llega y en prensa (online o print), ya no se invierte…

No deja de ser curioso (por no decir otra cosa) que una industria que tiene (o tenía) un buen puñado de medios especializados que les ayudan a dar a conocer sus productos, les dé la espalda de una manera tan descarada y descarnada. El razonamiento es aquel de “total, si ya hablan de mí gratis” (¿véis la ironía?). La pregunta sería ¿durante cuánto tiempo?

Lecturas recomendadas