Imagen de perfil de Daniel Quesada
La opinión de
Daniel Quesada

Mario en tiempo real

imagen por defecto contenido opinión

<p>Justo antes de que se abrieran las puertas del <b>E3 2013</b>, <b>Nintendo</b> celebró un evento especial que venía a sustituir su conferencia anual. Con la frase "play the game" constantemente en la boca de <b>Reggie Fils-Aime</b>, la motivación era clara: nada de introducciones largas ni cifras aburridas, simplemente nos ofrecían los juegos para que los probáramos junto a sus creadores.</p>

Justo antes de que se abrieran las puertas del E3 2013, Nintendo celebró un evento especial que venía a sustituir su conferencia anual. Con la frase "play the game" constantemente en la boca de Reggie Fils-Aime, la motivación era clara: nada de introducciones largas ni cifras aburridas, simplemente nos ofrecían los juegos para que los probáramos junto a sus creadores.

Ya hemos comentado en alguna tertulia que Nintendo no quiere enfrentarse de tú a tú con Microsoft y Sony este año. Por eso, ha decidido ir a su bola, con esta reunión en la que tampoco había una barbaridad de juegos para probar, pero sí ese ambiente simpático, limpio y, por qué no, "buenrollero" tan propio de Nintendo.

Por eso, no es de extrañar que optara por amenizar el tiempo de espera con una pantalla gigante en la que aparecía... Mario, cómo no.

Este Mario hacía muecas y movía la boca en tiempo real, siguiendo las frases que iba improvisando Charles Martinet, la voz del personaje desde aquel lejano Super Mario 64. Precisamente, Martinet comenzó a hacer ese papel gracias al encargo de doblar un "rostro animado" de Mario, muy parecido a este (pero con menos polígonos, claro), durante un E3 de hace 3 lustros.

El pobre Charles ha tenido que improvisar mientra Miyamoto, Reggie y demás preparaban sus "speeches", así que Mario se ha tirado unos 15 minutos soltando frases en plan "mamma mia, the show is about to start" o "it´sa me, Mario"! Que digo yo... Martinet, hijo, en 15 años y pico ya te podías haber preparado alguna frase nueva, ¿no?

Daba igual, los asistentes, personas de treinta y pico años de media, disfrutaban como niños cuando este "virtual Mario" los saludaba y les preguntaba cómo estaban. Aaaah, pero el destino del actor de doblaje (bueno, Martinet tiene otros registros, pero no es muy conocido sobre las tablas) es dura. Así, cuando llegó la hora de probar los juegos, todo el mundo corría para acercarse a Miyamoto, Aonuma, Kamiya y todas las demás estrellas que habían sido invitadas al evento.

Prácticamente nadie reconocía a Martinet, ese señor con cara de turista en Torrevieja, de constante sonrisa, pelo canoso y perfil espigado. Nadie posó sus ojos en él.

Pero un servidor, sí. ;)

Lecturas recomendadas