Imagen de perfil de Daniel Quesada
La opinión de
Daniel Quesada

Más que feria, un sarao

imagen por defecto contenido opinión

<p>Ya hemos hablado de casi todos los aspectos importantes del E3, como son los juegos, las nuevas consolas, las conferencias… Pero nos faltaba por comentar otro gran incentivo de la feria: los desarrolladores de juegos. En ninguna otra ocasión podemos a ver a tanto “gurú” junto, compartiendo contigo sus conocimientos y opiniones.

Ya hemos hablado de casi todos los aspectos importantes del E3, como son los juegos, las nuevas consolas, las conferencias… Pero nos faltaba por comentar otro gran incentivo de la feria: los desarrolladores de juegos. En ninguna otra ocasión podemos a ver a tanto “gurú” junto, compartiendo contigo sus conocimientos y opiniones. Me he acordado hoy de este tema porque me ha tocado cruzarme con varias modalidades dentro de esta categoría de artistas:

- En primer lugar está el americano. Todos ellos suelen seguir el mismo patrón: son vendemotos profesionales. Sea su juego una obra de arte o un producto del montón, ellos saben sacar a la luz todas sus ventajas y lo hacen con una sonrisa y alguna que otra broma guardada en la recámara. Son los que mejor nos vienen a los periodistas, pues están encantados de conceder entrevistas o dejarse fotografiar en alguna pose graciosa. El ejemplo de hoy ha sido Cliff Bleszinski, que, en plena fiesta de presentación de Gears of War 3, ha sacado tiempo para dejar un momentito a su novia (vaya novia, amigos) y sus obligaciones sociales, mandar un saludo improvisado a sus fans de Hobby News y, de paso, publicitar su juego. Lo dicho, llevan la venta en las venas.

- Luego está el japonés “cerrao”. Suelen ser personas super respetables, que abanderan sagas con solera. Sin embargo, arrancarles una sonrisa o una broma suele ser más complicado que tomar sopa con tenedor. Ellos responden a tus preguntas, sí. Pero propón temas que tengan sentido y ve al grano, porque ellos lo harán. Una buena muestra es

Tetsuya Nombra (el creador de Kingdom Hearts), al que he podido entrevistar hoy, lo que es todo un privilegio. Este señor, además de un genio al que da gusto escuchar, es inexpresivo y distante como él solo. Además, estas personalizades suelen ir siempre acompañadas por el traductor de turno más el “vigilante” (esa persona que se encarga de controlar que no se hagan preguntas inoportunas). Estos encuentros suelen ser demasiado fríos, demasiado corporativos… Y a la vez resultan irresistibles por sus protagonistas.

- A continuación estaría el japonés “salao”. Son casos sorprendentemente comunes. Se trata de personas que han creado auténticos juegazos pero se comportan con toda la humildad del mundo y se pasean por la feria o por los saraos como una persona más. Quizá es porque esperan que nadie sepa quienes son… Si los ves, tienes que aprovechar, porque suelen ser personas cercanas y se prestan a hacer alguna foto cómica contigo (gracias a ese humor blanco y “naif” tan propio de los japoneses). En esta feria he visto muestras como Yoshinori Ono (el “papá” de Super Street Fighter IV), el siempre cercano Tetsuya Mizuguchi (Rez, Space Channel 5) o Koji Igarashi, credor de Castlevania, al que nunca falta su sombrero vaquero. Les encanta poner posturitas ante la cámara y agradecen con una sonrisa y una reverencia que les hayas mostrado afecto. A Ono se le ha visto paseando por aquí y por allá (el próximo Street Fighter para 3DS tiene la culpa), Mizuguchi estuvo en la conferencia de Ubisoft para presentar Child of Eden e Igarashi… Pues bueno, a él lo vimos de tomando una copilla con otros jugones en un famoso bar de L.A.

- Además de ver a estos creadores, podemos tener la suerte de cruzarnos con algún famosete que otro.

Ayer conversamos con William Mapother (el que encarna a Ethan en la serie Lost) y hoy ha aparecido ante nosotros una mole llamada Steven Seagal. Cuando Justo, nuestro cámara, ha intentado grabarle, el señor de la coleta le ha lanzado una mirada que a punto ha estado de reventarle la cabeza. En fin, famosos no tiene por qué ser igual a simpáticos…

Lecturas recomendadas