Imagen de perfil de Manuel del Campo
La opinión de
Manuel del Campo

Mass Effect 3 y Resident Evil 6, la dispar influencia de los jugadores

imagen por defecto contenido opinión

Se acaba de producir un fenómeno alucinante. Una agresiva campaña lleva camino de conseguir que se cambie el final de Mass Effect 3. Aunque en Resident Evil 6 los fans no hemos tenido tanta suerte.

Está claro que no todas las compañías reaccionan igual ante la opinión de los usuarios. Aunque antes de entrar en el tema en cuestión, no puedo evitar la tentación de reflexionar acerca de cómo ha cambiado todo. Una iniciativa de recogida de firmas (mediante el ingenioso chantaje emocional de donar dinero a una ONG para sensibilizar a los responsables) es capaz de provocar que se modifique el final de un videojuego porque a un buen número de jugadores no les termina de gustar (en un juego en el que, por cierto, hay ¡¡16 finales diferentes!!). En este mundo donde dominan las redes sociales, en el que hemos llegado a la interacción absoluta entre creadores y usuarios, y la tecnología permite modificar con sorprendente rapidez un producto acabado, esto es posible. Siento que suene a las batallitas del abuelo, pero en mis tiempos eso era impensable. En el sentido literal del término, vamos, que no lo pensábamos. Si no te gustaba el final de un videojuego, una película o un libro, te aguantabas. No digo que esta nueva puerta que se abre este mal o bien… aun trato simplemente de digerirlo.

El caso es que con Mass Effect 3 se ha conseguido. Ray Muzyka, con-fundador de Bioware, acaba de anunciar en una carta abierta que van a tener en cuenta las demandas de los usuarios y abren la puerta a preparar algún tipo de contenido descargable que les solucione el…¿problema?

Mientras tanto, Capcom, y en concreto Masachika Kawata, uno de los responsables de la saga Resident Evil, vuelve a excusarse del giro a la acción que ha dado la serie (lo que confirma mis sospechas sobre Resident Evil 6, tras el trailer de presentación), argumentando que es inevitable porque el mercado de Estados Unidos así lo demanda. Ah, amigo, ahora sí que nos entendemos…

En este caso, los también miles de usuarios que esperábamos la vuelta de la saga a los orígenes nos quedamos con un palmo de narices. Y eso que hace unos meses sí parecía que nos iban a hacer caso. Será que hay que organizar una campaña tan contundente e ingeniosa como la de Mass Effect 3 para que nos hagan caso.

Sea como sea, entramos en una era inquietante, en la que los creadores, bien por tendencias del mercado, bien por la respuesta airada de los consumidores, empiezan a dejar de tener el control de sus obras.

Lecturas recomendadas