Imagen de perfil de Javier Abad
La opinión de
Javier Abad

Me gusta mi trabajo... ¿o no?

imagen por defecto contenido opinión

Cuando leáis esta entrada de mi blog estaré de vacaciones, y no voy a negar que ya tenía ganas de desconectar unos días, pero la verdad es que no siento esa urgencia por salir huyendo de la oficina que le asalta a mucha gente por estas fechas. ¿Seré un bicho raro? No, simplemente es que me gusta mi trabajo. Y una de las cosas que más valoro de él es que ha hecho vivir experiencias que jamás hubiera soñado… ¡Un momento! Ahora que lo pienso, hay otras que no me hubiera imaginado ni en mis peores pesadillas. Os voy a poner unos ejemplos para que me entendáis:

-Quizá el principal rasgo de mi personalidad es que soy un tipo tranquilo, no uno de esos que necesita emociones fuertes para sentirse vivo. Por eso, cuando Microsoft nos propuso lanzarnos en paracaídas para sentirnos como Ryu, el protagonista de Ninja Gaiden, mi cerebro decía que ni loco… mientras mi boca sufría un ataque de dislexia y respondía inexplicablemente que sí. El resultado se resume en esta foto, que es lo más cerca que he estado de morir en acto de servicio… aunque no quede muy heroico pasar a mejor vida llevando un señor con esa cara de felicidad tan estrechamente pegado a mi espalda.

-Los que me conocen saben también que soy un tío muy prudente cuando conduzco (demasiado incluso, según a quién le preguntéis). ¡Si hasta me lo pienso antes de saltarme los semáforos cuando juego a GTA! Bueno, pues esta foto, tomada en una presentación de TOCA Race Driver, es solo un ejemplo de mis variadas vivencias como piloto: he conducido monoplazas, motos de agua, he montado de copiloto en coches de rally… En fin, que no se me ponen los pelos de punta porque no tengo...

-¿Queréis más? Ahí va un último ejemplo: no me gusta el frío, prefiero el sol y el calorcito veraniego. Vale, pues mirad lo fresquito que se está en Laponia a 20º bajo cero. Que no os engañe mi sonrisa, porque tenía los dedos de los pies como témpanos de hielo. ¿Y sabéis qué hacía allí? ¡Pues siguiendo el rally del Ártico en la presentación de un juego que se llamaba Rally Championship! Frío y velocidad, ¿se os ocurre algo mejor?

Vaaaale, reconozco que soy un exagerado (en realidad me siento un privilegiado por trabajar de esta forma). No me lo echéis en cara en vuestros comentarios, que solo quería haceros pasar un ratillo divertido antes de irme. Me despido durante unos días, que siempre viene bien descansar de tanto ajetreo en compañía de la familia, ¿verdad?

Lecturas recomendadas