Imagen de perfil de Alejandro Alcolea
La opinión de
Alejandro Alcolea

Los mejores juegos de 2016 - La opinión de Alejandro Alcolea

Llegan las vacaciones de Navidad, época de regalos, comidas y cenas copiosas y largas sesiones de juego en las que aprovechamos para jugar todo lo que tenemos pendiente. Este 2016 ha sido un año excepcionalmente bueno en cuanto a lanzamientos de calidad y, como cada año, es el momento de elegir los mejores juegos de 2016 (vosotros también podéis elegir los mejores juegos del año y ganar premios).

El vídeo que tenéis sobre estas líneas es muy escueto (me dijeron ‘’un minuto’’ y me lo tomé al pie de la letra). Por eso, en cuanto deje mi lista con los 10 mejores videojuegos del año, pasaré a explicar por qué elijo estos 10. Vamos allá:

  1. Inside (análisis de Inside)
  2. Oxenfree
  3. Overwatch (análisis de Overwatch)
  4. Uncharted 4 (análisis de Uncharted 4)
  5. Gears of War 4 (análisis de Gears of War 4)
  6. The Last Guardian (análisis de The Last Guardian)
  7. Final Fantasy XV (análisis de Final Fantasy XV)
  8. The Division (análisis de The Division)
  9. DOOM (análisis de DOOM)
  10. The Witness (análisis de The Witness)

Una vez enumerados los mejores videojuegos del 2016, para mí, ojo, voy a intentar explicar por qué esos videojuegos me parecen lo mejor de un 2016 que es, estadísticamente, el año en el que más videojuegos se han lanzado.

Puede que os extrañe ver dos indies coronando la lista (de hecho, de los 10 mejores juegos, 3 son independientes), pero los videojuegos son diversión, buenos ratos y sentimientos (por mucho que ahora parezca que eso no vale). Y, sin duda alguna, Inside y Oxenfree son dos de los mejores videojuegos que he jugado no este año, sino estos últimos.

Inside es una obra maestra, la cuadratura del círculo, la demostración de que el fabuloso Limbo no fue flor de un día ni salió de casualidad. Con un diseño por sustracción (como la que utiliza Fumito Ueda en sus videojuegos) muy potente, el juego de Playdead Games consigue ponernos en la piel de un chaval que debe escapar de algo, pero no sabe de qué. Si nos ponemos a reflexionar, es el mejor juego de zombis de este año (no meto a Dark Souls 3 porque no he podido jugarlo en condiciones). No me refiero a muertos vivientes, sino a personas que siguen algo sin saber por qué lo hacen, sin voluntad propia. El diseño de los niveles y los puzles es magistral y consiguió calarme sin una sola línea de texto.

Todo lo contrario que Oxenfree, un videojuego que utiliza mucho, pero que mucho, texto para contar una historia, la historia de unos chavales que van a una isla a tomar unas cervezas y que, como no podía ser de otra forma, termina degenerando. Lo sobrenatural se mezcla en este juego con una manera muy peculiar de narrar los hechos ya que, aunque estemos todo el rato hablando y escuchando a otros personajes, la acción nunca se para y podremos movernos libremente a la vez que hablan con nosotros. Es un juego que no puedo parar de recomendar y de esos que me fastidian haber jugado antes del lanzamiento, porque se me ‘’buguearon’’ unos cuantos logros y solo tengo 300G cuando debería tener los 1000G.

El tercer puesto es para Overwatch, el GOTY (no es que lo diga yo) y el videojuego al que más le he dado este año. Sí, me vais a pegar palos porque los tres juegazos del año son dos indies y un juego sin campaña, pero qué queréis, son los que más me han ‘’tocado’’ y el que más me ha enganchado. Overwatch es un juego que, si lo miras desde fuera, parece un multijugador más, un hero shooter con personajes con un diseño alucinante y… poco más. Sin embargo, es divertidísimo y tiene ese ‘’efecto Destiny’’ que me empujaba a jugar al juego de Activision por encima de cualquier otra cosa. Tengo muchos juegos a medias y es por culpa de Overwatch.

El resto de la lista creo que es más o menos lógica. Uncharted 4 es un auténtico juegazo, no os voy a descubrir nada a estas alturas. Naughty Dog convierte en oro todo lo que toca (y ojo, porque aún queda la expansión de Uncharted 4 y el futuro The Last of Us Parte II). Gears of War 4 salió sorprendentemente bien para estar a cargo de un nuevo estudio y es un juego que encantará a los fans de la franquicia creada por Epic Games. Con The Division me pasa algo parecido que lo que me ocurre con Overwatch, que me pillé una viciada importante en su día, y DOOM es diversión pura y dura, un shooter salvaje en todos los sentidos.

Sin embargo, aunque DOOM y The Division me parecen mejores juegos que los que les adelantan en la lista, este 2016 lo recordaré por ser el año en el que, por fin, he dejado de esperar The Last Guardian y Final Fantasy XV. Llevo detrás de estos dos juegos tanto tiempo que podría haber formado una familia desde que se anunciaron (o haberme sacado medicina desde el principio) y, por fin están aquí. Tienen muchos errores, pero sus virtudes pesan mucho más y, además, creo que ambos juegos han salido mucho mejor de lo que algunos esperábamos (teniendo en cuenta el dilatado desarrollo).

Por último está The Witness, otro indie, sí, pero un juego que debéis jugar si os gustan los retos. Se trata de un juego de puzles con un diseño tan cuidado que no podremos parar de admirarlo cuando estemos dentro del videojuego. A simple vista son paneles, laberintos que tenemos que recorrer, pero la solución pasa por la integración de dichos paneles con el escenario y nuestra labor de observadores. Es un juego soberbio y muy, muy difícil.

Sí, hay juegos que se quedan fuera. Titanfall 2 me parece muy bueno, Anima Gate of Memories tiene un mérito bestial (es un juego muy grande desarrollado por solo tres personas), Firewatch es otra maravilla, Battlefield 1 tiene una ambientación alucinante, Quantum Break, saliera mejor o peor, es muy original y se ve de infarto y tenemos otros dos titanes como Deus Ex: Mankind Divided y Forza Horizon 3. Por desgracia, o por suerte, ha sido un año cargado de grandes lanzamientos y no todos pueden caber en el TOP.

El 2017 lo va a tener complicado para superar este 2016, pero un año en el que sale una nueva consola de Nintendo siempre es un gran año (y no solo por Switch, sino por Zelda Breath of the Wild, Scalebound, Mass Effect Andromeda y Red Dead Redemption 2, el juego que más espero, con diferencia, para el año que viene).

No olvidéis que podéis dejar vuestros comentarios aquí abajo, donde estaré encantado de debatir sobre la calidad de mis juegos favoritos del 2016, y tampoco olvidéis que podéis echarle un ojo a los mejores juegos del año para Álvaro Alonso, David Martínez y Daniel Quesada. ¡A jugar!

Lecturas recomendadas