Imagen de perfil de Juan Carlos García
La opinión de
Juan Carlos García

Mi pasión por el periodismo de videojuegos

imagen por defecto contenido opinión

Hay quien mantiene que existen diferentes dimensiones paralelas en las que se van encajando nuestras vidas en función de las decisiones que adoptemos. Sea o no una tontería, en ninguna de esas dimensiones habría dejado de estudiar periodismo. Era algo que tuve absolutamente claro antes de empezar el BUP, o lo que ahora sería la ESO. Es verdad que pasé por una fase en la que pensé que podía llegar a ser arquitecto: mis primeros pinitos con el rotring y la perspectiva caballera me demostraron que Dios no me había llamado por ese camino.

Mis compañeros de 1º de periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información, en Madrid, querían trabajar en el Marca, soñaban con ser Jose Ramón de la Morena o Miguel de la Cuadra Salcedo y se imaginaban viajando a países exóticos inmersos en lastimeras guerras que cubrirían con su máquina de escribir. Yo no. Yo devoraba Microhobby y Micromanía, jugaba a Spectrum, copiaba los programas de código máquina que venían con la revista y poseía una colección de juegos que podía haber vendido en el rastro y hacer frente a cualquier hipoteca. El mundo del Spectrum, los programas de ordenador, eran mi pasión. 

El primer año de universidad fue un descoloque. Pero yo venía de un cole de curas y pasar así de repente a una de las facultades más "cañeras" de finales de los 80, era lógico que andara revolucionado. El segundo año no fue mucho mejor. Periodismo empezaba a no ser exactamente lo que había imaginado. Cuando empezaba el tercer año, me topé con una oferta de trabajo asomada a uno de los 'corchos' en el pasillo de la facultad: Microhobby necesitaba un redactor.

Lo cogí. Llamé. Hice la prueba (todo eso se sucedió en apenas un par de días). Y después de una review, absolutamente olvidable, del juego Chase H.Q. (mi favorito de aquel entonces), empecé a trabajar en la editorial Hobby Press. Y ahí, corría 1990, empezó un verdadero máster que me ha llevado por Hobby Consolas, TodoSega, Nintendo Acción, Hitech, Aprende y Juega con Pokémon... en fin, todas las revistas de videojuegos de Hobby, convertida hace ya algunos años en Axel Springer. En todos estos años he aprendido cómo eran nuestros usuarios y cómo había que trasladarles la actualidad de los videojuegos; he evolucionado -y crecido- con ellos, saltado al mundo online y vivido cada revolución de la información, hasta el punto de desquicie en el que nos encontramos hoy, con la mejor actitud posible.

Haber encontrado el lugar donde coincidían mi pasión y mis aptitudes ha sido una gran suerte, y me siento un tipo afortunado por ello. Pero siempre he pensado que si hubiera tenido la posibilidad de hacer un máster, curso, postgrado, llamadlo como queráis, especializado en lo que realmente me gustaba, no habría puesto un pie en la Facultad de Ciencias de la Información. No lo siento como una pérdida de tiempo pero tampoco lo aproveché como debía. Claro que también es verdad que esto ha cambiado muchísimo, que ahora la oferta en universidades es variada, que la tecnología está actualizada, como los planes de estudio, y que el estudiante es mucho más exigente que antes.

Me alegra mucho saber que hay un interés enorme en el Máster de Periodismo de Videojuegos que ha convocado la escuela de Axel Springer. Creo que es el sitio perfecto en el que reunir pasión y aptitudes (la actitud se os supone), donde aprender cómo es este "negocio" por dentro y realizar muchos sueños. Creo en él porque yo habría apostado por él a ciegas en el momento de decidirme por una profesión. Para mi es un honor formar parte de este proyecto y transmitir a todos los que lo consideréis una alternativa de vida, la experiencia, la diversión, los momentos buenos y también los duros que hemos pasado haciendo información de videojuegos, pero sobre todo la pasión con la que siempre hemos trabajado. Si además os convertimos en expertos en información de videojuegos, mejor. :-)

Ya veis, esta vez no he comentado nada sobre Nintendo, ni siquiera les he hecho un "poquito" de publicidad. Los que me leéis habitualmente sabréis pasármelo por alto, quizá mis detractores se sientan un poco decepcionados... Tranquilos, la semana que viene vuelvo con fuerzas renovadas.

Lecturas recomendadas