Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

Microsoft, los PC y la pólvora

imagen por defecto contenido opinión

Para los que ya casi necesitamos bastón y ayuda juvenil para cruzar los pasos de cebra, es bueno recordar a una gran mayoría de jugadores que hablar de Microsoft es sinónimo de consolas y Xbox 360 pero, aún más importante, de una empresa que cebó de sistemas operativos a esos personal computer (PC) y microcomputer que tanto utilizamos para jugar en los años ochenta. Los MS Basic de los Videopac, el Basic de todos los MSX, el MS-DOS, los Windows, etc., son invenciones de esta compañía gobernada a golpe de Ctrl.+Alt.+Delete por un tal Bill Gates. Por eso, aquí y ahora quiero acordarme exclusivamente de esa primera y más vieja acepción, que viene de los tiempos de maricastaña.

¿Y por qué este repentino ataque de Microsoftitis? Bueno. Hace poco menos de una semana instalé un flamante PC 1512 DD de Amstrad con monitor CGA (4 colores) y no sé por qué, me vino a la memoria un encuentro en la tercera fase que tuve en un E3 de Los Ángeles, de cuya fecha no quiero acordarme, junto a Paco Delgado, director de Micromanía. Se trataba de una entrevista con uno de los jerifaltes de desarrollo del, por aquel entonces, flamante Windows Vista y su potente DirectX 10. Flight Simulator X o Crysis, por ejemplo, eran los buques insignia de aquel cotarro.

En aquella entrevista nos contaron que Windows Vista gestionaría los juegos casi como una consola, que el sistema operativo apenas ejecutaría procesos en segundo plano y que más del 90% de los recursos del PC estarían al servicio de convertir nuestro ordenador personal en una consola de última generación. Una especie de autoarranque pero con un Windows lite por debajo. ¡¡Nos lo tragamos sin masticarlo!! ¡¡Ejem!! No hace falta decir lo que pasó, primero con Windows Vista y, después, con esos planes de consolización de nuestros PC.

Bien. Ya tenemos a Microsoft ubicada, a los PC ubicados y, entonces... ¿dónde está la pólvora? Pues bien, la pólvora es el autoarranque de los juegos en PC. Eso que nos vendieron en aquel E3 y que Microsoft nunca cumplió. Un invento que nos anunciaban como si fuera la quintaesencia de lo imposible pero que ya estábamos hartos de utilizar los que teníamos un PC en los años ochenta. ¿Es que nadie en Microsoft sabía que a finales de los ochenta, al menos en esta España nuestra, la mayor parte de los juegos que se lanzaron para PC funcionaban con autoarranque? ¿Nadie se acuerda de aquella compañía llamada Amstrad que, a razón de 225.000 pelas, vendió como churros los legendarios PC 1512 y 1640 con monitores Hércules, CGA y EGA?

Efectivamente, aquellos ordenadores arrancaban solitos. Metíamos el disco y empezábamos a jugar sin instalar nada y sin escribir nada con ninguna línea de comandos. Sin copiar nada al disco duro, sin activar nada, sin validar nada y con unas pocas KB que nos tenían pegados a sus pantallas durante horas. Microsoft, en aquellos tiempos, no necesitaba inventar la pólvora para hacer útiles los PC. Simplemente utilizaba el sentido común y hacía que las cosas funcionaran. Y es que, al fin y al cabo, de eso se trata... ¿no?

Lecturas recomendadas