Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Moby Dick en las cataratas de Reichenbach

the-phantom-pain-6

Minipunto para quien sepa las referencias del título. En efecto, Moby Dick es la ballena blanca (un cachalote para ser estrictos) creado por Melville para una de las mejores novelas de todos los tiempos.... y las cataratas de Reichenbach fueron el escenario de la muerte de Sherlock Holmes, antes de que los lectores obligasen a Conan Doyle a resucitar a su personaje más popular. ¿Y a qué viene esto? Pues a que Metal Gear Solid V The Phantom Pain es una mezcla de ambos -la ballena y las cataratas- para su creador, Hideo Kojima. Moby Dick está basado en una historia real. Aquí podéis ver el tráiler de la próxima película basada en los hechos.

[brightcove:4491171560001]

No se trata simplemente de la historia de un ballenero, el Pequod, tratando de dar caza a un animal. Es en realidad una relación muy intensa entre dos enemigos, el capitán Ahab y el monstruo. Ahab odia a esta criatura, que le arrebató una pierna, pero ha dedicado toda su vida a la venganza, está vacío sin él. Y lo mismo le ocurre a Kojima con Metal Gear. Desde hace tiempo, el creador japonés, trata de deshacerse de su saga más popular, pero no lo consigue. Kojima está "condenado" a perseguir a Big Boss y a los Enfants Terribles para no desaparecer. En cierto modo, lo odia, pero no puede vivir sin él. Y Kojima es tan consciente de su relación con el juego que ha incluído una serie de guiños en The Phantom Pain. El helicóptero llamado Pequod, el protagonista Ishmael y su ayudante Ahab... que continúan la broma de Joaquim Mogren y su estudio ficticio, Moby Dick

 

En cuanto a la segunda analogía, debemos hilar más fino. Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes, llegó a odiar su personaje. La demanda de los lectores era tan asfixiante, que decidió librarse de él, en un dramático combate contra su archienemigo Moriarty, en Reichenbach. ¿Cuál es el problema? Que Doyle podía vengarse de sus lectores "castigando al personaje", pero inevitablemente, tenía que hacerlo regresar. Me imagino que Kojima habrá pasado por un momento similar. Si la demanda de los jugadores de Metal Gear es tan alta que no le permite ser creativo con otros lanzamientos -aún más- personales, siempre se puede permitir una pequeña venganza, castigando a sus personajes. De ahí, el polémico final de The Phantom Pain, del que ya habló en otro blog Álvaro Alonso.

 

Llegados a este punto, ¿se debe dejar que Hideo Kojima viva consumido por la maldición de su éxito? ¿Tendría sentido, ahora que ha dejado Konami, que siguiese los pasos de otros como Keiji Inafune, Hironobu Sakaguchi o Cliff Bleszinski, y fundase un nuevo estudio dedicado a juegos independientes? No soy justo, pero ojalá no lo haga, y de esta condena sigan llegando más Metal Gear, del mismo modo que Sherlock Holmes resucitó, o que el capitán Ahab termina SPOILER ALERT atado a la ballena. Aquí podéis leer nuestro análisis de Metal Gear Solid V The Phantom Pain

Lecturas recomendadas