Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Las modelos del E3 2012

imagen por defecto contenido opinión

<p>Me pongo en la piel de uno de los ejecutivos de marketing que ha invertido una millonada para tener un stand en el <b>E3 2012</b>. Me imagino que este señor, llamémosle Johnson, tendrá cada vez que piense "mira que si me ponen al lado <b>GTA V</b>... ¿quién se va a parar en mi pequeño stand? ¡Con lo que hemos trabajado en el juego!

Me pongo en la piel de uno de los ejecutivos de marketing que ha invertido una millonada para tener un stand en el E3 2012. Me imagino que este señor, llamémosle Johnson, tendrá cada vez que piense "mira que si me ponen al lado GTA V... ¿quién se va a parar en mi pequeño stand? ¡Con lo que hemos trabajado en el juego! De forma que Johnson decide contratar un par de modelos que llamen la atención (de todos es sabido que los jugones, y el resto de los chicos, tenemos la mala cotumbre de girar la cabeza cuando pasa una minifalda a nuestro lado).

Lo bueno es que la estrategia de J funciona. De hecho, funciona demasiado bien, y en algunos casos puede verse a un montón de periodistas arremolinándose alrededor de las modelos sin hacerle ni caso al juego de patrocinan. Por suerte, podéis ver en nuestra galería que nosotros tenemos muy claro cuáles eran sus juegos, ¿eh?. 

El caso es que la idea de Johnson ha corrido como la pólvora, y hay decenas de stands llenas de chicas. Y son preciosas. Son los ángeles de Los Ángeles, y siempre tienen una sonrisa para el incauto que consigue fotografiarse con ellas.

Pero también hay un lado malo. Después de todo, el juego del señor Johnson debería ser suficiente para llamar la atención. Y las chicas atraen la polémica de si estamos en una industria sexista, o si del contenido no es apto para menores.

No voy a ser hipócrita. Soy el primero al que se le van los ojos detrás de una de ellas, y las fotos son prueba de ello. Pero este año también me he fijado en otras chicas, las "gamers" que han entrado en la feria: cada vez son más, y son auténticas (no son de las que se dedican a posar con un mando). Desde luego, otra de las alegrías que me está dando la feria.

Lecturas recomendadas