Imagen de perfil de Alejandro Alcolea
La opinión de
Alejandro Alcolea

El multijugador de Call of Duty WWII y el tren de los eSports

CoD WWII

El próximo miércoles 26 de abril se presentará oficialmente Call of Duty WWII, la nueva entrega de una de las franquicias más vendidas de la historia de los videojuegos y de todo un referente en cuanto a juego competitivo y eSports se refiere. Activision tiene bien agarrado el mango de los juegos competitivos online, ya que este año contará con este nuevo Call of Duty de la Segunda Guerra Mundial, pero también tendrá Destiny 2, Overwatch está muy vivo y CoD Infintie Warfare está a pleno rendimiento gracias a las competiciones de eSports.

Sin embargo, aunque parece que la empresa norteamericana y sus diferentes estudios liderarán el juego multijugador competitivo este año (con permiso de otros juegos como Battlefront II), hay algo que me ronda la cabeza desde que nos enteramos el viernes que, efectivamente, el nuevo Call of Duty nos devolverá a un conflicto ambientado hace más de medio siglo, cuando las armas se encasquillaban, no eran del todo precisas y, sobre todo, no se había inventado el jetpack con el que dar dobles saltos, desplazarse por las paredes o patinar en el suelo.

Aunque muchos pedíamos un nuevo CoD ambientado en la Segunda Guerra Mundial o cualquier otro conflicto histórico (sobre todo tras ver el genial Battlefield 1), lo cierto es que la saga de Activision, más allá de ser una saga que vende millones cada año entre particulares, es uno de los motores de los eSports o deportes electrónicos y, con esta nueva entrega, las reglas cambiarán de forma innegociable, ya que se acabaron los ''saltitos''.

eSports y Call of Duty WWII

Cuando pienso en Call of Duty me imagino un enorme tren de mercancías con velocidad de crucero. Es muy complicado detener ese tren, ya que hay muchas personas trabajando para que avance a una velocidad constante. Dejándonos de metáforas, actualmente hay tres estudios trabajando en la saga Call of Duty y se van turnando. Esta generación la inauguró, en 2013, Infinity Ward con CoD Ghost, la continuó Sledgehammer Games con Advanced Warfare, juego al que le siguió Black Ops 3 de Treyarch. En 2016 recibimos el nuevo juego de Infinity Ward, Infinite Warfare, y este 2017 le vuelve a tocar a Sledgehammer con CoD WWII.

Cuando un estudio termina ''su'' juego, comienza con el desarrollo del siguiente en ''su'' lista, por lo que el desarrollo es más largo que antes (3 años en lugar de 2) y, por tanto, no hay que apresurarse a decir que este nuevo regreso a los orígenes de la saga Call of Duty está marcado por el éxito y buena crítica de Battlefield 1 ya que, en teoría, cuando Sledgehammer comenzó a trabajar en el CoD de este año no conocíamos los planes de DICE sobre volver al pasado.

Primeros datos del multijugador de Call of Duty WWII

Dicho esto, vuelvo a la metáfora del tren. Con desarrollos de juegos a tres años vista, parar el tren de sopetón para adaptarse al mercado es complicado, pero ya no es solo el mercado quien manda, sino los eSports. Los deportes electrónicos son un escaparate brutal para que los jóvenes que ven a sus incipientes ídolos en pantalla cada semana compren el juego de turno. Call of Duty mueve muchísimos espectadores, solo en uno de los partidos de la SuperLiga Orange de Call of Duty se superaron los 80.000 espectadores, un 128% más de audiencia este año que en el mismo partido del año pasado, algo que refleja lo rápido que están creciendo los eSports y la cantidad de clientes potenciales de Call of Duty, en este caso, que se comprarán el juego con la esperanza de estar en un escenario de torneo de aquí a pocos años.

Y es que, según las últimas encuestas y opiniones de personas del sector, es muy fácil convertirse en jugador profesional de eSports. Tan solo hay que moverse bien y saber jugar para entrar en este mundillo (hay eventos cada dos por tres cuya inscripción es gratuita) y, claro, para entrenar es necesario comprar el juego, con lo que la compañía gana su venta.

80.000 espectadores vieron el partido de CoD entre Heretics y Giants, todo un hito en España.

El problema aquí es que las reglas van a cambiar si Activision quiere imponer su nuevo Call of Duty como ''el CoD eSport de 2017''. Call of Duty WWII es el que hay que vender y los eSports son una plataforma más de publicidad para un determinado juego. Sin embargo, ahora las reglas van a ser muy, pero que muy diferentes y podría ser que los mismos jugadores profesionales de Call of Duty los que pidan continuar con lo viejo antes de dar el salto a lo nuevo, ya que lo nuevo, la Segunda Guerra Mundial, rompe con lo establecido durante Advanced Warfare, BO3 e IW.

Cuando vemos un partido de Infinite Warfare, los jugadores nos deleitan con saltos dobles, con jugadas imposibles, triples bajas mientras ''grindean'' una pared y, en definitiva, un montón de jugadas a una velocidad de vértigo gracias a la propia mecánica del juego, el uso del jetpack. Pero, claro, en la Segunda Guerra Mundial no había de eso, por lo que tendrán que volver a acostumbrarse a una jugabilidad como la de Black Ops 2, que acaba de llegar a la retrocompatibilidad de Xbox One y cuyo multijugador online está lleno de jugadores que buscan ese toque más ''terrenal'' en el apartado online. 

Además, hay otro factor puramente histórico. En los últimos juegos de la saga las armas automáticas son las que cortan el bacalao, pero en la Segunda Guerra Mundial se estilaban más las semiautomáticas, otro factor mecánico que se une al jetpack y que cambia totalmente la forma de plantear una partida. ¿Cortará Activision con todo lo visto durante esta generación en el multijugador de Call of Duty para ''marcha atrás''? 

Mantener dos juegos vivos

Imagino que el próximo miércoles Activision se pronunciará, ya sea mediante redes sociales o de forma oficial, sobre lo que supone tener un Call of Duty en el que las reglas sean totalmente opuestas a lo que hemos disfrutado durante los últimos años, pero la ''mejor solución'' para que Call of Duty siga siendo un deporte electrónico relevante es mantener Infinite Warfare como la vertiente competitiva profesional de Call of Duty y WWII como el juego ''casero'' para disfrutar en nuestro salón (o donde juguemos) y en partidas competitivas amateur.

Estoy seguro de que si Activision quiere que CoD WWII sea el juego eSport de finales de 2017 y tres cuartos de 2018, lo será y los jugadores se acostumbrarán, pero puede ser un proceso algo ''traumático'' para los profesionales. Por tanto, creo que lo mejor sería mantener, como dije antes, dos videojuegos que son totalmente compatibles entre sí y cuya finalidad puede ser muy diferente.

Es evidente que hay ganas de volver a la Segunda Guerra Mundial y Call of Duty WWII tiene muchas papeletas para hacerlo bien. Las campañas de los Call of Duty son espectaculares, tienen un tono épico muy marcado y tenemos ahí los dos primeros CoD, Black Ops y World at War que demuestran lo bien que lo han hecho tanto Infinity Ward como Treyarch a la hora de contar historias épicas ambientadas en conflictos pasados.

Además, este juego lo desarrolla Sledgehammer Games y, aunque en su Advanced Warfare ya había mucho saltito y armas futuristas, el multijugador era ''lentote'', algo que debería mantener WWII. No tengo dudas de que este CoD será un producto notable, como casi todos los juegos de la saga. Sin embargo, se podría mantener Infinite War para los torneos profesionales de más alto nivel.

Un partido de CoD es espectacular gracias a esos saltos que no agradan a todo el mundo y los jugadores profesionales llevan muchos años practicando con una jugabilidad ágil y en varios niveles que se ha pulido juego a juego durante las últimas tres entregas. Por tanto, hay que mantener esa trayectoria y esa ''especialización'' de los profesionales de Call of Duty para que nos sigan deleitando con jugadas imposibles.

Los eSPorts superarán a los deportes tradicionales, según Twitch

Bajo mi punto de vista, Activision estaría ganando mucho si se mantienen ambos títulos ya que, la diferencia de mecánicas jugables y de ambientación permiten que un jugador se compre el nuevo CoD WWII porque quiere disfrutar de un estilo de juego concreto, pero que también opte por jugar o comprarse Infinite Warfare para disfrutar de una jugabilidad radicalmente distinta y ''emular'' a las estrellas de los eSports que juegan cada semana y que llenan estadios cuando hay un evento grande.

Veremos qué pasa, esto es solo una opinión, pero el tren del que os hablaba al principio carga con un vagón, el de los eSports, que tiene mucho tirón y en el que hay muchos profesionales que han dedicado miles de horas a unas mecánicas concretas de juego.

Lecturas recomendadas