Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Náufragos, mestizos y nativos digitales

imagen por defecto contenido opinión

Ayer mismo, mi hijo de 6 años me escamoteó la DS (la mía). Quería ver si era capaz de pasar sus Pokémon de edición Diamante a edición Plata. O eso creo que me trató de explicar cuando me di cuenta del hurto...

Resulta que lo maquinó él solito porque había visto que entrando en cierto sito (que tampoco me he enterado bien) podía activar una conexión entre dos DS (ya tenía una, necesitaba la segunda). Y que se podían hacer batallas y yo qué sé qué más cosas me contó. Yo me jugué un Pokémon cuando salió (concretamente Azul) y a estas alturas, mil años después, me pilla desentrenada... 

Que suelte parrafadas sobre la evolución o no de los Pokémon y que me explique qué es un pokémon legendario, no me parece raro. Tuvo otra etapa con los coches de Cars... Lo que me alucinó es que él solito y sin ayuda conectara las dos consolas e intercambiara Pokémon sin despeinarse. Incluso me alucinó que se le ocurriera. ¿Lo has leído en el manual?, le pregunté esperanzada (a lo mejor había leído algo en papel). No, me lo he imaginado, me contestó. Y se me quedó cara de boba. 

No me sorprende que lo haya hecho, me sorprende que lo haya intentado. Y que no haya pedido ayuda para hacerlo. Lucas es un nativo digital.

Los que no somos nativos digitales nos enfrentamos a la tecnología de dos maneras. La primera es de rechazo: es que eso no lo entiendo, mejor házmelo tú, no vale para nada, eso es muy difícil... Son los que llamo náufragos digitales. La segunda opción es lanzarnos con entusiasmo y tratar de aprenderlo todo, todo. Somos los asimilados, los mestizos digitales. Por desgracia, igual que con los idiomas, no es lo mismo el nativo que el asimilado...

¿Qué distingue a un nativo de un mestizo? Pues creo que el descaro. Un nativo digital no tiene miedo a probar, a trastear, a indagar. Le sale natural. Hace juegos de palabras en otro idioma. Un mestizo, sin embargo, se lo piensa dos veces antes de hacer doble clic; duda dónde debe salvar el archivo que se ha descargado y le da miedo mirarle las tripas a las cosas, no vaya a ser que rompa algo... Al nativo le sale sin más, al mestizo le cuesta un esfuerzo: tiene que pensarlo y desmoronar ideas preconcebidas... Y a veces eso es lo más difícil de todo... ¿Qué puedo hablar por teléfono, pero a través de internet y no me cuesta dinero? Huy, pero debe ser muy complicado... ¿Me lo explicas?

Los mestizos "pensamos" en analógico y "traducimos" al digital. Y las leyes gramaticales de los idiomas no son iguales. Ni tan siquiera se parecen.

Los nativos digitales no ven las barreras y cada nuevo avance y cada nuevo descubrimiento no les emociona por lo que es, si no por lo que pueden hacer con él. A mí, como mestiza que soy, me parece alucinante que pueda conectarme con mi móvil a internet desde cualquier sitio. A mi hijo le mola porque en cualquier sitio puede consultar la "wikiDex" para saber a qué evoluciona el Pokémon de turno. Ni se plantea que hacer eso con el teléfono sea casi un milagro: ¿se puede? Pues lo hago. Y ya está. 

Las posibilidades que se les abren a los nativos digitales son inmensas. Maravillosas. Pueden crear sin límite y su creación puede estar al alcance de todo el planeta en segundos. Pueden hacerse oír por encima de todo el ruido analógico que nos rodea. Pueden hacernos avanzar a años luz con un poco de creatividad y un poco de esfuerzo porque miran con ojos ávidos los avances técnicos sin preguntarse el porqué ni el cómo. No ven internet como un ente único, ni le buscan lógica ni lo tratan de catalogar moralmente. No lo analizan. Está ahí, como el sol por la mañana y la luna por la noche, y lo aprovechan. 

Pueden cambiar el mundo (ya lo están haciendo, de hecho). 

Pero, como mestiza que soy, no puedo verlo todo como los nativos. Saltan los prejucios, las ideas preconcebidas, los convencionalismos morales, y pienso: si no hay límite, ¿dónde podemos llegar? Si todo vale en internet y todos podemos hacernos oír, ¿qué se puede llegar a decir?

¿Se deben poner barreras al mar digital o lo dejamos estar con la fe puesta en que al final, por muchas bombas virtuales que estallen, prevalecerá el sentido común? ¿Dónde nos quedaremos los mestizos, los que hemos nacido a caballo de dos mundos tan distintos y no pertenecemos a ninguno (aunque algunos lo disimulen muy bien y casi no se les note el acento)?

Hoy me han preguntado: "¿crees que harán un juego sobre lo de Bin Laden?" Se me ha puesto la carne de gallina: ¡¡¡Espero que no!!! "¿Porqué?" Porque no estaría bien. "¿Cuál es el límite?"

¿Habrá que hacer consejos de ancianos para poner el límite a los nativos digitales?

NOTAS:

1- Perdón por subir este post en un blog de videojuegos. No lo he podido evitar.

2- A todos los nativos digitales que estáis aquí (que sois una mayoría), perdón otra vez.

3- Existen miles de artículos y libros tratando este tema. Palabra que no he leído ninguno. Normalmente me gusta leer lo que se dice por ahí del tema que vaya a tratar para tener más puntos de vista, centrar mis propias ideas y procurar, en la medida de lo posible, no meter demasiado la pata. Esta vez he preferido escribir lo que me ha salido de dentro. Seguramente cuando me lea alguno de los enlaces que me han aparecido en una simple búsqueda en Google tendré la tentación de cambiar algo. No lo voy a hacer, así que perdón otra vez por no saber hablar bien en digital.

4- Si soy capaz de centrarme después de leer algo más sobre el tema, prometo subir otro post más "profesional". Salvo que no lo podáis soportar. Lo entendería y me disculpo por adelantado :-)

Lecturas recomendadas