Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Necesitamos los videojuegos de John Wick y Atomic Blonde

john Wick Atomic blonde principal

John Wick (con Keanu Reeves) y Atomic Blonde (con Charlize Theron) han marcado una nueva forma de hacer cine de acción, que debería llegar a los videojuegos.

John Wick ha sido uno de los descubrimientos más interesantes que nos ha dado el cine de acción durante los últimos años. La película dirigida por David Leitch mostraba un nuevo enfoque de la acción, con coreografías furiosas -sin trucos de cámara ni cambios de velocidad- en que el impacto de los disparos dejaba en shock al espectador. Las luces de neón, la música de Tyler Bates y un impecable vestuario redondeaban uno de los mejores aportes al género de los últimos años, junto con The Raid, Mad Max Fury Road o Dredd (la de 2012).

Es inevitable pensar que John Wick con Keanu Reeves y la nueva película del director Atómica (Atomic Blonde) con Charlize Theron van a marcar tendencia. Ya es hora de que las películas adoptaran un estilo de combate táctico en la forma de empuñar un arma (en Metal Gear Solid V ya se podía ver algo de esto en el cambio de fusil a pistola) y también que nos hiciesen disfrutar al mostrar estos "instrumentos de muerte". La secuencia del arsenal en John Wick 2, con el AR 15, la escopeta Benelli M4 o las pistolas Glock es una gozada.

Lo mismo ocurre con los combates cuerpo a cuerpo, con movimientos de MMA, y las persecuciones de coches. La forma de pelear de Wick y Atomic Blonde es un paso adelante respecto a lo que vimos en la trilogía The Matrix, de los hermanos Wachowski, en 300 (la adpatación del cómic dirigida por Zack Snyder) y años antes en el cine de Hong Kong, particularmente en las cintas de John Woo.

Su influencia en los videojuegos

Y todas estas películas que he mencionado tuvieron su influencia en los videojuegos. The Matrix no sólo se convirtió en tres juegos licenciados (Enter the Matrix, Path of Neo y The Matrix Online) sino que además dejó su impronta en el uso del tiempo bala en juegos como Max Payne, Bayonetta o Superhot

En cuanto a 300 (y otras producciones como la serie Spartacus, Rise of an Empire, Immortals...) su influencia se dejó notar en los God of War, Ryse: Son of Rome o en el juego oficial, March to Glory, que salió para PSP en 2007. Y fue el propio John Woo (con su actor fetiche Chow Yun-fat) quienes hicieron posible una sensacional adaptación como Stranglehold (Midway, 2007).

El juego de John Wick

Mientras veía cualquiera de las películas que se tratan en este blog no podía evitar pensar en su enorme potencial como juego. En sentir el retroceso de las armas semiautomáticas, los casquillos rebotando en el suelo, y los fogonazos a 60 fps. O en resolver los combates cuerpo a cuerpo con frenéticos QTE, en que se aprovecharan los elementos del entorno para combatir. 

Las mecánicas de navegación contextual, como la búsqueda de coberturas de Gears of War o los movimientos de parkour que se impusieron con Assassin´s Creed darían lo mejor de sí en entornos metropolitanos, destructibles... y con la iluminación fría con una paleta de colores fluorescentes, como en las películas de Leitch. 

Gears

Para terminar este videojuego perfecto de John Wick, sólo se me ocurre que lo firmase algún director con visión cinematográfica: Kojima, con el asesoramiento militar de Motosada Mori (el responsable de incluir CQC, close quarters combat, en los Metal Gear) o Hideki Kamiya, que ya demostró su talento en Bayonetta, ahora disponible en Xbox One a través de retrocompatibilidad con Xbox 360, o en Devil May Cry. 

Cruzaremos los dedos para que esta tendencia llegue a nuestro hobby favorito. Mientras tanto, os recomiendo que recuperéis las películas de Wick (la primera en Netflix) y que vayáis al cine a ver Atómica.   

Lecturas recomendadas