Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

Nintendo, Sony y el páramo portátil

imagen por defecto contenido opinión

Sé que es día 1 de mayo y tendría que estar no trabajando, pero entre que creo que va a ser un Día del Trabajo muy especial, y que he estado leyendo el post que Juan Carlos García puso ayer aquí en Hobbynews.es sobre Nintendo... no me he podido contener (me he reído bastante, no por lo que dice mi compi, sino por los planes de la Gran N para levantar el vuelo).

El caso es que ayer estuve en el cine y me ocurrió una cosa que, fíjate tú qué tonto soy, no me había dado por fijarme y convertirla en reflexión. Y lo hice porque la película que fui a ver se paró a los 30 minutos y estuvimos un ratito esperando a que arreglaran "la membrana de uno de los altavoces frontales". Por cierto, la peli era Los Vengadores...

En ese interludio, lo primero que hicimos los que estábamos en la sala fue tirar de dispositivo móvil y ponernos a lo nuestro. Yo con el Whatsapp para contar lo divertido del corte al viejo estilo "visite nuestro bar", mi hijo para ponerse Youtube y, mirando más allá, vi lo siguiente (contados uno a uno): 7 iPhone, 2 smartphones Android y 2 iPod Touch en las filas que tenía por debajo. Hacia arriba no miré, que daba más trabajo, pero imagino que la muestra demográfica hubiera sido muy parecida.

De todos los que tenían un aparato en la mano, había 2 chicos jugando con el FIFA 12, otros 6 con el Apalabrados (imagino que jugando entre ellos y con otros que estarían fuera de la sala), otros 2 con un juego de motos de dar saltos y el que tenía justo delante, corría que se las pelaba con el Need for Speed Undercover. ¡¡Ni una sóla portátil!! Y eso que había chicos jóvenes a los que una DS, una PSP, una PS Vita o una 3DS les quedaba que ni pintados.

Viendo este panorama, y parafraseando a Juan Carlos García, Si yo fuera Nintendo ¿qué haría?, pues lo primero ver por qué ninguno de esos chavales tenía una portátil en sus manos, lo siguiente sería averiguar por qué prefieren esos controles táctiles frente a los flamantes sticks analógicos de 3DS (o PS Vita) y, por último, mirar a ver si el precio tiene algo que ver en el tema. Ya sabéis, 0,79€ frente a los 40 o 50 del ala.

Alguien podrá decirme: "si juegan con el smartphone en el cine es porque es un lugar donde pega más echarse partidas cortas, con juegos más sencillos. Si uno de esos chicos quiere jugar de verdad, lo hará cuando vuelva a casa". Vale, acepto 32X como consola de verdad pero entonces, a las portátiles tendremos que cambiarles el nombre. ¿Qué tal consolas portátiles caseras o portátiles de puertas hacia dentro y no hacia fuera o portátiles de mírame y no me lleves?

Dejémonos de eufemismos y parábolas: el negocio ha cambiado y las oportunidades ya no están donde estaban antes. Se han movido. Han escapado. Se han democratizado como antes ya le ocurrió (¿por culpa de Internet?) a la música, al cine, los DVD, los periódicos, las revistas y hasta las agencias de viajes. Nintendo y Sony siguen amarradas a un modelo y se empeñan en no soltarlo cuando ya no existe. Y si existe es en menor tamaño, lo que no les da para cuadrar las cuentas. ¿No os parece curioso ver cómo a Nintendo y Sony no les salen los números pero a Apple, Google y Samsung sí? Y eso que todos están jugando con el césped de la crisis en mal estado. ¿Por qué será? ¡¡Ummm, no me lo podría imaginar!!

Pero lo más llamativo del post de Juan Carlos no es la radiografía que hace Nintendo del problema sino la solución que toma. Más de lo mismo. Es decir, coger lo que ya no le funciona (400 y pico millones de pérdidas avalan esta afirmación), fabricarlo más barato y esperar a que sea más rentable. Si así se solucionarán las cosas en momentos de revolución y cataclismo sería la bomba, pero me da que no es tan sencillo.

Estamos hablando de que se han producido cambios en las costumbres, en los hábitos, en rutinas que hemos automatizado como echarnos la mano al bosillo, sacar el iPhone, desbloquearlo y ponernos a jugar, o entrar en la Store, ver el juego que lidera el Top Gratis y bajarlo al instante. Estamos hablando de que el mundo ha cambiado y aunque Nintendo y Sony siguen siendo los mejores en muchas cosas, ésto de los smartphones y tablets, o no lo han visto, o no lo quisieron ver (el gráfico de arriba es de hace... ¡¡3 años!! ¿No lo vieron venir?).

¿O acaso no habéis visto que PS Vita sigue con los mismos juegos en su Store que el 22 de febrero cuando salió? Algún Mini o cosa parecida de más, pero en esencia no ha habido novedades. Con 3DS hay algo más de movimiento, pero poquito más. ¿Sabéis cuántos juegos han podido aparecer en las stores de Android e iOS? ¿300, 400, 500 juegos entre gratis y de pago? ¿Alguien comprende que tenga que pagar casi 5€ por un juego de Game Boy (en la tienda digital de 3DS) y que por la mitad tenga un Marvel vs Capcom 2 táctil en la App Store?

No estamos hablando de rentabilidad o número de lanzamientos, estamos hablando de que el viejo modelo ha muerto y si Nintendo y Sony quieren ser los reyes del vinilo están en su derecho. Pero que sepan que reinarán en un páramo. Máxime cuando hay compañías que sí han visto lo que ocurre en el mundo y tras dejar atrás el vinilo, la cinta de casete, el CD y el MP3, andan enfrascados en el streaming y la nube.

Y puedo aseguraros que para un nintendero de pro como yo, ver las pérdidas de su último ejercicio no es lo más agradable del mundo. Palabrita de Luigi.

Si quieres, puedes seguirme y hablar conmigo en Twitter en @jlsanzf

Lecturas recomendadas