Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Nuevos modelos de negocio

imagen por defecto contenido opinión
 

Ganar dinero es el objetivo de cualquier empresa. Hasta el de las ONG. Las ONG lo reparten entre los necesitados y las demás empresas con sus accionistas. Pero la clave de cualquier empresa es ganar dinero, aunque sólo sea lo justo y suficiente para pagar los sueldos, el alquiler, los gastos y reponer existencias para seguir produciendo. Si esto no ocurre, las empresas cierran (primero intentan ajustar, recortar …).

Por mucho que nos gusten los videojuegos y por poco que nos guste pensar en ellos como en un negocio, lo cierto es que lo son. Un negocio que, además, alimenta a muchas empresas y a mucha gente. Ya sabéis, lo de puestos de trabajo directos e indirectos… Los videojuegos tienen que ingresar dinero para que las empresas que hay detrás sigan funcionando y sigan produciendo.

Es curioso que hasta hace nada el negocio en las consolas se limitaba a vender juegos. Tantas unidades a tanto dinero y listo. Si eso, se volvía a hacer caja con la edición y Platinum y aquí paz y después gloria. Ahora que eso no es suficiente, porque a los jugadores no nos da el bolsillo para más, se buscan nuevas formas de negocio y se copia y se trata de aprovechar todo lo que se puede.

Fórmulas impensables hace nada en consola, como el Fee2play, empiezan a ganar fuerza; lo de los DLC se ha convertido en una infección que en algunos casos empieza a sonar como tomadura de pelo y, por si no era bastante, ahora también se empiezan a combinar todos los modelos, como piezas de un Tetris en el que hagamos lo que hagamos no podemos completar líneas.

A ver, la gracia de un Free2play es que es gratis y los jugadores entendemos, bueno, los más sensatos entendemos que es lógico que nos quieran cobrar por obtener ciertas ventajas. Ya que me dan un juego gratis, que menos que mantengan la esperanza de que algunos terminen pagando por tener más de lo que sea. Un pequeño porcentaje (no recuerdo el dato exacto) de jugadores que “micropaguen” ya permite a la empresa obtener beneficio y mantener vivo el juego. Un modelo de negocio que parecía arriesgado, pero que mantiene el tipo perfectamente en tabletas y smartphones y que, como ya hemos comentado, empieza a llegar a consolas.

Como los usuarios de consola no estamos muy acostumbrados a pagar pequeñas cantidades por obtener pequeñas ventajas, seguramente se produzca algún revuelo. Tipo, “se discrimina a los jugadores: los que pagan tienen más ventajas…”. Claro, ¿qué esperabas? Bastante que juegas gratis y no pagando 50 o 70 euros, ¿no?

Lo verdaderamente chocante es querer combinar hasta tres modelos de negocio distintos, a ver qué pasa y de dónde gano. Te vendo un juego por 70 pavos, luego te vendo dos o tres paquetes de DLC a 5 euros (voy a ser buena) y luego, además, te ofrezco micropagos… ¿Qué quieres ganar experiencia más rápido? Paga. Aquí sí que entendería la crítica de antes…

Las empresas, de lo que sean, quieren ganar dinero a toda costa. Más bien, necesitan ganar dinero como sea, porque ahora mismo sus ingresos habituales se han reducido mucho, muchísimo y están al borde del abismo. Buscan nuevas formas de conseguirlo e intentan abrir nuevas vías de negocio. Son conscientes de que sus usuarios habituales se han reducido y lo que intentan es sacarle más a los usuarios que todavía tienen…

De otras cosas no sabré, pero de economía tampoco, así que no soy quien para valorar si es una buena estrategia o no. El tiempo nos dará la respuesta. El usuario medio no es consciente normalmente de las maniobras que se ejecutan a su alrededor y mientras esté satisfecho con el resultado final, no le preocupa nada más. Y me parece bien. Si algo me parece caro o abusivo, no lo compro. Y tampoco le doy más vueltas. No merece la pena amargarse por lo que podría haber sido y no es.

¿Conocéis la fábula del zorro y las uvas? Como no puede alcanzarlas por mucho que se esfuerce, decide que están verdes y no merecen la pena. Pues mira, yo creo que es mejor decir: no llego y tenían buena pinta. No puedo gastarme todo lo que pides, así que buscaré una uvas que estén más a mi alcance. Buscaré un modelo de negocio que me satisfaga. Ya sea con el free to play, con mi juego completo en blu-ray, pagando DLC o pasándome al parchís.

Vamos a vivir un período de experimentos, nosotros como conejillos de indias, y de cómo respondamos dependerá el futuro de este sector. Ojalá se encuentre pronto el modelo de negocio perfecto, ese donde ganamos todos, las empresas y los usuarios. El modelo en el que todos estemos satisfechos, sin víctimas ni verdugos.

Lecturas recomendadas