Imagen de perfil de Alejandro Alcolea
La opinión de
Alejandro Alcolea

Overwatch es un gran juego para iniciarse en los eSports

Overwatch es el considerado 'mejor juego del 2016'. No es que lo diga yo, lo dijo el jurado de varias entregas de premios y, sobre todo, los miembros del jurado de The Game Awards, los llamados 'Óscar de los videojuegos'. Overwatch fue el GOTY 2016 y, además, una auténtica sorpresa, ya que es un juego exclusivamente multijugador creado para los eSports.

Blizzard es una compañía con una trayectoria muy larga en los deportes electrónicos o eSports. No es que la propia compañía haya estado demasiado involucrada en los eSports (de hecho, llegaron algo tarde), pero sus juegos sí han sido objeto de competiciones durante muchísimo tiempo. 

Estadio de Blizzard en Taipei

No es un secreto que Starcraft es un videojuego que causó furor en la competición online, sobre todo en el continente asiático, pero todos sus juegos, como Warcraft III o World of Warcraft, han tenido gran importancia en el panorama competitivo. Tampoco es un secreto que League of Legends, el juego eSport que aglutina masas delante de los directos de las diferentes competiciones, surgió gracias a Warcraft III. Es lógico, por tanto, que los últimos movimientos de Blizzard estén tan centrados en los deportes electrónicos.

Análisis de Overwatch

Heroes of the Storm es un MOBA con los héroes de Blizzard (y se actualiza cada poco tiempo con nuevo contenido y cambio de reglas). Hearthstone es un videojuego 'freemium' que ha metido en el mundillo de la competición a muchas personas que no se veían jugando a juegos a este nivel (y, además, actualmente se está celebrando el primer mundial de Hearthstone). La otra punta de lanza de la compañía es Overwatch, un videojuego que sigue de moda tras lanzarse en mayo del año pasado.

Este dato es importante, ya que los juegos, lamentablemente, pasan de moda muy deprisa últimamente. Hay muchísimos lanzamientos (solo el año pasado se lanzaron más juegos en Steam que en toda la historia de la plataforma) y, por tanto, es lógico que los jugadores vayan saltando de un juego a otro cada pocos días. Por eso, el mérito de Overwatch es enorme, ya que no solo sigue de actualidad y con una base de jugadores muy alta, sino que su comunidad es fiel, Blizzard lo sigue actualizando y somos muchos los que estamos pendientes de este juego que supone competición pura y dura.

Si los eSports os parecen atractivos, pero no sabéis por dónde empezar, a continuación compartiré unas cuantas razones por las que considero a Overwatch un gran juego eSport para iniciarse en la competición más exigente.

Variedad y equilibrio de personajes

Lo primero que necesita un juego multijugador es una plantilla de personajes que resulten atractivos, inclusivos y, sobre todo, que nos inviten a jugar. Overwatch salió al mercado con 21 personajes (posteriormente se han añadido 3) y lo que más sorprendió fue la atención por el detalle y el mimo con el que se trata a todos los personajes.

Es algo que destaca, ya que el Overwatch no tiene un modo historia, pero tampoco lo necesita, ya que los personajes van hablando sobre su pasado y las relaciones entre compañeros, tienen descripciones muy detalladas en la web del juego y todos tienen una personalidad increíble.

Lo mejor de todo es que no hay clases, como en otros juegos eSports o multijugador. Cada héroe es único y tiene dos habilidades, dos armas o modos de disparo y una habilidad 'súper' que puede decantar la partida hacia un lado u otro. Además, los personajes están muy cuidados a nivel de equilibrio. Sí, no voy a ocultar que hay personajes que salieron muy ''chetados'', como D.VA y que se han desequilibrado con el tiempo, como Bastion, pero Blizzard actualiza cada poco tiempo el juego balanceando las habilidades de los personajes que ellos consideran.

Overwatch supera los 25 millones de jugadores

Lo que suelen hacer es subir las habilidades de los personajes menos utilizados y ''bajarles los humos'' a los más poderosos con el objetivo de dejarlo todo lo más equilibrado posible. Este mimo por parte de la compañía y la variedad de personajes hace que sea muy sencillo que los jugadores se enganchen a dos o tres personajes y, por tanto, se especialicen en ellos y asuman un buen rol en la partida.

Además, si sois nuevos en Overwatch, mediante un sistema de estrellas se nos marca lo fácil o difícil que es jugar con cada uno de los héroes de Overwatch, algo que os ayudará a dar los primeros pasos por el juego.

Modos de juego y mapas

Pocos, pero adecuados. Hay juegos como Call of Duty en los que hay un montón de modos multijugador diferentes. Eso está genial, pero para alguien que quiere especializarse en un videojuego multijugador, es importante que las normas entre partidas no cambien demasiado. 

En Overwatch competitivo hay 4 modos (que son variaciones de lo mismo, aguantar o defender algo) y, aunque hay variantes entre diferentes modos, la sensación es que siempre se juega igual. Y esto no es malo si lo que buscáis es perfeccionar vuestras habilidades, ya que, a fuerza de jugar y jugar con las mismas reglas siempre, perfeccionaréis vuestro estilo.

Además, los mapas no se comparten entre modos. Hay mapas concretos para modos concretos, lo que da una muestra de lo importante que es el diseño de dichos mapas. Algunos parecen más genéricos y da la sensación de que sirven para cualquier modo, pero otros están claramente creados para un modo concreto, como King's Row para escolta o Templo de Anubis para asalto.

El diseño de los mapas está cuidadísimo (muestra de ello es el ritmo tan lento que tiene Blizzard a la hora de añadir nuevos mapas) y es fundamental conocerlos a la perfección para ganar. Además, son muy atractivos de cara al espectador de una partida de Overwatch, ya que hay combates en muchos puntos del mapa, pero siempre hay un ''punto caliente'' en el que se disputan duelos muy bonitos.

Es muy sencillo terminar satisfecho

A la variedad de personajes, el número de modos y diseño de los mapas se le une la característica estrella de Overwatch. Seas bueno o malo, principiante o experto, en tus primeras partidas de Overwatch seguro que mataréis (o terminaréis contentos con vuestra actuación en el caso de que seáis un héroe de apoyo).

Terminar contento y con una buena racha de muertes es importante para mantener al jugador motivado y en Overwatch es muy sencillo matar. Obviamente, cuanto más juguéis, más destreza conseguiréis y mejores partidas realizaréis. Esto os animará a jugar y seguir jugando y, en definitiva, os meteréis de lleno en la dinámica del juego y siempre tendréis ganas de jugar una partida más.

Hay juegos competitivos en las que todas las clases no son agradecidas, pero en Overwatch nos sentiremos muy cómodos siendo tanques, héroes de ataque, de apoyo o defensa. El motivo es que todos los héroes tienen capacidad para matar fácil (volvemos a la idea de antes) y, por tanto, la partida tiene mucha variedad.

Eventos y competición

Ha quedado claro que Blizzard cuida su juego y Overwatch es un perfecto eSport para iniciarse gracias al modo competitivo que hay en el juego. Este modo tiene sus propias reglas y se ha ido haciendo más justo con el tiempo (al principio los empates eran... odiosos) y, además, hay un peaje de entrada. Si queremos jugar en competitivo, tendremos que ser nivel 25. Se trata de una medida para que los jugadores aprendan a jugar antes de meterse en el competitivo.

Con esto, Blizzard nos dice que Overwatch es pura competición, el espíritu de los eSports, y, realmente, cuando jugamos con un equipo organizado, unido y hacemos buenas partidas, ganemos o perdamos, nos sentiremos como en un estadio. Somos un personaje (más que un jugador), que debe desempeñar su papel correcto en ese baile que supone cada partida.

Nuevo evento de Overwatch: Rebelión

Además, para relajarnos entre tanta competición, Blizzard mete, cada pocos meses, diferentes eventos que rompen la monotonía de las partidas competitivas y que son de lo más divertidos.

También tiene algunos problemas...

Eso sí, no todo es de color de rosa en Overwatch y tiene dos problemas que Blizzard debe corregir. Uno es sencillo.... y el otro algo más complicado. El sencillo es que Overwatch necesita un buen modo espectador que permita ver partidas de Overwatch. Overwatch TV o algo así, es algo que Call of Duty (también de Activision) tiene desde hace mucho tiempo y que también vemos en juegos como Halo. Hay veces que no te apetece jugar, pero sí ver un partido de tu juego favorito.

El otro problema es el complicado de solucionar. En Overwatch es fundamental jugar en equipo, cada uno de los 6 miembros del equipo debe trabajar según el rol de su personaje para ganar. Un equipo organizado es demoledor en una partida de Overwatch y, claro, cuando estás jugando una partida, vas perdiendo por poco y se te va un compañero... hasta luego.

En estas situaciones no solo no se mete a alguien en las partidas (algo que entiendo, ya que es un modo competitivo), pero tampoco hay un bot que ''moleste''. Sin embargo, lo peor es ese enorme cartel que aparece en mitad de la partida avisando que hay un jugador que se ha ido. Eso ya lo sabemos Blizzard, y queremos ver bien la partida para intentar que la derrota sea lo menos dolorosa posible.

Creado para triunfar

Los que llevamos desde el primer día podemos tener la sensación de que Overwatch es algo viejo, pero, realmente, cada vez que entramos en el juego notamos ese aroma a competición, a eSports, y nos quedamos prendados jugando bastantes partidas seguidas (todo lo que nos de tiempo antes de hacer otra cosa, claro está).

Cuando llevas mucho tiempo sin jugar y vuelves a Overwatch, evidentemente, jugarás peor. Además, es muy posible que cojas a tu personaje preferido y notes que algo ha cambiado debido a nuevos parámetros de equilibrio. Sin embargo, a las dos partidas volverás a sentirte como en casa.

Go4Overwatch, la nueva liga de ESL

Es satisfactorio y muy adictivo y, además, necesitas jugar en equipo. Para mi, Overwatch es un juego eSport por definición. Joven, eso sí, y seguro que irá creciendo y perfeccionándose con el tiempo, pero la base es muy buena y detrás tenemos a una compañía que es garantía de apoyo a sus productos. Ahí tenemos Diablo 3, por ejemplo, un juego que salió regular y que ha terminado siendo más que bueno (y con nuevas actualizaciones de contenido).

Seguro que queda mucho camino por recorrer y Overwatch tendrá una trayectoria larga. Lo dicho, si os llama la atención el mundo de los deportes electrónicos, Overwatch es un gran juego para comenzar. Os divertiréis y aprenderéis a jugar en equipo. Pero, sobre todo, lo disfrutaréis muchísimo.

Lecturas recomendadas